Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un juego de ordenador ofrece información valiosa sobre el trastorno del espectro autista

Aunque la interacción social es un aspecto esencial del comportamiento humano, aún se desconoce cómo funciona el cerebro durante los encuentros sociales. La iniciativa MUSIC desveló aspectos importantes del entendimiento mutuo y sus alteraciones en personas con trastorno del espectro autista a través de un juego de comunicación.

Sociedad
Salud

Los seres humanos comparten sin esfuerzo sus pensamientos más directos con los demás durante la interacción social. Palabras, gestos y otras señales convencionales ayudan claramente a nuestra comunicación, pero tan solo constituyen una parte del todo, ya que también comprendemos con flexibilidad a los turistas y los bebés, que hablan un idioma diferente o que ni siquiera hablan. Una nueva línea de investigación que estudia nuestras capacidades de entendimiento mutuo ha descubierto que los comunicadores humanos mantienen conjuntamente su comprensión de la interacción alineada entre sí. Es más, la sincronización de la actividad cerebral tiene lugar a una escala temporal independiente de los comportamientos comunicativos individuales. En el proyecto MUSIC, que contó con el apoyo de las Acciones Marie Skłodowska-Curie (MSCA), se investigó si esta alineación comunicativa es necesaria para el entendimiento mutuo de los comportamientos en parejas de personas con trastorno del espectro autista (TEA). El TEA se caracteriza por carencias comunicativas duraderas en la interacción social, que son más patentes en situaciones cotidianas en las que el uso que el hablante pretende hacer de las palabras y las frases difiere claramente del uso convencional, como en el caso de la ironía y el sarcasmo. «En MUSIC, consideramos la posibilidad de que los individuos con TEA luchen por alinear su conocimiento de una interacción comunicativa con el de los demás», comenta Arjen Stolk, investigador beneficiario de una beca individual de investigación MSCA.

Evaluación de la comunicación interpersonal a través de un juego de ordenador

Para evaluar cuantitativamente la alineación comunicativa en personas con TEA, Stolk y sus colaboradores desarrollaron un juego de ordenador que reta a parejas de participantes a abrir una caja fuerte virtual sin poder verse o hablar entre ellos. En el juego, las parejas trabajan juntas para mover sus llaves de la caja fuerte a una posición en la pantalla del ordenador que permitirá descifrar el código de la caja fuerte. Un beneficio de este entorno interactivo innovador es que los movimientos de las llaves de la caja fuerte carecen de un significado convencional, lo que ofrece un acceso fiable al proceso interpersonal central sobre cómo dos personas confluyen en un significado compartido. El estudio contó con la participación de más de cincuenta personas que fueron adscritas por parejas a un grupo de TEA, a un grupo neurotípico o a un grupo mixto, que incluía a una persona neurotípica y una persona con TEA. A pesar de que el rendimiento era indistinguible, los tres grupos divergieron en su resultado comunicativo, ya que los grupos que incluían a personas con TEA mostraron una menor capacidad para resolver retos comunicativos específicos. Uno de los méritos del entorno social controlado es que permitió al estudio identificar una causa nueva de las carencias comunicativas en el TEA, al descubrir una menor capacidad para alinear la comprensión de la interacción con un compañero.

Redefinición de la comunicación humana

Los principios y los mecanismos del entendimiento mutuo siguen siendo en gran medida desconocidos. El trabajo para combinar electroencefalogramas de personas que interactúan ayudará a dilucidar los mecanismos neurocognitivos que subyacen a nuestras capacidades de entendimiento mutuo. «Nuestros cerebros no están especialmente centrados en conductas comunicativas individuales, sino que están sincronizados temporalmente con la aparición del entendimiento mutuo», recalca Stolk. Los hallazgos del proyecto requieren un cambio de enfoque en el ámbito, desde cómo procesan los cerebros individuales estímulos sociales hasta cómo convergen dos o más cerebros en un entendimiento mutuo de dichos estímulos. Las personas con y sin TEA podrían comunicarse de la misma manera si la comunicación pudiera reducirse a la primera cuestión. Sin embargo, la segunda cuestión es necesaria si se quiere comprender plenamente la comunicación humana y sus alteraciones en los trastornos de la interacción social humana.

Palabras clave

MUSIC, TEA, comunicación, entendimiento mutuo, juego de ordenador, trastorno del espectro autista

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación