European Commission logo
español español
CORDIS - Resultados de investigaciones de la UE
CORDIS

Systemic large scale eco-innovation to advance circular economy and mineral recovery from organic waste in Europe

Article Category

Article available in the following languages:

Conversión de residuos orgánicos en nutrientes para cultivos

Hay una necesidad apremiante de hacer la transición hacia una economía neutra en carbono en Europa para reducir la contaminación, abordar la creciente escasez de recursos y apoyar el crecimiento económico. En el proyecto SYSTEMIC, se seleccionaron y aplicaron tecnologías de recuperación de nutrientes en el tratamiento de biorresiduos.

Cambio climático y medio ambiente icon Cambio climático y medio ambiente
Tecnologías industriales icon Tecnologías industriales

El nitrógeno, el fósforo y el potasio son elementos esenciales para el crecimiento vegetal. En agricultura, el suministro de estos nutrientes al suelo se facilita a través de los abonos. Sin embargo, más del 60 % de todo el fósforo y nitrógeno empleado en los abonos en la Unión Europea (UE) provienen respectivamente de fuentes minerales o de procesos que consumen grandes cantidades de combustibles fósiles como el gas natural.

Recuperación de nutrientes de los residuos

Los nutrientes se desplazan por la cadena alimentaria y se convierten en biorresiduos: estiércol, lodos de aguas residuales y residuos alimentarios y agrícolas. En los últimos años, hemos sido testigos del desarrollo de múltiples tecnologías de recuperación y reutilización de nutrientes (NRR, por sus siglas en inglés) a escala piloto. Estas tecnologías no solo promueven una economía circular, sino que también contrarrestan los efectos negativos de la acumulación de nutrientes en el suelo, el aire y el agua. El objetivo del proyecto financiado con fondos europeos SYSTEMIC era seleccionar las tecnologías más prometedoras y demostrar cómo pueden aplicarse para la valorización de los biorresiduos convirtiéndolos en productos y energía ecológicos a gran escala. Cinco plantas de biogás en Alemania, Bélgica, Italia y los Países Bajos sirvieron como plantas de demostración de SYSTEMIC e introdujeron tecnologías de NRR para tratar y convertir en nutrientes más de ochenta mil toneladas de biomasa. Los nutrientes se incorporaron en distintos tipos de productos finales, como abonos orgánicos, enmiendas del suelo y fibras orgánicas. «Uno de los logros más significativos del proyecto SYSTEMIC fue el intercambio de conocimientos entre las plantas de recuperación de nutrientes y otras plantas de biogás de toda Europa», señala Oscar Schoumans, coordinador del proyecto. La información generada sobre la gestión operativa de la recuperación de nutrientes a gran escala, la calidad de los productos y el valor agronómico se compartió entre los socios en un entorno de laboratorio viviente y allanó el camino a un paquete de desarrollo empresarial para una economía más circular.

Cuellos de botella y perspectivas de las tecnologías de recuperación de nutrientes

A pesar de que los nutrientes recuperados a partir de flujos de biorresiduos y residuos son un recurso valioso que puede reutilizarse en la agricultura y sustituir a los abonos minerales, trabajar con residuos orgánicos es un proceso complejo. El principal inconveniente es que conlleva el uso de tecnologías caras y, a menudo, tiene un coste superior al del desarrollo de productos a partir de materiales vírgenes. Por lo tanto, se tienen que ofrecer más incentivos para estimular el mercado de los nutrientes recuperados en pro de una industria de abonos más circular. Según Schoumans: «No se reconocerá todo el potencial de la recuperación y reutilización de nutrientes a partir de biorresiduos hasta que los productos puedan competir y superar a otros productos de abono sintéticos en el plano económico y legislativo». SYSTEMIC ha aportado conocimientos empíricos sobre las tecnologías de recuperación de nutrientes. Y cabe destacar que ha demostrado que la aplicación de estas tecnologías a gran escala es viable, que funcionan y que los productos son tan eficaces como los abonos convencionales, pero más seguros para el medio ambiente. Los socios han introducido recomendaciones políticas en un paquete de desarrollo empresarial para los operadores de plantas interesados en la recuperación de nutrientes. Adaptar la producción de abonos para el mercado regional es una vía atractiva y poco explorada que puede construirse sobre un proceso circular. La explotación inteligente de los biorresiduos como fuente de material orgánico y nutrientes no solo garantiza la sostenibilidad a largo plazo de la agricultura de la UE, sino que también reduce considerablemente las emisiones de CO2, así como la dependencia de Europa de reservas de nutrientes exteriores y no renovables.

Palabras clave

SYSTEMIC, recuperación de nutrientes, biorresiduos, planta de biogás, economía circular, abono, fósforo, nitrógeno, NRR, recuperación y reutilización de nutrientes

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación