Skip to main content

Empowering homecare solutions in advanced wound care

Article Category

Article available in the folowing languages:

Más información sobre el problema olvidado de las heridas crónicas

Millones de pacientes en toda la Unión Europea podrían beneficiarse con un aparato portátil que estimula la cicatrización del tejido con luz de infrarrojo cercano y pulsos electromagnéticos.

Salud

El mundo se enfrenta a un «tsunami plateado» en el que la mayoría de los países desarrollados predicen un rápido incremento en la edad promedio de sus ciudadanos. Para 2030, una de cada cinco personas en los países desarrollados tendrá sesenta y cinco años o más, lo que a su vez, aumentará la incidencia de las enfermedades relacionadas con la edad. Entre las principales se encuentran la diabetes de tipo 2 y la obesidad, que pueden dar lugar a heridas crónicas que podrían demorar años en cicatrizar. Jari Kruth, coordinador del proyecto Piomic financiado con fondos europeos, afirma: «Es un gran problema a nivel mundial, que involucra a más de cincuenta millones de pacientes y miles de millones en costes por año». Y añade: «Si dejas una herida crónica como está, puede que nunca cicatrice». «Por lo general derivan en amputaciones, e incluso en la muerte. El problema está bastante subestimado».

Un toque de luz

La solución que ofrece Piomic Medical —la firma suiza creada por Kruth con su amigo de la infancia en 2016— es un dispositivo reutilizable que acelera la cicatrización de las heridas crónicas mediante luz con longitudes de onda específicas y estimulación electromagnética del tejido. El dispositivo de un solo botón estimula la cicatrización de las heridas al fomentar la transición de los tejidos de la fase inflamatoria a la fase de regeneración. El dispositivo es portátil y funciona con baterías, lo que lo hace muy accesible. En la práctica, el dispositivo del tamaño de un puño está unido a un material fungible estéril y fijado sobre la herida durante dieciséis minutos, y el proceso se repite dos o tres veces por semana hasta que el tratamiento esté completo. El dispositivo puede emplearse en el hogar o en un entorno asistencial con una capacitación mínima, y puede ser usado por varios pacientes.

El bien común

Con el apoyo de la Unión Europea, Piomic Medical logró completar un estudio sobre la viabilidad comercial del dispositivo. «Preparamos nuestro producto mínimo viable, y el análisis económico basado en datos clínicos, para mostrar cuánto dinero podríamos ahorrarle al sistema de salud», afirma Kruth. Esta evaluación económica es esencial para que Piomic llegue a los pacientes. Aunque los ensayos clínicos muestran que el dispositivo de Piomic es seguro y efectivo, Kruth aún tiene que convencer a las aseguradoras para que lo incluyan como parte de las opciones de tratamiento para las heridas crónicas. «Debemos demostrar que beneficia a todo el sistema, no solo a pacientes aislados», explica.

Próximos pasos

La empresa está buscando alrededor de diez millones de euros en financiación para llevar esta innovación al siguiente nivel, y está renovando su consejo de administración con expertos de la industria que pueden ayudar a la empresa a navegar en este viaje. Piomic calcula un mercado relevante de 19 000 millones de euros en el tratamiento de heridas crónicas y planea alcanzar los 35 millones de euros en ingresos dentro de los próximos años. Sin embargo, Kruth explica que la fuerza que impulsa a Piomic es el beneficio social. Y concluye: «Decidí utilizar mis habilidades para ayudar a la gente. ¿Por qué perder tu tiempo si puedes hacer algo bueno?».

Palabras clave

Piomic, luz, electromagnético, estimulación, crónica, herida, cicatrización, diabetes, edad, médico

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación