Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Nuevas formas de descubrir la música clásica gracias a TROMPA

El descubrimiento y la experimentación con la música clásica acaba de adquirir una nueva dimensión gracias al trabajo realizado en el marco del proyecto TROMPA. Expertos, músicos y melómanos pueden beneficiarse ahora de herramientas digitales que facilitan su trabajo e investigación.

Economía digital
Sociedad

La música clásica ocupa un lugar importante en nuestro patrimonio cultural. Se trata de una fuente inagotable de inspiración para músicos y académicos, y se ha demostrado que mejora nuestra salud y —la guinda del pastel— es de dominio público para que cualquier persona la disfrute a través de repositorios creados por la comunidad. En estos, los usuarios pueden encontrar un número ingente de partituras y grabaciones, las cuales permiten el enriquecimiento multimodal y la contextualización. Esta es la parte teórica. En la práctica, los repositorios están todavía lejos de ser perfectos y solo los especialistas podrán encontrar sin dificultad lo que buscan en ellos. «Los repositorios pueden utilizarse para enriquecer y contextualizar partituras y grabaciones. También pueden crearse asociaciones pertinentes entre repositorios y modalidades, pero esto debe realizarse de forma manual. Los comentarios de usuarios anteriores no se guardan de forma explícita para que futuros usuarios puedan aprender de ellos, y muchos de los recursos en línea no se conservan. Realmente nos perdemos toda la riqueza de nuestro patrimonio cultural musical», explica Emilia Gómez, jefa del Laboratorio de Investigación en Información para Música en la Universidad Pompeu Fabra. La tecnología digital brinda grandes oportunidades en este sentido y Gómez se propone dar un buen uso a este potencial gracias a la financiación recibida en el marco del proyecto TROMPA (Towards Richer Online Music Public-domain Archives). Su objetivo es claro: hacer que las partituras y grabaciones de música clásica sean verdaderamente accesibles para todo el mundo mediante la creación de una nueva cadena de valor en torno a la participación del usuario y los componentes reutilizables. «La típica cadena de valor de conservación/producción antes de TROMPA implicaba la intervención de una persona experta que tenía que conservar y preparar cuidadosamente los recursos de datos adecuados. Solo entonces se utilizaban las tecnologías digitales de procesamiento de música para procesar, conectar y enriquecer profundamente estos recursos. Este proceso de producción era caro y selectivo y, por consiguiente, todavía no se han podido producir aplicaciones enriquecidas a gran escala».

Aplicaciones útiles para todo el mundo

TROMPA aprovecha plenamente las sinergias entre personas, datos y algoritmos, a fin de aumentar los volúmenes de datos abiertos reutilizables que se ajustan al nivel deseado de calidad. Los datos se benefician de unos mecanismos de procesamiento mejorados, así como de medios más diversos, inclusivos y accesibles que serán descubiertos por cinco públicos objetivo clave. «Desarrollamos supuestos piloto específicamente para académicos de la música, coristas, pianistas, orquestas y amantes de la música. Estos supuestos piloto explotan una serie de componentes de “software”: una infraestructura de datos, una herramienta de edición de partituras digital, una biblioteca para descripciones integrables de datos musicales, un componente de evaluación de interpretación musical y una herramienta de anotación», añade Gómez. Para los coristas, TROMPA desarrolló una aplicación que facilita la práctica entre ensayos. La herramienta reproduce digitalmente la partitura, de forma que los coristas no solo pueden escuchar su parte, sino también controlar y manipular el resto de la partitura musical para la reproducción del audio. Según Gómez, esta herramienta debería ayudar en particular a que cantantes aficionados aprendan mejor y más rápidamente su parte. Los pianistas, por otro lado, suelen necesitar repasar otros números musicales para mejorar los suyos y ver cómo los interpretaron sus homólogos. Este es un proceso tedioso, cuando menos, que TROMPA aborda con el Companion for Long-term Analyses of Rehearsal Attempts (CLARA). CLARA permite que los pianistas accedan a una partitura en la que estén trabajando, pero también, y en la misma interfaz, a un tablero que muestra visualmente su interpretación junto con los «microtimings» de otras grabaciones. El trabajo para los melómanos se centra en el reconocimiento de las emociones inducidas por la música, mientras que las orquestas pueden utilizar una herramienta que esclarece de qué dependen para su propia viabilidad comercial a partir de la información que ya es de dominio público. Por último, una herramienta para académicos facilita los comentarios y los intercambios en la comunidad. Tres meses antes de su fin previsto para abril de 2021, TROMPA ya ha conseguido sus principales objetivos. Gómez espera que las herramientas del proyecto contribuyan a enriquecer el ya gran número de actividades musicales en las que participan los ciudadanos, a la vez que proporciona una especie de marco que permite que esta actividad musical se documente para las generaciones venideras.

Palabras clave

TROMPA, música clásica, repositorio, patrimonio cultural musical, procesamiento de la música, pianistas, orquestas, melómanos, coristas, académicos de música, «software», digital

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación