Skip to main content

Intervertebral disc degeneration : interplay of ageing, environmental and genetic factors (EURODISC)

Article Category

Article available in the folowing languages:

En la columna vertebral de los problemas discales

Los cambios en el tejido de los discos intervertebrales pueden reflejar las tensiones mecánicas que éstos tienen que soportar. En los discos intervertebrales sometidos a fuertes presiones mecánicas se ha observado un fenotipo de células que podría convertirse en una pieza importante a la hora de diagnosticar las patologías degenerativas discales.

Salud

La degeneración de los discos intervertebrales se asocia con la lumbalgia aguda crónica y la discapacidad, en particular en la tercera edad. Además de la carga económica que representa para los servicios de salud de la Unión Europea, las enfermedades degenerativas discales suponen también un deterioro importante de la calidad de vida de los pacientes. Las causas de dicho deterioro dependen de muchos factores relacionados con la genética, el estilo de vida o cambios en el entorno mecánico. Los estudios histológicos son un medio para evaluar los cambios en la estructura del disco causados por enfermedades y tensiones. Algunas características de las células discales como su morfología, su citoesqueleto, o armazón celular, y su composición pueden reflejar cambios en la matriz que las rodea. Como ejemplo clásico de este fenómeno cabe citar que la presencia de un mayor contenido en vimentina en el citoesqueleto va asociada a las regiones del cartílago que aguantan mayores pesos. Uno de los principales objetivos del proyecto financiado por la UE EURODISC consistió en examinar las relaciones existentes entre los cambios en el entorno mecánico, la degeneración de los tejidos y las enfermedades asociadas. En concreto, el equipo del proyecto de investigación con sede en el hospital británico Robert Jones and Agnes Hunt Orthopaedic and District Hospital examinó minuciosamente la morfología de las células de los discos intervertebrales en tejidos sanos y enfermos. Mediante técnicas de microscopía confocal combinadas con el etiquetado de los elementos del citoesqueleto, los científicos ha puesto en tela de juicio la opinión tradicional de que hay dos tipos principales de células discales: los condrocitos, células ovales que se encuentran en la sección blanda central del disco, y de los fibrocitos, células (alargadas y polares) presentes en la parte externa y más dura de la sección del disco. En todas las muestras de disco intervertebral se encontraron ambos tipos de células: condrocitos y fibrocitos. Pero en los discos afectados por escoliosis y espondilosis se detectó además una forma estrellada de célula. Este fenotipo celular se caracteriza por múltiples procesos de ramificación citoplasmática que se extienden hacia la matriz. Investigaciones anteriores apuntaban a que estas extensiones podían «sentir» la tensión mecánica. Como es más que probable que este tipo de células se asocie con zonas que soportan cargas anormales, los investigadores recomendaron que se incluyera la estructura estrellada entre los fenotipos de las células discales de la columna vertebral. Estos hallazgos pueden contribuir a la identificación de marcadores genéticos y al diagnóstico precoz y desemboquen en un tratamiento adecuado de las enfermedades degenerativas discales.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación