Skip to main content

The AI-based intelligent assistant for dairy farmers

Article Category

Article available in the folowing languages:

Vacas sanas, granja sana, medio ambiente saludable: inteligencia artificial para una ganadería eficiente y más ecológica

Mejorar la productividad sin aumentar el impacto ambiental al mismo tiempo es un reto clave de la ganadería contemporánea. Una empresa europea de agrotecnología ha encontrado una solución para que los productores lácteos exploten sus granjas de forma más eficaz y mantengan a sus vacas más sanas por el bien del medio ambiente y de la industria láctea.

Alimentos y recursos naturales

La producción de leche representa una proporción importante del valor de la producción agraria de la UE. Sin embargo, las preocupaciones acerca del calentamiento global y la degradación de la biodiversidad han dejado claro que el sector debe volverse más eficiente para alimentar a una población mundial cada vez mayor sin causar más daños al medio ambiente. La innovación tecnológica cuenta con el potencial para ofrecer soluciones clave de cara a mejorar la eficiencia de las granjas lecheras, aumentar la productividad de los animales y reducir el impacto ambiental del sector, todo al mismo tiempo. Ida, desarrollado por la empresa de agrotecnología Connecterra, es uno de dichos ejemplos. Mediante el uso de inteligencia artificial (IA) para controlar y aprender la conducta de cada vaca en un rebaño, Ida se convierte en un «asistente digital» que ofrece información útil para el granjero. Un proyecto del mismo nombre, financiado con fondos europeos, permitió que Connecterra desarrollase la tecnología de Ida mediante casos de ensayo y ampliara su adopción comercial.

La detección temprana de las enfermedades genera una reducción significativa del uso de antibióticos.

Durante el proyecto, se realizaron mejoras en el sensor y en los algoritmos de Ida, lo que generó un aumento del 30 % en la eficiencia de la granja y en la productividad de los animales. Aunque estas son mejoras importantes, existe una función concreta de Ida que Marjolein van Hage, coordinadora del proyecto, enfatiza como valor añadido clave para el sector de la ganadería lechera. «Ida detecta problemas de salud dos días antes de que sean perceptibles para los humanos, lo que contribuye a reducir en un 50 % el uso de antibióticos», explica van Hage. La detección oportuna y la rápida recuperación de las vacas enfermas es clave para la salud animal, y la reducción del uso de antibióticos es una prioridad clave de la Estrategia de la granja a la mesa de la UE, que forma parte del Pacto Verde Europeo. Según un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), garantizar la salud animal también es clave para mejorar la eficiencia y reducir las emisiones: los animales más sanos son más productivos, con lo que se reducen las emisiones por unidad de producción. La computación en nube y la tecnología de IA, basadas en la información aportada por un sensor que se ajusta alrededor del cuello de la vaca, permiten que Ida analice los movimientos de dicha vaca y detecte signos tempranos de anomalías conductuales, a menudo signos iniciales de enfermedad. A continuación, Ida deduce qué enfermedad es propensa a contraer la vaca y alerta al granjero. La capacidad de Ida para reducir significativamente el tratamiento con antibióticos se estudió como parte del proyecto Horizonte 2020 Internet of Food and Farm y se sometió a revisión inter pares en la Universidad de Wageningen.

Las pruebas a largo plazo son la clave del éxito

Garantizar la satisfacción de los usuarios con el rendimiento de la plataforma era una prioridad esencial del proyecto. En consecuencia, Ida llevó a cabo pruebas de larga duración en condiciones de granjas reales con menos granjas en los programas piloto de lo inicialmente previsto. «Este hecho resultó ser una estrategia eficaz», comenta van Hage, «ya que vemos un impacto operacional positivo y altos niveles de satisfacción entre nuestros clientes actuales. También nos estamos convirtiendo en un recurso de confianza dentro del sector lácteo para conducir proyectos de investigación y de colaboración». Los resultados positivos del proyecto Ida hacen posible la expansión de la presencia comercial de Ida más allá de los mercados de prueba iniciales y establecer asociaciones que se centren en aportar tecnologías de gestión de la sostenibilidad a los granjeros. «Creemos que nuestro proyecto, al empoderar a los granjeros con la tecnología adecuada, puede ayudar a hacer frente a las demandas cada vez mayores de alimentos y al cambio climático», concluye van Hage.

Palabras clave

Ida, IA, inteligencia artificial, antibióticos, impacto ambiental, agrotecnología, productividad animal, salud animal, pruebas de larga duración, explotación de ganado lechero

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación