Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Renovación de edificios históricos e instalación de aislamiento térmico interno: directrices para la selección de edificaciones

Un equipo de investigadores financiado con fondos europeos ofrece los últimos hallazgos sobre cómo y en qué situaciones se puede instalar un aislamiento térmico interno en edificios históricos sin dañar su valor arquitectónico y cultural, lo que contribuye además a su eficacia energética y a la mejora del clima interior.

Energía

Los edificios históricos erigidos antes de 1945 constituyen una parte sustancial del parque inmobiliario europeo. La mayoría de estos edificios tienen un gran valor arquitectónico y cultural, pero representan casi el 40 % del consumo total de energía y son responsables del 36 % de las emisiones de CO2 de los edificios en Europa. Por lo tanto, los edificios históricos de Europa desempeñan un papel relevante a la hora de alcanzar los objetivos energético y climático de la Unión Europea. Aislar adecuadamente estos edificios reducirá tanto los gastos de calefacción como las emisiones de CO2.

Retos heterogéneos

«Los cálculos sugieren que, si el 50 % de los muros exteriores de los edificios históricos europeos se aíslan desde el interior, se podría ahorrar entre el 4,5 y el 22 % de la energía empleada para la calefacción de espacios en dicho edificios», explica Ernst Jan de Place Hansen, del proyecto financiado con fondos europeos RIBuild. Hansen atribuye este amplio intervalo al hecho de que los edificios históricos comprenden una colección heterogénea de construcciones de diferentes diseños, grosores de pared y otra serie de características variadas. Decidir si se mejora la eficacia energética de los edificios históricos, y cómo llevarla a cabo, es un proceso complejo que involucra diferentes soluciones técnicas. En este contexto, se tienen que considerar además el valor patrimonial, el entorno interior, la relación coste-eficacia y los intereses de las partes interesadas, entre otros factores. Una de las medidas consiste en aislar térmicamente las fachadas desde el exterior. Sin embargo, esta solución no es viable, ya que alteraría por completo el aspecto del edificio. Los propietarios de los edificios suelen optar por sustituir las ventanas, instalar aislante térmico en el tejado o renovar los sistemas de calefacción.

Aislamiento térmico interno

El equipo del proyecto RIBuild abordó la medida de renovación más compleja en los edificios históricos: el aislamiento térmico interno. El trabajo del proyecto proporciona conocimientos sobre cómo y en qué situaciones se puede llevar a cabo el aislamiento térmico interno de edificios históricos, sin comprometer su valor arquitectónico y cultural, con un nivel de seguridad aceptable contra el deterioro y el derrumbe de las estructuras pesadas de los muros exteriores. «Hemos recopilado mucha información sobre cómo renovar edificios históricos en nuestro sitio web», comenta Hansen. Los propietarios de edificios descubren qué pasos tomar y cómo garantizar que todos los conocimientos pertinentes estén disponibles antes de decidir qué hacer con un edificio concreto. Es más, se tomaron medidas importantes sobre cómo permitir que las simulaciones higrotérmicas y de evaluación del ciclo de vida se vuelvan probabilísticas. Esto significa tener en cuenta que renovar un edificio lleva aparejado un determinado riesgo, debido a la fragmentación de los datos sobre las propiedades relacionadas con los materiales de los edificios históricos y la falta de un conocimiento detallado de los materiales de construcción utilizados. También se tiene en cuenta el grado de exposición a la intemperie, por ejemplo, la lluvia impulsada por el viento. Por lo tanto, los propietarios de edificios deben considerar si están dispuestos a correr este riesgo. El equipo de RIBuild elaboró directrices y una herramienta basada en la web para edificios históricos de toda Europa. De esta manera, más propietarios de edificios y autoridades pertinentes estarán más dispuestos a instalar un aislamiento térmico interno, sabedores de que es factible y de que existe un método para evaluar la idoneidad de un edificio para tal fin. «Cualquier persona interesada en la física de la construcción, la renovación o la rehabilitación energéticamente eficiente de edificios históricos puede beneficiarse de dichas directrices», concluye Hansen.

Palabras clave

RIBuild, edificios históricos, aislamiento térmico interno, calefacción, eficacia energética

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación