Skip to main content

European Research Infrastructures for Nuclear Data Applications

Article Category

Article available in the folowing languages:

Facilitar la gestión de los residuos nucleares

En un momento en el que cobran cada vez más protagonismo las alternativas al consumo de combustibles fósiles, la energía nuclear tendrá un papel importante. Un consorcio europeo ha ampliado las perspectivas de uso de la energía nuclear al aportar datos necesarios para reducir los residuos radiactivos de vida larga.

Cambio climático y medio ambiente

Los reactores de cuarta generación, que comenzarán a implantarse entre 2020 y 2030, incorporan seis conceptos de diseño avanzado. Incorporan tecnología pensada para la sostenibilidad, la economía, la seguridad, la fiabilidad y la resistencia a la proliferación. Un pilar importante de todas estas características es la gestión eficaz de los residuos radiactivos. La transmutación o transformación de las fuentes de radiactividad de vida larga en materiales estables de vida corta será un aspecto de gran importancia. No solo mejorará la sostenibilidad de los futuros reactores nucleares sino que reducirá la radiotoxicidad de los inventarios de residuos actuales. La evaluación y el desarrollo precisos de tecnologías apropiadas solo puede ser posible con una base de datos nuclear fiable. Fruto del proyecto financiado con fondos europeos «European research infrastructures for nuclear data applications» (ERINDA) se creó una red de instalaciones y expertos que proporcionasen la información necesaria. La tecnología de haz de neutrones es el principal objeto de las últimas investigaciones en transmutación de residuos radiactivos. El consorcio del proyecto ERINDA agrupó a destacadas instalaciones de datos de neutrones de Europa que compartieron generosamente su valioso tiempo de haz. El objetivo era crear el banco de datos necesario para desarrollar simulaciones realistas capaces de predecir las condiciones de funcionamiento de los sistemas de reactores innovadores. El acceso transnacional, posible gracias a la financiación de la que disfrutó el consorcio ERINDA, permitió contar con más de tres mil horas de tiempo de haz en veintiséis experimentos. Se promovió vivamente la participación de estudiantes de doctorado y de posdoctorado. Otras dieciséis visitas cortas que sumaron un total de 106 semanas de duración dieron a los científicos la oportunidad de intercambiar ideas y recursos en los centros participantes en el consorcio. La coordinación de la investigación sobre las mediciones de los datos nucleares está acelerando el desarrollo de bases de datos necesarias para disponer de modelos más precisos de los conceptos de reactor nuclear propuestos. Los resultados del proyecto ERINDA ya han mejorado la simulación del proceso de fisión nuclear en una amplia serie de núclidos y energías objeto de estudio. A su vez, esto dará lugar a que se desarrollen con más rapidez tecnologías que mejoren la gestión de los residuos nucleares y la seguridad de los reactores nucleares, algo que será beneficioso para todas las partes.

Palabras clave

Nuclear, gestión de residuos nucleares, energía nuclear, residuos radiactivos, radiactividad de vida larga, reactores nucleares, radiotoxicidad, datos nucleares, transmutación, datos de neutrones, sistemas de reactores, seguridad del reactor

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación