Skip to main content

The role of hepatic type cell polarity during Plasmodium liver stage infection

Article Category

Article available in the folowing languages:

Los agentes de la malaria no deben llegar al hígado

La malaria sigue siendo una de las enfermedades infecciosas más graves del mundo. Además, con la creciente resistencia a los medicamentos contra la malaria, la investigación lo tiene difícil para encontrar una solución al problema.

Salud

El proyecto Polarityandinfection («Función de la polaridad de las células de tipo hepático durante la etapa de infección hepática por Plasmodium») tenía como objetivo elucidar de qué manera el organismo contribuye al crecimiento y desarrollo de los parásitos Plasmodium después de que estos entren en el hígado. Se espera que los conocimientos aportados por este estudio sobre la biología básica del parásito Plasmodium, el agente causante de la malaria, permitan desarrollar nuevas estrategias para la protección contra la malaria, su tratamiento y quizás incluso su erradicación. Cuando un mosquito anofeles pica, los esporozoitos de Plasmodium entran en el torrente sanguíneo de la víctima y avanzan rápidamente hacia el hígado. Como la infección hepática es asintomática, se cree que éste representa el lugar ideal para actuar contra la malaria. Pero los esporozoitos siguen avanzando a través del hígado hasta invadir los hepatocitos. Los hepatocitos funcionan como centros desintoxicación de la sangre y tienen gran importancia en los eventos metabólicos. Los participantes en el proyecto Polarityandinfection señalaron que la organización de sus células epiteliales, altamente polarizadas, desempeña una función central en las rutas de las proteínas que se mueven desde la membrana plasmática de la célula y hacia la misma, membrana a través de la cual entraron inicialmente los esporozoitos. Una vez dentro, los esporozoitos se estabilizan y empiezan a crecer y dividirse. En esta etapa, en la que se les denomina merozoitos, se pueden formar miles en sólo dos días, que luego se liberan en el torrente sanguíneo, donde invaden los glóbulos rojos. En este momento, la infección por malaria entra en la fase sintomática o clínica. Los científicos del proyecto dieron cuenta de que los esporozoitos pueden invadir cualquier tipo de célula, pero sólo pueden generar merozoitos infecciosos en el entorno que les proporcionan los hepatocitos. Descubrir los factores que contribuyen a dicho cambio facilitará conocimientos importantes acerca de los procesos críticos implicados en el crecimiento y el desarrollo del Plasmodium.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación