Skip to main content

Mastiha treatment for healthy obese with NAFLD diagnosis (MAST4HEALTH).

Article Category

Article available in the folowing languages:

Almáciga griega contra la esteatosis hepática no alcohólica

Los métodos no farmacológicos están ganando terreno en el tratamiento de diversas enfermedades. El consorcio MAST4HEALTH evaluó el impacto de los suplementos de almáciga en pacientes que padecían esteatosis hepática no alcohólica.

Salud

Más de la mitad de los pacientes obesos y diabéticos desarrollarán esteatosis hepática no alcohólica en algún momento de su vida. Esta enfermedad abarca una serie de patologías distintas, incluidas la esteatosis hepática y la esteatohepatitis no alcohólica. Actualmente, no existen medicamentos aprobados contra la esteatosis hepática no alcohólica, factor de riesgo para el desarrollo de cirrosis o carcinoma hepatocelular.

Eficacia de la almáciga natural contra la esteatosis hepática no alcohólica

En el proyecto MAST4HEALTH, financiado con fondos europeos, se empleó un enfoque no farmacológico para la gestión de enfermedades. La investigación se llevó a cabo con el apoyo del programa Marie Skłodowska-Curie y se centró en el uso de la almáciga, suplemento natural con conocidos beneficios para la salud. La almáciga se obtiene en forma de resina de los tallos y ramas del arbusto «Pistacia lentiscus», cultivado exclusivamente en la isla de Quíos (Grecia). En estudios previos se demostró la presencia de polifenoles y terpenos en la almáciga y su biodisponibilidad para humanos. «Se atribuyen varias propiedades antimicrobianas, antioxidantes, antiinflamatorias y reductoras de lípidos no solo a los componentes de la almáciga, sino también al producto natural en sí», explica George Dedoussis, coordinador del proyecto MAST4HEALTH y catedrático de genética molecular y nutrigenética en la Universidad Harokopio (Grecia).

Los indicios preclínicos avalan la eficacia de la almáciga

Los mecanismos fisiopatológicos de la esteatosis hepática no alcohólica no se conocen a la perfección. Además de la diabetes y la obesidad, la dislipidemia y la hipertensión son factores de riesgo adicionales. Por otra parte, los datos acumulados sugieren que el microbioma intestinal y las modificaciones epigenéticas participan en la aparición y progresión de la esteatosis hepática no alcohólica/esteatohepatitis no alcohólica. Se cree que la microbiota intestinal estimula la esteatosis hepática a base de obtener energía de polisacáridos dietéticos que de otro modo serían indigeribles, al regular el metabolismo y estimular la inflamación de bajo grado. Los trabajos anteriores del consorcio sirvieron para validar la eficacia de la almáciga en animales de laboratorio con obesidad inducida por la dieta, esteatohepatitis no alcohólica y fibrosis. Más en concreto, los animales que recibieron suplementos de almáciga en su dieta redujeron los niveles circulantes de alanina aminotransferasa indicativos de la función hepática y la calificación de actividad de la esteatosis hepática no alcohólica. Además, supusieron una mejora en cuanto a la esteatosis hepática y mostraron una recuperación parcial de la diversidad de la microbiota intestinal.

Suplementos de almáciga para los afectados por la esteatosis hepática no alcohólica

En un ensayo clínico anterior en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal se demostró que la intervención con almáciga da lugar a cambios positivos en cuanto a estrés oxidativo y biomarcadores fecales, además de reducir la inflamación. Para corroborar los datos de la suplementación con almáciga en pacientes con esteatosis hepática no alcohólica, el equipo de MAST4HEALTH condujo un ensayo clínico multicéntrico, aleatorizado, con doble enmascaramiento y controlado con placebo. Los pacientes recibieron suplementos de almáciga en forma de cápsulas, y se evaluaron biomarcadores genéticos y epigenéticos específicos, junto con los perfiles de microbiota intestinal y metabolómica. Los socios del proyecto utilizaron metodologías de vanguardia para analizar e integrar los datos derivados del ensayo clínico. Los resultados se publicarán pronto, pero los indicios preliminares apuntan a que los pacientes con esteatosis hepática no alcohólica que reciben almáciga muestran una mejoría general. Como se sugirió anteriormente, un suplemento natural preparado con almáciga podría servir como tratamiento innovador para diversas enfermedades con o sin medicación adicional. Con respecto a la esteatosis hepática no alcohólica, un tratamiento no farmacológico basado en almáciga será sin duda una herramienta útil en la práctica clínica en todo el mundo. Aunque es preciso investigar en mayor medida el mecanismo subyacente a la acción de la almáciga, al parecer, dispone de la capacidad de mejorar el estándar de atención médica para los pacientes con esteatosis hepática no alcohólica. El trabajo del proyecto es prometedor, no solo de cara a mejoras posibles en la calidad de vida de los afectados, sino también en la de los investigadores participantes. «La importancia del proyecto MAST4HEALTH va más allá del impacto de los resultados del ensayo clínico, pues ofreció una oportunidad única para que los profesionales beneficiarios de las estancias ganaran experiencia en diferentes sectores de trabajo y tecnologías de vanguardia», concluye Dedoussis.

Palabras clave

MAST4HEALTH, almáciga, esteatosis hepática no alcohólica, suplementos, esteatohepatitis no alcohólica, obesidad, diabetes, enfermedad inflamatoria intestinal

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación