Skip to main content

Optical imaging of ocular pathology in Alzheimer’s disease

Article Category

Article available in the folowing languages:

Buscar indicios reveladores del Alzheimer en los ojos

Se está investigando una técnica oftalmológica para examinar la retina debido al potencial de esta para diagnosticar y supervisar el progreso de los trastornos neurodegenerativos.

Salud

Los trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Alzheimer afectan a diez millones de personas en Europa, y se calcula que esta cifra se duplicará para 2030. Sin embargo, es difícil diagnosticar este tipo de enfermedades y actualmente solo es posible determinar de manera concluyente los casos sospechosos mediante un examen «post-mortem» del encéfalo. Una vía de investigación prometedora es el uso de técnicas oftalmológicas para buscar cambios en el ojo que pudieran indicar la presencia de un trastorno neurodegenerativo. Este era el objetivo del proyecto financiado con fondos europeos OPTIMALZ. «Lo que sucede en el encéfalo también podría manifestarse en el tejido neuronal del ojo, dado que este forma parte del sistema nervioso central», explica el coordinador del proyecto, Bernhard Baumann. «Esto permitiría evaluar esos trastornos desde el exterior, a partir de características que se pueden ver directamente». La tecnología que desarrollan en el laboratorio de Baumann en la Universidad de Medicina de Viena se basa en la tomografía de coherencia óptica (OCT, por sus siglas en inglés) multifuncional. Esta técnica no invasiva es similar a la ecografía, salvo que utiliza luz en lugar de ondas acústicas. La OCT permite a los oftalmólogos obtener imágenes tridimensionales detalladas de las microestructuras de la retina.

Visualización de alteraciones anatomopatológicas

Baumann y su equipo investigaron tres aplicaciones de la OCT, examinando la retina, el cristalino y el tejido encefálico de ratones, así como muestras histológicas de tejido encefálico de humanos. Buscaron cambios en las microestructuras vasculares y el flujo sanguíneo, así como lesiones y depósitos de placas amiloides que son características de la enfermedad de Alzheimer, con la esperanza de establecer una correlación entre las alteraciones anatomopatológicas en el encéfalo y biomarcadores en los ojos. Cuando comenzaron, había algunas indicaciones de que estas alteraciones en los ojos podrían estar relacionadas con trastornos neurodegenerativos. Sin embargo, comenta Baumann, nos topamos con una situación compleja: «Dependiendo de los modelos murinos, en algunas ocasiones observamos cambios en la retina, pero no siempre. Hay que tener mucho cuidado en la interpretación de los datos». Sin embargo, continúa Baumann, la tecnología OCT funcionó muy bien para visualizar estas alteraciones en los ojos y el encéfalo, incluso aunque no siempre estuviese clara su pertinencia clínica: «Resulta bastante prometedora. Contamos con una buena resolución en tiempo real y podemos visualizar lesiones diminutas».

Todas las miradas sobre los tumores encefálicos

El trabajo contó con el apoyo del Consejo Europeo de Investigación. «Pude contratar a un grupo de personas, construir sistemas nuevos y software para analizar los datos, además de disponer de algunos fondos para publicaciones y congresos», señala Baumann. «Lo mejor de esta subvención es que dispones de cinco años para probar tu hipótesis experimental y se pueden aprovechar los resultados para explorar aún más diferentes campos a lo largo del proceso». El equipo tiene previsto seguir desarrollando la tecnología OCT. Recientemente iniciaron una colaboración con una empresa farmacéutica para utilizarla en el cribado de modelos murinos. «También estamos trabajando para lograr que nuestra tecnología sea útil para el análisis de tumores encefálicos. Resulta emocionante ver hasta dónde podemos llevar todo esto», finaliza Baumann.

Palabras clave

OPTIMALZ, oftalmología, retina, cristalino, enfermedad de Alzheimer, OCT, coherencia óptica, tomografía, encéfalo, biomarcador

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación