Skip to main content

European Collaborative Project on Inflamation and Vascular Wall Remodelling in Atherosclerosis

Article Category

Article available in the folowing languages:

El tratamiento de la ateroesclerosis

Comprender cómo se forman las placas ateromatosas ciertamente contribuiría a la puesta a punto de nuevos tratamientos contra la enfermedad cardiovascular. En este contexto, un gran consorcio europeo estudió la función que desempeña la inflamación en la aterosclerosis.

Salud

La principal causa de las enfermedades cardiovasculares es la formación de las placas ateromatosas en las paredes arteriales. Los datos obtenidos contradicen la convicción actual de que la aterosclerosis es una enfermedad en la que hay acumulación de lípidos, y sugieren que la inflamación forma parte de la fisiopatología. No obstante, no se conocen en profundidad los mecanismos que vinculan la inflamación con la aparición de la aterosclerosis. El proyecto financiado por la Unión Europea «European Collaborative Project on inflamation and vascular wall remodelling in atherosclerosis» (ATHEROREMO) investigó la función que desempeña el remodelado inflamatorio en la aparición de la aterosclerosis. El proyecto integró los estudios clínicos con los análisis genómicos y lipidómicos de alto rendimiento y la investigación básica, con la intención de encontrar blancos moleculares nuevos que podrían aprovecharse en las técnicas de diagnóstico y en el tratamiento. Los investigadores encontraron con preocupación que existe una fuerte relación entre las enfermedades cardiovasculares y las infecciones dentales, así como los tratamientos de conductos radiculares. Los estudios genómicos indican la participación de bacterias estreptocócicas en este fenómeno. Con respecto a los mecanismos moleculares responsables del remodelado de las paredes arteriales, el consorcio identificó nuevos indicadores de señalización inmunitaria como los receptores de reconocimiento de patrones y las quimiocinas. Encontraron que la disminución de las concentraciones de quimiocinas evitaba la aterosclerosis, lo que indica que una posible estrategia terapéutica podría ser evitar la inflamación indeseable. Otras estrategias de tratamiento pueden ser revertir los cambios en la expresión génica de la pared arterial inducidos por la aterosclerosis. Desde el punto de vista del diagnóstico, el estudio ATHEROREMO identificó biomarcadores lipidómicos y de imágenes nuevos que pueden ser realmente de utilidad para cambiar las herramientas clínicas actuales de evaluación del riesgo para los pacientes. Además, se encontró que los indicadores de la concentración de ceramidas circulantes son más precisos que las medidas del colesterol para una mejor identificación de las personas con riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares. Estas observaciones también dan lugar al diseño de nuevos equipos de diagnóstico. En resumen, las actividades del proyecto ATHEROREMO permiten conocer mucho más a fondo los procesos inflamatorios y los mecanismos que causan aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares. A largo plazo, los resultados del proyecto mejorarán el pronóstico y el diagnóstico de los individuos en situación de alto riesgo, y también derivarán en nuevas modalidades terapéuticas.

Palabras clave

Aterosclerosis, enfermedades cardiovasculares, inflamación, aterosclerosis, paredes arteriales, quimiocinas, biomarcadores lipidómicos

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación