Skip to main content
European Commission logo print header

Fuel Cells HydroGen educatiOnal model for schools

Article Category

Article available in the following languages:

Mostrar a los niños el poder del hidrógeno

Un programa educativo integral enseña en las escuelas a los niños el poder de la energía del hidrógeno mediante una serie de divertidas e interesantes actividades.

Energía icon Energía

Comprender cómo funcionan las fuentes de energía renovable como el hidrógeno resulta esencial para crear las sociedades sostenibles del mañana. Los niños son el futuro, así que este proceso debe comenzar en los colegios. Y eso fue exactamente lo que hizo el proyecto financiado con fondos europeos FCHgo. «A pesar de que el hidrógeno es el elemento más abundante en el universo y del importantísimo papel que podría desempeñar en la creación de un futuro sostenible, las escuelas europeas no suelen prestarle atención», afirma Tiziana Altiero, profesora en la Universidad de Módena y Reggio Emilia y coordinadora del proyecto FCHgo. El proyecto se propuso llevar la energía del hidrógeno a las aulas y animar a estudiantes de entre ocho y dieciocho años a descubrir cómo el hidrógeno puede revolucionar la energía, la movilidad y mucho más. «Al participar en FCHgo, los alumnos no solo adquieren conocimientos sobre el hidrógeno, sino también competencias clave en ámbitos esenciales de las ciencias, tecnologías, ingenierías y matemáticas», añade Altiero.

Dar energía a los estudiantes

Según Altiero, la energía, y en particular la de origen renovable, es un tema fascinante para niños de todas las edades. La clave está en presentarla de un modo interesante y divertido. «Cuando se explica con metáforas sencillas e imágenes, los niños pueden comprender fácilmente el poder de la energía», comenta. «Incluso los estudiantes que se suelen aburrir rápidamente se entusiasman con los procesos químicos y físicos cuando se relacionan con aplicaciones de la vida real, como los coches». Para ayudarles a establecer este vínculo, el proyecto desarrolló el juego de herramientas FCHgo. Tal como explica Altiero, una parte del juego de herramientas está orientada hacia la traducción de principios energéticos sencillos para estudiantes de primaria, mientras que la otra muestra las posibilidades de la tecnología de pilas de combustible y del hidrógeno a estudiantes de secundaria. El proyecto suministró asimismo a los profesores una formación práctica sobre la utilización del juego de herramientas en sus clases: una serie de materiales listos para su uso que emplean diferentes juegos, historias, vídeos y obras de teatro. El juego incluso contiene una historia animada interactiva sobre el hidrógeno, las pilas de combustible y la energía. «Una función muy popular son los escenarios de juegos de rol relacionados con la energía, en que los estudiantes escriben sus propias historias sobre la energía y después las representan», destaca Altiero. «Varios estudiantes representaron la historia de cómo una pila de combustible convierte el hidrógeno en energía para conducir un coche».

El hidrógeno se va a casa

Entre septiembre de 2019 y febrero de 2020, más de 1 500 estudiantes de 75 clases de Dinamarca, Alemania, Italia, Polonia y Suiza adquirieron experiencia práctica sobre el poder del hidrógeno. Pero entonces llegó la COVID-19 y las aulas cerraron sus puertas. «La pandemia cambió por completo nuestro enfoque», señala Altiero. «Al igual que les ocurrió a los profesores de todo el mundo, tuvimos que adaptar rápidamente nuestras clases para un entorno en línea de aprendizaje remoto». El resultado fue FCHgo at Home, un juego de herramientas diseñado específicamente para ayudar a los educadores y a los padres a enseñarles a los niños, en casa, sobre las ventajas del hidrógeno. El juego de herramientas está repleto de divertidas actividades y experimentos relacionados con el hidrógeno que los estudiantes pueden llevar a cabo sin salir de casa. El programa incluye asimismo vídeos en que trabajadores de la economía del hidrógeno hablan de su profesión.

Un éxito abrumador

A pesar de este desafío imprevisto, el proyecto ha alcanzado un éxito abrumador. «El entusiasmo y la creatividad que observamos entre los estudiantes, tanto en casa como en la escuela, demuestra que la ciencia, cuando se enfoca del modo adecuado, puede ser entretenida y emocionante», concluye Altiero. El proyecto también organizó un premio FCHgo, que permitió a equipos de estudiantes remitir sus visiones para un futuro alimentado por hidrógeno. Se recibieron más de doscientas candidaturas y ahora los organizadores están preparando la segunda edición del galardón.

Palabras clave

FCHgo, hidrógeno, energía del hidrógeno, energía renovable, energía, movilidad, ciencias, tecnologías, ingenierías, matemáticas, pila de combustible, aprendizaje remoto

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación