Skip to main content

Converting DCs in Energy Flexibility Ecosystems (CATALYST)

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una nueva plataforma inteligente en carbono ayuda a los centros de datos a conformar un futuro más sostenible

Los centros de datos podrían hacer algo más que procesar y almacenar datos: podrían emplear energía renovable para trasladar la computación a varios centros de datos y ahorrar costes y emisiones de carbono. Todo lo que no hace más que acumular polvo, como los sistemas de reserva de batería, también podría convertirse en un activo ecológico que genere valor.

Economía digital
Energía

Los centros de datos —espacios sin ventanas y uniformes, repletos de servidores informáticos que recopilan, almacenan, transfieren y procesan datos— se han convertido en las fábricas de información de la economía digital. Debido a que la demanda mundial de datos se ha disparado, su huella medioambiental podría crecer hasta más de una quinta parte del total de la energía mundial en un futuro próximo. Llevar la energía renovable a los centros de datos es un paso admirable y necesario hacia un futuro más sostenible. «Los proveedores de centros de datos necesitan nuevas fuentes de ingresos fuera de su actividad empresarial principal. Deben aprovechar las grandes oportunidades derivadas de la evolución de las energías renovables e invertir en ellas para reducir su huella de carbono», señala Diego Arnone, coordinador del proyecto financiado con fondos europeos CATALYST.

Un elemento discreto pero integral de las ciudades inteligentes

Lejos de las simples instalaciones de almacenamiento del pasado, los centros de datos podrían desempeñar un papel totalmente nuevo en las redes de las ciudades inteligentes. «Los centros de datos pueden servir como centros de múltiples productos básicos que proporcionan servicios flexibles a las principales partes interesadas de una ciudad inteligente, como los gestores de redes de distribución y otros prosumidores de energía. Unas tecnologías adecuadas que aprovechen la redundancia intrínseca de los equipos de los centros de datos podrían permitirles ofrecer servicios energéticos innovadores que no afecten en absoluto al funcionamiento del núcleo de los centros. Se trata de un concepto totalmente nuevo que ofrece a los proveedores de centros de datos la posibilidad de ganar dinero por sus inversiones en energías renovables», añade Arnone. Hasta ahora, son pocas las soluciones prácticas implantadas en los centros de datos que están a la altura de los fascinantes datos de los laboratorios. La fragmentación tecnológica, la inversión excesiva en capital fijo y la falta de modelos de negocio adecuados impiden que los centros de datos den el giro hacia las energías renovables. El equipo de CATALYST ha aprovechado el éxito de iniciativas anteriores para presentar una nueva plataforma inteligente en carbono que podría convertir los centros de datos existentes y futuros en centros multienergéticos flexibles.

Un ecosistema de flexibilidad energética

El marco novedoso de CATALYST permite que los centros de datos no supongan una mera carga a la red, sino que generen valor. En el proyecto se evalúan diferentes tipos de servicios flexibles (electricidad, calor y carga informática) y se comercializan en un mercado de múltiples productos básicos. Al trabajar de forma más estrecha con fuentes de energía hipocarbónicas, como la solar y la eólica, las tareas de computación podrían trasladarse a otros centros de datos a fin de encontrar los precios más baratos de las energías renovables. «Este paradigma de “seguir la energía” permite a los centros de datos aprovechar el arbitraje de precios energéticos trasladando la carga informática entre zonas geográficas atendidas por centros de datos y operadores de red diferentes. Las zonas con un exceso de generación de renovables requieren una estrategia opuesta, la respuesta inversa a la demanda, en la que se les incentive para que aumenten la demanda», explica Arnone. El objetivo final es conseguir que el consumo de energía se acerque a las fuentes de generación de energía y que todo el consumo de energía provenga de fuentes renovables. Los sistemas de reserva de batería infrautilizados también podrían prestar servicios a la red. Por ejemplo, podrían ayudar a satisfacer la demanda ininterrumpida de electricidad, suavizar los picos y valles de la demanda y evitar las desviaciones de la frecuencia nominal de la red inteligente. La plataforma de CATALYST podría poner en marcha mecanismos de mercado digital novedosos en forma de herramientas de mercado como servicio para favorecer modelos de negocio nuevos. Además, puede adaptarse a cualquier tipo de centro de datos —distribuido, de computación de alto rendimiento, «housing» y heredado— y a cualquier estructura.

Palabras clave

CATALYST, centro de datos, energía renovable, red, ciudad inteligente, reserva de batería, mercado como servicio

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación