Skip to main content

Opinion Dynamics and Cultural Conflict in European Spaces

Article Category

Article available in the folowing languages:

Herramientas analíticas para la era de las redes sociales

Se han desarrollado nuevos modelos y herramientas analíticas para recopilar e interpretar el discurso en los medios digitales que podrían contribuir a arrojar luz sobre el modo en que se forman y comparten las opiniones sobre una serie de cuestiones conflictivas.

Sociedad

Los medios digitales, y en particular las redes sociales, han transformado nuestra forma de comunicarnos. Las personas reaccionan al instante comentando los artículos o tuits, y las controversias que surgen en las plataformas en línea a menudo se amplifican a causa de la cobertura de los medios de comunicación tradicionales. Si logramos comprender mejor esta cultura mediática en evolución, y lo que se dice en esos medios, podríamos llegar a explicar fenómenos como la polarización política y el extremismo en línea. Podría ayudarnos asimismo a encontrar solución a problemas contemporáneos. «Una lectura minuciosa por sí sola, sin embargo, no nos permitirá abordar la ingente cantidad de información en cuestión», explica el coordinador del proyecto ODYCCEUS, Eckehard Olbrich, investigador en el Instituto Max Planck de Matemáticas en las Ciencias (Alemania). «Para conocer realmente lo que ocurre en el discurso público, se necesitan herramientas».

Análisis del discurso público

Este fue el punto de partida para ODYCCEUS. El proyecto creó nuevos algoritmos de procesamiento de datos, en particular para el análisis automático de contenidos, y modelos capaces de visualizar la complejidad del discurso y los conflictos sociales cambiantes. «Una de nuestras motivaciones era comprender mejor los movimientos populistas como el grupo Pegida en mi ciudad natal de Dresde», afirma Olbrich. «Me daba la impresión de que no podríamos comprenderlos plenamente mediante paradigmas políticos tradicionales, es decir, no son simplemente extremistas de derecha». Las herramientas desarrolladas incluyen la modelización temática, que permite a los investigadores detectar las cuestiones clave objeto de debate. Utilizaron asimismo la extracción de marcos semánticos, que ayuda a los investigadores a identificar las palabras y los argumentos causales empleados en debates conflictivos sobre cuestiones como el cambio climático. A continuación, el proyecto aplicó estos métodos y herramientas a diversos estudios prácticos, por ejemplo, el auge histórico de la retórica racista en Francia durante los siglos XIX y XX, en particular la evolución del discurso antisemita. La modelización temática y la representación de palabras con vectores permitieron realizar un seguimiento de los diferentes hilos de antisemitismo, por ejemplo, de conceptos como los discursos religiosos, las expresiones racistas y ciertas teorías económicas. Otro de los temas abordados fue el debate contemporáneo sobre el cambio climático. Se obtuvieron datos de plataformas de redes sociales como Twitter y de artículos, comentarios sobre los artículos y debates parlamentarios. «La idea de que la polarización es el resultado de las burbujas de las redes sociales y las cámaras de eco no encaja con lo que descubrimos», añade Olbrich. «Existe una tendencia natural a juntarnos con personas con las mismas opiniones, pero en las redes sociales a menudo estamos en contacto con personas del otro bando. La investigación llevada a cabo por Chris Bail sugiere que la polarización tiene que ver más con el modo en que construimos nuestras identidades, una cuestión en la que nos gustaría profundizar».

Formación de observatorios de opinión

Las herramientas desarrolladas en el proyecto han permitido crear una plataforma modular de código abierto llamada Penelope. Está pensada para cuatro tipos de usuarios: sociólogos, investigadores de los medios de comunicación, ciudadanos que quieren estar al corriente de las noticias (en particular, de debates públicos) y desarrolladores que pueden contribuir con nuevas herramientas. «Actualmente quienes más usan la plataforma son investigadores y compañeros, como recurso didáctico», señala Olbrich. «La plataforma es modular y fácil de usar, de modo que los desarrolladores y los estudiantes pueden coger diferentes componentes individuales y construir su propia plataforma». El equipo del proyecto también ha desarrollado dos innovadoras aplicaciones participativas, el Observatorio de opinión y el Facilitador de opinión. Permiten a los ciudadanos observar y visualizar la dinámica de diversas situaciones conflictivas. «Esperamos que todo este trabajo contribuya a formar una comunidad más amplia que aúne todos los aspectos de este proyecto, como la modelización, el análisis de datos, las herramientas de “software” y, por supuesto, su aplicación en la investigación sociológica», afirma Olbrich.

Palabras clave

ODYCCEUS, redes sociales, digital, medios de comunicación, política, polarización, semántica, antisemitismo

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación