Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Envejecimiento y control de la motricidad

Los trastornos de la función neuromuscular y esquelética amenazan la independencia de los ancianos. Los científicos del proyecto comunitario BETTER-AGEING han estudiado el papel del sistema nervioso envejecido en el deterioro musculoesquelético.

Salud

La debilidad es el enemigo de la autosuficiencia de las personas mayores. Las caídas, la pérdida del equilibrio y la reducción de la resistencia muscular contribuyen a una pérdida de actividad e, irónicamente, pueden promover el miedo a realizar ejercicios que se les recomienda. El objetivo del proyecto BETTER-AGEING era investigar las fuentes del deterioro musculoesquelético y, por tanto, activar recomendaciones para una acción curativa con el fin de detener el progreso de empeoramiento. Además, promovió la formación de iniciativas conjuntas entre socios académicos e interlocutores sociales para ayudar a lograr estos objetivos. Los socios del proyecto de la Universidad Libre de Bruselas investigaron específicamente la disminución del control de la motricidad en los ancianos. El control de la motricidad depende del funcionamiento adecuado del esqueleto, las articulaciones y el sistema nervioso de control. El sistema motor está implicado en el estímulo de la actividad muscular y depende del estímulo del sistema sensorial. Los científicos descubrieron que hay una cantidad considerable de remodelación en el sistema nervioso motor cuando un individuo envejece. Por ejemplo, con la edad hay una pérdida de neuronas motoras pero parece que hubiera un aumento de la fuerza para cada unidad motora. Los científicos concluyeron en que la disminución observada de la fuerza muscular puede deberse en parte a una ralentización de los reflejos de la columna vertebral y de encima de la columna vertebral. Esto implicaría que el empeoramiento del sistema sensorial es más agudo con la edad que el del sistema motor y puede ser el culpable de la debilidad. Datos de este tipo pueden utilizarse para idear programas de rehabilitación y de ejercicios hechos a medida con el fin de mejorar la capacidad física y la fortaleza física de los ancianos. Se ha difundido información del proyecto a una gran cantidad de personas con interés profesional en un envejecimiento satisfactorio. Entre ellos se incluyen médicos clínicos, fisioterapeutas, médicos locales, organizaciones voluntarias y de beneficiencia relacionadas con la edad que trabajan con ancianos.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación