Skip to main content

GreenCharge

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un paso adelante hacia un sistema de transporte sin emisiones

Un proyecto financiado con fondos europeos ayuda a las ciudades modernas a alcanzar uno de sus sueños mediante tecnologías sostenibles para la recarga de vehículos eléctricos.

Transporte y movilidad
Cambio climático y medio ambiente

Imagine una ciudad sin embotellamientos ni problemas de aparcamiento; una ciudad en la que tanto coches como ciclomotores se abastezcan con electricidad ecológica y la gente comparta flotas de vehículos personales sin tener que preocuparse por su disponibilidad o las opciones de recarga. Esta es la visión del proyecto GreenCharge, financiado con fondos europeos. Su objetivo es ofrecer a ciudades y municipios los medios para que efectúen la transición hacia una movilidad sostenible y sin emisiones, a través de nuevos modelos de negocio, tecnologías y directrices para instalar y operar una infraestructura para la recarga de vehículos eléctricos de forma rentable y satisfactoria. «GreenCharge nos acerca un poco más a lograr uno de los sueños de las ciudades modernas: un sistema de transporte sin emisiones compuesto de vehículos eléctricos que funcionan con energía ecológica», destaca Jacqueline Floch, coordinadora del proyecto.

Los retos de un futuro con una movilidad totalmente eléctrica

La vía para alcanzar este sueño no está exenta de obstáculos. «Por un lado, las personas tienen que estar seguras de que podrán acceder a las infraestructuras de recarga cuando sea necesario. En Europa, muchas no disponen de acceso sencillo a un punto de recarga», explica Floch. Además, el proceso de recarga requiere capacidad para responder a la demanda de energía. La llegada de un futuro con movilidad eléctrica puede provocar enormes picos de demanda en la red eléctrica, lo que requeriría grandes ampliaciones de la infraestructura energética, tanto a nivel local como a mayor escala. La energía eléctrica también debe utilizarse de forma inteligente y coordinada con otras demandas energéticas, así como con la producción energética local. «Por supuesto, las innovaciones deben ser económicamente viables», señala Floch.

Facilitar el paso a la movilidad eléctrica

La materialización del concepto GreenCharge requiere integrar sistemas de los sectores del transporte, la construcción y la energía. «Esta integración ha demostrado ser compleja, en parte debido a la falta de normalización», afirma Floch. Con vistas a facilitar el camino a las ciudades, el proyecto creó una comunidad en Zenodo para divulgar resultados tales como el GreenCharge Reference Architecture. De este modo, proporciona una especificación completa del ecosistema para la recarga inteligente y ecológica y actúa como plan de guía para lograr las concreciones individuales del sistema. «En Reference Architecture se incluyen descripciones de detalles técnicos en diversos niveles, que puede ser útiles a diferentes tipos de interesados», confirma Floch. Además, GreenCharge instaló demostradores en tres ciudades piloto: Barcelona, Bremen y Oslo. Juntas, han experimentado la gestión inteligente y ecológica de la energía. En los programas piloto se confirmó que la gestión inteligente y ecológica de la energía, en combinación con la recarga, contribuía a optimizar el uso de la energía disponible y a reducir los picos en la red, así como a un mayor grado de autosuficiencia y a una cesta energética más ecológica. «En el programa piloto de Oslo, los costes energéticos se redujeron en un 10 %. El uso de baterías estacionarias tiene potencial para aumentar el autoconsumo del 50 % al 100 %. En el proyecto piloto de Bremen, la sustitución de los coches de combustible por eléctricos supuso una reducción de CO2 del 75 %», indica Floch. Los demás resultados del proyecto pueden consultarse en su sitio web.

Contribuir a la neutralidad climática de las ciudades

El proyecto ha dado un pequeño paso hacia la consecución de objetivos climáticos europeos fundamentales. «Siguiendo con el trabajo de GreenCharge, es necesario llevar a cabo más trabajos de investigación en el campo de apoyo a las decisiones para la planificación de la carga y la reserva anticipada automatizada, además de para aprovechar al máximo la flexibilidad que proporcionan los vehículos eléctricos en los barrios con energía inteligente», concluye Floch.

Palabras clave

GreenCharge, vehículos eléctricos, energía ecológica, recarga de vehículos, transporte sin emisiones, movilidad sostenible

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación