Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un nuevo planteamiento permite cruzar de forma rápida y segura las fronteras de la Unión Europea

Las actuales infraestructuras de control fronterizo se basan en unos sistemas caros y sofisticados que emplean dispositivos independientes para llevar a cabo actividades como el control de documentación y la gestión de flujos. Este planteamiento ha funcionado bien durante varias décadas, pero ahora debe modernizarse.

Seguridad

La realidad actual es que los Estados miembros de la Unión Europea (UE) tienen dificultades a la hora de gestionar el movimiento transfronterizo y cumplir sus obligaciones en el marco del Código de fronteras Schengen, especialmente a la hora de ocuparse de los nacionales de terceros países. Las autoridades fronterizas y su personal deben comprobar la autenticidad y la validez de los pasaportes de los viajeros, los documentos de viaje y las condiciones de su estancia prevista. Dichos controles pueden implicar una inscripción (denominada descripción) en el Sistema de Información de Schengen, como sobre los documentos de identidad perdidos. El aumento de movilidad de las personas y mercancías ha intensificado estos desafíos. Por consiguiente, se deben mejorar continuamente (o incluso sustituir) los sistemas existentes de identificación, verificación y gestión transfronterizos.

Planes de viaje presentados con antelación

El proyecto financiado con fondos europeos SMILE diseñó, aplicó y evaluó un conjunto de prototipos de herramientas para facilitar un cruce más rápido y seguro de fronteras, pensado para las fronteras terrestres de la UE. «Tenemos como objetivo introducir el uso de equipos móviles de verificación biométrica para las autoridades fronterizas y abandonar las posiciones fijas que se utilizan actualmente, lo cual haría que los controles fueran más rápidos y cómodos», declara el doctor Dimitrios Tzovaras, coordinador del proyecto. Los socios del proyecto introdujeron asimismo el prerregistro, un concepto similar al proceso de facturación utilizado por los viajeros aéreos, mediante el cual los viajeros utilizan la aplicación de SMILE antes de viajar para enviar información sobre su viaje. «Esta puede incluir información sobre el punto de cruce fronterizo, la fecha y hora del cruce, información personal y biométrica, así como el medio de transporte (coche, autobús, etc.) y cualquier acompañante, como familiares, amigos y compañeros de trabajo», explica el Dr. Tzovaras. Este planteamiento garantiza que las autoridades fronterizas dispongan con antelación de toda la información necesaria, lo cual les permite llevar a cabo cualquier tipo de control sin conexión. En el momento en que los viajeros llegan a la frontera, tan solo tienen que someterse a un último control de identidad antes de finalizar rápidamente el cruce.

Reducción del tiempo en las colas

Las autoridades también pueden utilizar SMILE para gestionar más eficientemente sus recursos en los pasos fronterizos. Como disponen de información sobre el número de viajeros que se esperan en distintos momentos, pueden adaptar los turnos de trabajo de su personal en consonancia. Además, el sistema SMILE puede avisar a las personas prerregistradas en caso de que se esperen muchos viajeros en la misma franja horaria que ellos hayan identificado como su hora de llegada y sugerir una hora distinta que sea menos concurrida. Y el Dr Tzovaras señala: «Creemos que cuando SMILE pase a ser totalmente funcional, cambiará por completo la forma en que los ciudadanos viajan a través de las fronteras. La situación actual de largas colas pasará a ser algo del pasado y los tiempos de espera se reducirán considerablemente, a la vez que se tendrá el mismo nivel de seguridad, o incluso mayor, y se mantendrá la seguridad y privacidad de los datos personales. Aunque SMILE se centra en las fronteras terrestres, esta solución puede aplicarse a fronteras aéreas y marítimas, lo cual convierte a SMILE en una solución verdaderamente holística». Los principales beneficiados de SMILE son las autoridades fronterizas, quienes recibirán nuevas herramientas que les facilitarán el desempeño de sus funciones con mayor eficiencia, y los viajeros, para los que se reducirán considerablemente los tiempos de espera. «Además, SMILE beneficiará a la sociedad europea, ya que mejorará la seguridad fronteriza y dificultará que personas con malas intenciones entren en la UE», destaca el Dr. Tzovaras.

Palabras clave

SMILE, frontera, viaje, biométrica, prerregistro, Código de fronteras Schengen, Sistema de Información de Schengen

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación