Skip to main content

Future Advanced system for an on-demand Insurance Reliable product based on driving behaviour analysis

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un sistema de vigilancia del conductor ayuda a ofrecer seguros bajo demanda

Las compañías aseguradoras deben saber qué hacen los conductores y la única forma segura es vigilando su comportamiento.

Economía digital
Transporte y movilidad

La actividad comercial tradicional se basa en el modelo de compra: los clientes compran un producto físico, que luego pasa a ser de su propiedad, como en el caso de los libros. Si no, los clientes pagan por los servicios según necesitan. Un nuevo modelo es el concepto de suscripción, en el que los usuarios pagan regularmente derechos de licencia para el uso continuo de productos virtuales que no poseen. Algunos ejemplos incluyen recientemente los servicios de emisión de televisión en continuo y algunas aplicaciones de «software». El proyecto FAIR, financiado con fondos europeos, ayudó al sector de los seguros de automóviles a pasar al paradigma de la suscripción. El nuevo planteamiento permite que las aseguradoras personalicen la cobertura según las necesidades de los clientes, lo cual reducirá los precios y aumentará la flexibilidad. Además, las aseguradoras podrán gestionar mejor las reclamaciones.

Vigilancia del comportamiento

El elemento central de este concepto es un nuevo sistema técnico desarrollado por FAIR, que vigila el comportamiento del conductor para evaluar el riesgo. Los investigadores del proyecto trabajaron en el desarrollo de una serie de indicadores para interpretarlo. El equipo creó también una plataforma de internet de las cosas, IdC que consta de varias capas de «software» de telemetría y gestión de datos. El objetivo del sistema es permitir que las aseguradoras ofrezcan una opción de cuota mensual que varíe en función del uso del automóvil. Parte del sistema evalúa el uso según la distancia recorrida; de forma que, durante los períodos con poco uso, los usuarios pagan menos. Para esta evaluación, resulta fundamental que los automóviles puedan conectarse al IdC empleando un dispositivo de comunicaciones móviles, como un teléfono inteligente o una tableta. «El sistema recopila información sobre el movimiento, el tipo de carreteras y las horas de conducción al día», explica Igor Valandro, coordinador de FAIR. «A partir de esta información, calcula las distancias conducidas, además de parámetros de conducción, como la velocidad y el estilo de frenado, de aceleración y de tomar las curvas», añade Valandro.

Evaluación del riesgo

Un algoritmo de aprendizaje automático agrupa los conductores con los mismos estilos de conducción y patrones de frecuencia en grupos de alto riesgo y de bajo riesgo. Alto riesgo significa una elevada intensidad y una frecuencia de conducción alta. El bajo riesgo es lo opuesto. El sistema vigila también al conductor durante un período de tiempo para obtener una visión promediada, puesto que el estilo de conducción puede variar según las condiciones meteorológicas y otros factores. A partir de esta información, determina el nivel de riesgo y establece una prima acorde. El sistema comunica su evaluación a los conductores en forma de pautas de orientación. Estas mejoran las habilidades del conductor y refuerzan el comportamiento de bajo riesgo. También se abordaron las preocupaciones públicas en cuanto a obtención de datos personales. Los usuarios tienen acceso sin trabas a todos los datos obtenidos a partir de sus vehículos. Valandro comenta: «Cada cliente estará plenamente informado sobre el tratamiento de los datos y podrá dar su consentimiento. Además, los datos recopilados se limitarán a este uso específico y no estarán disponibles para otros fines». Este nuevo paradigma de seguros se ofrecerá a particulares, operadores de flotas y concesionarios de automóviles. Los operadores de flotas podrán supervisar el historial de uso de todos los vehículos para mejorar la eficiencia y la seguridad, a la vez que reducirán costes. Los concesionarios de automóviles podrán controlar todos los vehículos para minimizar el riesgo de avería y proporcionar asistencia en carretera de forma más eficaz. El equipo sigue ajustando los algoritmos conductuales y las principales tecnologías funcionales del sistema. En la siguiente fase de desarrollo, se migrará el sistema para que pase de la dependencia de dispositivos de terceros a dispositivos nativos montados en los automóviles.

Palabras clave

FAIR, seguro, suscripción, vigilancia, comportamiento del conductor, automóviles, evaluación de riesgo

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación