Skip to main content

Advanced Pain Control – An innovation in pain control for those suffering from secondary bone cancer

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un nuevo dispositivo reduce el dolor debido al cáncer óseo secundario

El cáncer óseo secundario es doloroso y difícil de tratar eficazmente. El nuevo dispositivo D-EEPC utiliza impulsos eléctricos junto con los actuales fármacos anticancerosos específicos para reducir el tamaño del tumor y el dolor crónico.

Salud

En el cáncer óseo secundario, las células enfermas se desprenden de su ubicación original y se extienden por los huesos. Son difíciles de detectar, ya que se necesita realizar un escáner o una biopsia, y causan un dolor discapacitante. Se sabe que los tumores de la columna son los más dolorosos. Actualmente, se trata a los pacientes con terapias como la radioterapia o la cirugía, junto con medicación para aliviar el dolor. Sin embargo, entre el 20 y el 30 % de los pacientes no responden a dichas terapias. El apoyo de la Unión Europea (UE) ha permitido que el proyecto APAC siga investigando y desarrollando su sistema de control electromejorado del dolor dinámico (D-EEPC, siglas en inglés de Dynamic-ElectroEnhanced Pain Control™), para tratar las metástasis en la columna vertebral y los huesos. D-EEPC, desarrollado por ChemoTech, la entidad encargada de organizar el proyecto, envía breves impulsos eléctricos específicos para los tumores junto con una dosis muy baja de un fármaco que destruye el cáncer. Eso reduce el tamaño del tumor y alivia la presión en los nervios, que causa el dolor agudo. Los impulsos hacen que las células cancerosas sean más permeables y con ello facilitan la introducción del fármaco. Los electrodos e impulsos específicos para tumores se pueden modificar según la ubicación y el tamaño del tumor. Ya se han obtenido dos patentes para las prestaciones de D-EEPC que garantizan que su tratamiento sea suave y menos destructivo para los nervios de la médula espinal y los tejidos sanos.

La electroporación para administrar de manera selectiva fármacos anticancerígenos

En segundo lugar, el cáncer de estadio IV normalmente no se puede curar, por lo que el tratamiento se centra en el control de su desarrollo y en los cuidados paliativos. Sin embargo, la mayoría de las opciones utilizadas actualmente, como la radioterapia, la quimioterapia y la cirugía, son problemáticas porque pocas veces se pueden repetir si reaparece el cáncer y suelen ser ineficaces. Las intervenciones invasivas, que son caras, pueden provocar efectos secundarios o complicaciones adicionales, como hemorragias o infecciones. D-EEPC utiliza un electrodo perforador que se inserta en las vértebras mediante navegación por ecografía o fluoroscopia. El dispositivo emite breves impulsos eléctricos de alto voltaje junto con bajas concentraciones de fármacos para destruir el cáncer, como bleomicina o cisplatino. Los sensores indican cuándo está correctamente posicionada la sonda. «La combinación de impulsos eléctricos y fármacos reduce el tamaño del tumor en la columna y los huesos. Dado que el tratamiento es mínimamente invasivo se puede realizar bajo anestesia general en una policlínica en un solo día», explica Mohan Stefan Frick, director general y responsable de I+D en ChemoTech. Las pruebas se realizaron con dos pacientes en la ciudad india de Chennai. En la primera, se redujo el dolor del paciente, que no volvió a los elevados niveles anteriores y se redujo de 10 a 3 según la escala analógica visual. No se observaron efectos secundarios y las tomografías por emisión de positrones también mostraron una reducción del tamaño del tumor. En la segunda, se trató con bleomicina y electroporación a una paciente con cáncer de mama y metástasis óseas en las vértebras D9 y D10 y en el hueso púbico izquierdo. Posteriormente, se evaluó el dolor durante un periodo de dos años. En el plazo de una semana de tratamiento, el dolor se redujo significativamente de 10, el máximo en la escala, a 3.

Menos invasivo y más rentable

D-EEPC pretende complementar la terapia térmica por radiofrecuencia y la radioterapia, los dos tratamientos actuales de última generación para aliviar el dolor de espalda causado por las metástasis de tumores de la columna. El sistema se mantiene dentro de IQwave™, la plataforma de tratamiento patentada de ChemoTech, en la que el equipo está trabajando para obtener el marcado CE, necesario antes de que puedan empezar los ensayos clínicos en la UE. «Hasta ahora el sistema ha demostrado ser más prometedor de lo que pensamos al principio. Tras realizar más de doscientos tratamientos en la India y Asia sudoriental, utilizando el primer producto de electroporación IQwave™ de ChemoTech, hemos observado indicios alentadores de que se puede utilizar para realizar terapias D-EEPC», afirma Frick. Actualmente, el equipo estudia la posibilidad de contar con nuevos fondos europeos para empezar los ensayos clínicos.

Palabras clave

APAC, cáncer óseo, columna, nervios, cáncer, tumor, dolor, radiofrecuencia, impulso eléctrico, sonda, electroporación

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación