Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Mecanismos que rigen la pérdida de memoria en pacientes con demencia

Se han descubierto dos proteínas determinantes en el déficit cognitivo asociado al Alzheimer y otras formas de demencia. Unos científicos financiados por la Unión Europea han diseñado tratamientos dirigidos que se espera ayuden a millones de pacientes.

Salud

La memoria es un proceso mediado principalmente por señales neuronales que se transmiten a través del espacio sináptico, pequeño espacio entre dos neuronas. Por lo tanto, la disfunción sináptica juega un importante papel en la pérdida de memoria, característica distintiva del Alzheimer y que se observa en la mayoría de los tipos de demencia. A nivel molecular, el Alzheimer se caracteriza por la aparición de agregados atípicos insolubles formados por dos proteínas, el péptido beta-amiloide (Abeta) y tau. La primera contribuye a la formación de placas neuríticas extracelulares y la segunda de ovillos neurofibrilares intracelulares. Las modificaciones patológicas presentes en el Alzheimer sugieren que la acumulación de Abeta induce la alteración patológica de tau; sin embargo, estos mecanismos aún no se conocen. El proyecto «Memory loss in Alzheimer disease: Underlying mechanisms and therapeutic targets» (MEMOSAD), financiado con fondos europeos, se inició con objeto de identificar las formas de tau y Abeta tóxicas, sus mecanismos de toxicidad y sus interconexiones. El fin último del proyecto era la identificación de posibles dianas terapéuticas para luchar contra la devastadora e irreversible pérdida de memoria presente en pacientes con Alzheimer y otras enfermedades conexas. Los científicos utilizaron cultivos primarios de neuronas y modelos animales para desvelar los procesos en cuestión. También investigaron los efectos de diversas formas de Abeta bien definidas y las consecuencias funcionales del metabolismo y la agregación atípicos de tau en diversos sustratos moleculares de la función sináptica. Los miembros de MEMOSAD colaboraron para generar con éxito inhibidores de la agregación de Abeta y lograron mejorar la memoria en dos modelos de roedor. Además, validaron el uso de la inmunoterapia de tau para el tratamiento del Alzheimer y otras enfermedades afectadas por esta proteína. Tras la vacunación se observó una reducción de la agregación de tau y un retraso en la aparición de déficits cognitivos. Las dianas identificadas representan un avance importante para evitar o retrasar la progresión del Alzheimer. Además, pueden resultar útiles como herramienta diagnóstica o como biomarcador de esta enfermedad, otras formas de demencia y trastornos neurodegenerativos conexos como el Parkinson. El Alzheimer y la demencia representan una prioridad en los sistemas sanitarios de todo el mundo. MEMOSAD ha contribuido en gran medida a reducir el impacto de estas patologías en los pacientes afectados, sus cuidadores y los sobrecargados sistemas sanitarios.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación