Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Retrasar o rechazar las vacunas contra la COVID-19: los efectos de la información errónea

¿Cómo ha afectado la calidad de la información sobre las vacunas contra la COVID-19 a la campaña de vacunación de Estados Unidos? Un estudio respaldado por la Unión Europea analiza los datos.

Salud

Un estudio reciente ha confirmado lo que muchos ya sospechaban: la información errónea divulgada en los medios en línea sobre las vacunas contra la COVID-19 tiene una repercusión negativa en las campañas de vacunación. Este estudio, llevado a cabo con el apoyo parcial del proyecto financiado con fondos europeos PERISCOPE, investigó en qué medida las tasas de vacunación y la reticencia a las vacunas contra la COVID-19 en Estados Unidos guardan relación con los niveles de información errónea en línea sobre este tema. Los hallazgos de los investigadores se publicaron en la revista «Scientific Reports». La información errónea sobre la COVID-19 se centra en que las vacunas manipulan genéticamente a las personas o que incluyen microchips de rastreo que se conectan a las redes 5G. Para estudiar los efectos de la información falsa sobre las vacunas en la campaña de vacunación estadounidense, el equipo de investigación aprovechó datos de Twitter, Facebook y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el organismo de salud público de Estados Unidos. Los análisis de millones de tuits relacionados con las vacunas, las respuestas a encuestas diarias de Facebook y los datos sobre la cobertura vacunal de los CDC confirmaron lo inevitable: existe una relación estadísticamente significativa entre la cantidad de información errónea en línea y la tendencia de la gente a rechazar o retrasar la vacunación en Estados Unidos. De hecho, se descubrió que los estados y condados donde se consume más información errónea en línea presentaban tasas superiores de reticencia a la vacunación, lo cual acababa dando lugar a tasas inferiores de vacunación. «Los resultados del modelo de regresión lineal múltiple —que incluye otras variables socioeconómicas, como la renta media y la composición étnica de cada estado o condado— mostraron que la proporción media de información errónea compartida por los usuarios de una zona determinada se correlacionaba positivamente con la proporción de personas que declaraban no tener intención de vacunarse y, de modo similar, se correlacionaba negativamente con el número de vacunas administradas», explica el doctor Francesco Pierri, autor principal del estudio, del Politecnico Di Milano (Italia), entidad socia del proyecto, en una nota de prensa publicada en «EurekAlert!».

Factores políticos

Los investigadores también descubrieron relaciones importantes entre la cobertura vacunal y la información errónea al tener en cuenta factores políticos. Según indican los autores en el estudio: «Mientras que la reticencia a las vacunas está relacionada en gran medida con los votos republicanos, hemos observado que el efecto de la información errónea en línea sobre la reticencia es mayor en los condados democráticos que en los condados republicanos». El estudio también aporta pruebas de que la información errónea ayuda a prever la reticencia a las vacunas, sobre todo en el ámbito de los condados. Los análisis de los datos indican «un lapso de entre dos y seis días desde la publicación de una noticia con información errónea en un condado para observar un aumento correspondiente con respecto a la reticencia a las vacunas en ese mismo condado». Tras tener en cuenta la variabilidad en la cobertura vacunal entre regiones con diferentes niveles de información errónea, los investigadores predijeron una reducción del 20 % en la cobertura vacunal entre estados y un aumento del 67 % en las tasas de reticencia en condados democráticos. «A estos niveles de cobertura vacunal, los datos predicen que el coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave de tipo 2 seguirá siendo endémico en muchas regiones estadounidenses». El siguiente paso resulta evidente. Se deben tomar medidas para contrarrestar la información errónea a fin de que las personas puedan tomar decisiones sobre su salud mejor fundamentadas. PERISCOPE (Pan-European Response to the ImpactS of COVID-19 and future Pandemics and Epidemics) fomenta la formulación de políticas basadas en pruebas y desarrolla soluciones para preparar a Europa ante futuros brotes epidémicos. El proyecto, de 3 años de duración, finalizará en octubre de 2023. Para más información, consulte: Página web del proyecto PERISCOPE

Palabras clave

PERISCOPE, COVID-19, vacuna, vacunación, cobertura, reticencia, información errónea, en línea

Artículos conexos