Skip to main content

Metabolomics based biomarkers of dietary intake- new tools for nutrition research

Article Category

Article available in the folowing languages:

Mejorar la precisión de la valoración dietética

Un grupo de investigadores ha desarrollado nuevos biomarcadores para valorar mejor lo que comen realmente las personas y comprender cómo influye la dieta en las enfermedades.

Salud

La tecnología médica actual puede hacer muchas cosas: llevar a cabo un seguimiento de cómo nos movemos, analizar nuestra composición genética e incluso predecir nuestras probabilidades de sufrir ciertas enfermedades. Pero de lo que no es capaz es de valorar de forma precisa lo que comemos. De hecho, la dificultad de evaluar con exactitud la ingesta alimentaria es uno de los principales obstáculos para poder evaluar el vínculo entre la dieta y un metabolismo sano o una metabolopatía. «Los métodos actuales para valorar la ingesta alimentaria presentan ciertas limitaciones bien documentadas», afirma Lorraine Brennan, catedrática de Nutrición Humana en el University College de Dublín. «Por ejemplo, a las personas les resulta difícil recordar exactamente lo que comieron y calcular correctamente el tamaño de las raciones». Con el apoyo del proyecto financiado con fondos europeos A-DIET, Brennan y sus compañeros se proponen superar estas limitaciones desarrollando nuevas estrategias para mejorar la precisión de la valoración dietética. «La capacidad de valorar con exactitud lo que realmente comen las personas, en lugar de lo que dicen que comen, podría resultar vital para comprender cómo afecta la dieta al desarrollo de enfermedades», añade Brennan.

Mediciones objetivas de la ingesta alimentaria

El proyecto, respaldado por el Consejo Europeo de Investigación, se centró en un nutritipo: un concepto relativamente novedoso que permite expresar la ingesta alimentaria mediante un perfil metabolómico. Tal como explica Brennan, la metabolómica es el estudio de unas pequeñas moléculas llamadas metabolitos, que pueden derivarse de nuestros alimentos y son tanto intermediarios como productos del metabolismo celular. Estos metabolitos pueden ser biomarcadores de la dieta. «Se optó por este enfoque porque permite obtener mediciones objetivas de la ingesta alimentaria», comenta Brennan. Por ejemplo, investigaciones anteriores demostraron que mediante los biomarcadores urinarios podemos determinar el consumo de ciertos alimentos, como cítricos, manzanas o pollo. «Basándonos en ello, desarrollamos un modelo que nos permite clasificar a las personas en función de diversos patrones dietéticos utilizando solo datos de biomarcadores urinarios», añade Brennan. «Esto elimina la necesidad de trabajar con datos alimentarios proporcionados por los pacientes, lo cual constituye un gran obstáculo a la hora de valorar la ingesta alimentaria».

Derribar las barreras

Este es tan solo un ejemplo de cómo utilizó el proyecto biomarcadores para evaluar la ingesta alimentaria. Además de ello, desarrollaron métodos y herramientas para combinar los datos alimentarios con la información proporcionada por los pacientes, corrigiendo así errores en esta última. «Al impulsar el uso de biomarcadores como un medio de evaluar lo que comen las personas, nuestro estudio sentó la base para el futuro desarrollo de métodos basados en biomarcadores», señala. Huelga decir que obtener estos resultados en medio de la pandemia de la COVID-19 no fue nada fácil. «De un día para otro, tuvimos que cerrar nuestro laboratorio, interrumpir los experimentos y trabajar desde casa», recuerda Brennan. «Esto supuso un gran trastorno para nuestro progreso y nos obligó a pasar a concentrarnos más en el análisis de datos y la redacción del texto». A pesar de este contratiempo, el proyecto logró realizar considerables avances sobre el terreno. Según Brennan, fue posible porque contaban con un equipo multidisciplinar y motivado. «Me siento muy orgullosa del modo en que, como un equipo de nutricionistas, bromatólogos, químicos analíticos y estadísticos, logramos trabajar juntos, incluso de forma remota, a fin de desarrollar nuevos métodos para evaluar lo que comen las personas», añade. Los investigadores están aplicando en la práctica algunos de los métodos basados en biomarcadores que desarrollaron durante el proyecto A-DIET para estudiar la relación entre la dieta y la enfermedad.

Palabras clave

A-DIET, valoración dietética, biomarcadores, dieta, enfermedad, ingesta alimentaria, salud, nutrición, nutritipo, metabólico

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación