Skip to main content

Article Category

Story

Article available in the folowing languages:

Reportaje - Tecnología punta al servicio de la sanidad

Los sistemas sanitarios se enfrentarán a retos de grandísima envergadura en los próximos años. Entre las cuestiones que habrá que atender para que los europeos puedan seguir disfrutando de un nivel de atención sanitaria elevado están las demandas crecientes que impone el envejecimiento poblacional, el coste al alza de los tratamientos y los medicamentos y las carencias presupuestarias. La sanidad electrónica, posibilitada por las tecnologías de la información y la comunicación, ofrece a Europa soluciones que pueden ayudar a evitar una crisis en la sanidad.

Economía digital

La sanidad electrónica es un concepto genérico que abarca una amplia variedad de tecnologías y servicios, desde los historiales médicos electrónicos (HME) hasta sistemas de cuidados a distancia que hacen posible que los pacientes reciban tratamiento de forma remota sin abandonar la comodidad de su hogar. El modo de implantación y aplicación de los sistemas de sanidad electrónica puede variar, pero el objetivo primordial es básicamente el mismo: aprovechar las TIC para ofrecer cuidados mejores con mayor eficiencia y con un coste más bajo. Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión Europea y Comisaria responsable de la Agenda Digital para Europa, ha declarado que «es necesario reflexionar sobre las recomendaciones presentadas por los integrantes del Grupo de Trabajo sobre Sanidad Electrónica e integrarlas. Algunas de ellas son cómo proporcionar a los pacientes un control de sus datos personales, la necesidad de que todos los sistemas se encuentren conectados y comunicados; cómo introducir una revolución en la sanidad mediante la transparencia y la responsabilidad; y cómo incluir a todos en esta revolución, también a quienes carecen de acceso a Internet.» La Unión Europea ha financiado una serie de proyectos sobre TIC que están realizando una importante contribución de cara a alcanzar esas metas. En muchas y muy diversas disciplinas científicas, desde la bioinformática y la tecnología de sensores hasta el análisis semántico y las comunicaciones inalámbricas, los investigadores están sorteando gradualmente los obstáculos a una implantación generalizada de sistemas de sanidad electrónica. Historiales médicos electrónicos Un ejemplo de iniciativa en ese sentido es el proyecto SemanticHealthNet (1). Sus responsables, que cuentan con la colaboración de más de cuarenta expertos de prestigio internacional, han establecido una Red de Excelencia con la finalidad de desarrollar un proceso organizativo y de gobernanza paneuropeo escalable y sostenible orientado hacia la interoperabilidad semántica de los conocimientos clínicos y biomédicos. De este modo, se pretende optimizar los sistemas de HME por el bien de la atención al paciente, la salud pública y la investigación clínica de forma generalizada en las instituciones y sistemas de sanidad. Los HMI constituyen un elemento fundamental para la implantación de cualquier sistema de sanidad electrónica. Estos sistemas, al contener los datos de los pacientes en formato electrónico, permiten acceder al historial médico e informarse de afecciones o regímenes farmacológicos con rapidez y eficiencia. Los HMI no sólo ahorran tiempo, sino que también pueden salvar vidas, al reducir el riesgo de que se produzcan interacciones farmacológicas dañinas o de pasar por alto patologías concomitantes. El proyecto EU-ADR (2) ha demostrado que los HMI pueden marcar diferencias en cuanto a farmacovigilancia y mejorar el seguimiento postventa de los medicamentos al detectar reacciones farmacológicas adversas con mayor rapidez y precisión. Para que su aprovechamiento sea óptimo, es necesario que se pueda acceder a los datos de los HME en cualquier momento y desde cualquier lugar. Conforme a esta premisa, el proyecto epSOS («Servicios abiertos inteligentes para pacientes europeos») se dedica a desarrollar tecnología que posibilite un acceso transfronterizo seguro a los historiales médicos. epSOS cuenta con financiación del Programa Marco para la Innovación y la Competitividad (PIC). Ya ha empezado a prestar, en fase piloto, un servicio de recetas electrónicas que permite a los pacientes obtener los medicamentos que se les han recetado en cualquier país de la UE. Todo avance en nuestra comprensión del proceso de juicio y decisión en el ámbito clínico, y todo nuevo soporte para éste, podría ayudar a diseñar sistemas de HME más «inteligentes». El proyecto Transform (3) se dedica a desarrollar un «sistema sanitario de aprendizaje rápido», sustentado en una infraestructura computacional avanzada, que podría reforzar la seguridad del paciente y regular la realización y el volumen de la investigación clínica en Europa. El King's College de Londres está al frente del consorcio responsable, integrado por quince universidades europeas y dos socios privados. El propósito del proyecto consiste en integrar el apoyo a las decisiones directamente en los sistemas de historiales electrónicos que están a disposición de los facultativos y también en agilizar la selección, gestión y seguimiento de los pacientes en estudios científicos, haciendo posible que los sistemas de HME estén comunicados con bases de datos de investigación. Las ventajas de los HME desde el punto de vista del tiempo y el coste son inmensas, pero tampoco están exentos de riesgos; de hecho, plantean dudas importantes en lo relativo a la protección de los datos y a la privacidad de información médica dedicada. El proyecto TAS3 (4) abordó estos inconvenientes, y para ello desarrolla una arquitectura de TIC y servicios fiables con los que gestionar y procesar información personal distribuida. Esta arquitectura orientada a los servicios, implantable en múltiples sectores, resulta de especial utilidad para la sanidad electrónica, al permitir que pacientes, profesionales sanitarios, terceras partes de confianza e incluso sistemas automáticos de sensores introduzcan información y accedan a ella con la mayor seguridad. Se prevé que los sistemas de HME repercutan de manera trascendental en la eficiencia de los sistemas de atención sanitaria, pero el efecto más notable de la sanidad electrónica en cuanto a calidad de la atención probablemente se obtenga una vez se integre en aplicaciones de tecnología de sensores, seguimiento a distancia e inteligencia ambiental. Del seguimiento a distancia a robots de rehabilitación El uso de sensores implantables en prendas de ropa para vigilar los síntomas y signos vitales de los pacientes permite hacer un seguimiento estrecho de su estado y detectar al instante cualquier cambio relevante. Combinados con aplicaciones de teleasistencia e inteligencia ambiental, estos «sistemas de salud personal» permitirán al paciente no abandonar la comodidad de su hogar y mantener sus costumbres, recibiendo al mismo tiempo asistencia remota y ahorrándose los incómodos desplazamientos a la consulta médica. El proyecto Perform (5) ha desarrollado un sistema de vigilancia a distancia para personas aquejadas de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson. Los sensores avanzados desarrollados por el equipo de Perform se han probado en cuatro ensayos piloto en Grecia, España e Italia y están diseñados para acoplar los a prendas de ropa y accesorios para así vigilar el comportamiento del usuario y su capacidad de movimiento. A continuación los datos registrados se procesan y transmiten al sistema central para su evaluación, en función de lo cual los profesionales sanitarios pueden personalizar las tomas de la medicación y el tratamiento. «Perform permitirá a los médicos realizar evaluaciones estandarizadas y objetivas de la situación del paciente y efectuar ajustes personalizados del plan de tratamiento. Esto facilitará a los médicos la gestión de un número cada vez mayor de pacientes en tratamiento. La mejora de la asistencia generará un aumento de la calidad de vida, mayor autonomía y una mayor inclusión social de los pacientes», explica el equipo responsable del proyecto. El equipo responsable del proyecto Concerto (6), dedicado concretamente al aspecto de las comunicaciones de la telemedicina, está desarrollando tecnología de conexión en red que habilite aplicaciones multimedia e interactivas de sanidad electrónica a través de redes inalámbricas. El sistema de Concerto facilitará el diagnóstico temprano y la asistencia a distancia al generar, codificar y transmitir imágenes nítidas en tres y cuatro dimensiones. Por su parte, el proyecto Rewire (7) está desarrollando una plataforma de rehabilitación basada en realidad virtual y diseñada para pacientes convalecientes de una enfermedad, a quienes permitirá permanecer en casa durante gran parte del proceso de rehabilitación estando sometido, en un entorno de realidad virtual, a un seguimiento a distancia por parte de profesionales sanitarios. Otro enfoque de la rehabilitación en el propio hogar viene de la mano del proyecto SCRIPT (8), cuyos responsables están desarrollando dos prototipos de dispositivos robóticos cuya función primordial es ayudar a personas a recuperarse tras un accidente cerebrovascular .«SCRIPT reducirá el número de consultas hospitalarias y visitas a domicilio, por lo que contribuirá en gran medida a reducir los costes sanitarios y a mejorar la calidad y el nivel de los cuidados», aseguran los investigadores, coordinados por la Universidad de Hertfordshire (Reino Unido). Estos sistemas, desde el seguimiento a distancia y la inteligencia ambiental hasta la realidad virtual y la robótica, también contribuirán al desarrollo de entornos de «Vida cotidiana asistida por el entorno» (AAL) para atender a pacientes y personas que precisen cuidados y vigilancia a largo plazo, como los ancianos. Es muy probable que la AAL genere un mercado de grandes proporciones en los próximos años, dado que según las previsiones la población europea mayor de 65 años pasara de representar el 16,1 % del total en 2000 hasta el 27,5 % en 2050. «La población de Europa envejece, y una de las consecuencias es que cada vez hay más ancianos que viven solos. No tienen familiares cerca y tienen que dar con maneras de arreglárselas solos, porque se les puede olvidar tomar un medicamento o apagar el horno, pueden sufrir algún accidente doméstico. Se encuentran en una "zona de riesgos" que pueden no obstante mitigarse con las TIC», aseguró Theresa Skehan, del Instituto sueco de tecnologías de asistencia (SIAT). Skehan es la coordinadora del proyecto Monami (9), cuyo equipo de investigación trabaja en soluciones de interoperabilidad para aplicaciones de AAL. El proyecto Universaal (10) se dedica a integrar los conocimientos generados por distintos proyectos, entre ellos Monami, para crear una plataforma abierta estandarizada que facilite el desarrollo futuro de soluciones de AAL. Aunque deberá pasar algún tiempo para que algunas de las nuevas tecnologías lleguen a generalizarse, todas ellas cumplirán una función en el futuro a medida que los sistemas sanitarios europeos evolucionen hacia lo electrónico. En palabras de la propia Vicepresidenta Kroes: «En Europa estamos orgullosos, y con razón, de nuestros sistemas de atención sanitaria; pero para que tengan continuidad habrá que cambiar algunos aspectos. Debemos garantizar una atención sanitaria de gran calidad para los ciudadanos del mañana, estén donde estén en Europa, a un coste asumible para la sociedad y con la ayuda de soluciones inteligentes e innovadoras.» --- Los proyectos mencionados en el presente artículo contaron con fondos del Sexto o Séptimo Programa Marco de investigación. (1) Interoperabilidad semántica del conocimiento médico (2) Detección temprana de efectos adversos de fármacos a partir de expedientes clínicos y conocimientos biomédicos (3) Investigación traslacional y seguridad de los pacientes en Europa (4) Arquitectura de confianza para servicios compartidos con seguridad (5) Un sistema sofisticado de múltiples parámetros para la evaluación y seguimiento continuas y eficaces de la agitación motora en la enfermedad de Parkinson y otras afecciones neurodegenerativas (6) Transmisión de contenidos consciente del contexto para aplicaciones sanitarias interactivas micro-multimedia (7) Salida rehabilitadora en entornos domésticos receptivos (8) Cuidados y rehabilitación con supervisión empleando telerrobótica personal (9) Popularización de la inteligencia ambiental (10) Plataforma abierta universal y especificación de referencia para la vida cotidiana asistida por el entorno Enlaces útiles: - el 7PM en CORDIS - el PIC en EUROPA - TIC al servicio de la salud, en EUROPA - Programa de Apoyo a la Política en materia de TIC en EUROPA - epSOS en EUROPA - SemanticHealthNet en CORDIS - EU-ADR, antes llamado ALERT, en CORDIS - Transform en CORDIS - TAS3 en CORDIS - Perform en CORDIS - Concerto en CORDIS - Rewire en CORDIS - SCRIPT en CORDIS - Monami en CORDIS - Universaal en CORDIS Artículos relacionados: - Reportaje - Seguros, más activos e independientes: las ventajas probadas de la tecnología para la «vida asistida por el entorno» - Reportaje - Un mercado abierto de aplicaciones de vida cotidiana asistida por el entorno para personas mayores - Reportaje - Dr. Robot, neurocirujano - Reportaje - El don tecnológico sueco - Reportaje - Cirugía menos invasiva mediante robots diminutos