Skip to main content

Traffic Management for the 21st Century

Article Category

Article available in the folowing languages:

Los vehículos conectados y automatizados podrían acabar con las congestiones de las carreteras

¿Los vehículos altamente automatizados pueden comportarse mejor que los coches tradicionales en atascos de tráfico? La cooperación entre los sistemas de transporte inteligente de los vehículos a través de vehículos conectados puede ofrecer una solución.

Transporte y movilidad

La seguridad y la comodidad de conductores y pasajeros es la base del desarrollo de los vehículos altamente automatizados. Con todo, a pesar de evocar la imagen de calles urbanas con un tráfico que fluye libremente, los vehículos automatizados no supondrán el fin de las congestiones a menos que se apliquen los conceptos de gestión de tráfico adecuados. Impulsado por el potencial de los sistemas de automatización y comunicación de vehículos (VACS, por sus siglas en inglés) inteligentes de nueva aparición, el proyecto TRAMAN21, financiado por el Consejo Europeo de Investigación de la Unión Europea, trabajó en nuevos métodos y herramientas de gestión del tráfico adecuados para la era del transporte conectado. La idea consiste en garantizar que el tráfico circule tan fluida y eficientemente como sea posible, y evitar posibles atascos y retrasos provocados por el comportamiento humano. Nuevos modelos que abarcan tanto micro como macroescalas La modelización del flujo de tráfico basada en los VACS es fundamental para diseñar y probar métodos de gestión de tráfico eficientes. Las trayectorias de los vehículos, el tiempo y las distancias entre coches son las características más importantes del flujo de tráfico microscópico. Los investigadores sostienen que gestionar el comportamiento de un vehículo individual puede influir en las características del flujo de tráfico macroscópico (intensidad, densidad y velocidad). «Adaptar adecuadamente los movimientos microscópicos de los vehículos constituye una manera de mejorar el flujo de tráfico general de las carreteras urbanas», señala el profesor Markos Papageorgiou, director del Laboratorio de Sistemas Dinámicos y Simulación de la Universidad Técnica de Creta (Grecia). Basándose en el «software» de modelización del tráfico Aimsun Next, los investigadores probaron el efecto de las tecnologías cooperativas a bordo en el comportamiento microscópico de los vehículos. El simulador llevó a cabo evaluaciones del funcionamiento del tráfico a gran escala de red. Además, desarrollaron avanzados modelos del flujo de tráfico macroscópico de primer y segundo orden, y nuevos métodos numéricos para aproximarlos. Se ampliaron las metodologías con el fin de abarcar autopistas de varios carriles y tráfico mixto. Además de automatizado, cooperativo Los sensores fijos tradicionales recopilan datos del tráfico de los vehículos que pasan por la ubicación en la que están instalados en la autopista. «Los vehículos conectados y automatizados representan una nueva fuente de datos del tráfico que será más habitual en un futuro próximo. Los datos móviles recopilados por los sensores móviles distribuidos de vehículos equipados con tecnología inteligente no solamente medirán la información del tráfico, sino también la comunicarán en tiempo real», explica el profesor Papageorgiou. TRAMAN21 desarrolló unos métodos de estimación del flujo de tráfico fiables y sólidos que superan el estado de la técnica en términos de precisión y simplicidad. Un concepto de control de tráfico innovador que se desarrolló y probó en TRAMAN21 fue la incorporación cooperativa. El sistema ayuda a los conductores en las maniobras de cambio de carril en zonas en que acaban o se unen carriles creando y manteniendo intervalos de tiempo o espacio adecuados en el tráfico para el coche que se incorpora. Los investigadores estudiaron asimismo cómo el control de crucero adaptativo podía mejorar los flujos de tráfico. La tecnología ajusta los intervalos de tiempo entre los coches para atajar la congestión y reducir los atascos fantasma. Combinación de sistemas de control de autopistas convencionales La práctica actual del control del tráfico en autopistas aplica medidas de control que son independientes unas de otras y, de algunas de ellas, no existen pruebas de que contribuyan positivamente a mitigar las congestiones. «La aplicación sobre el terreno de nuevas estrategias de control que emplean controles de acceso y límites de velocidad variables de forma integrada puede dar lugar a una mejora considerable de los tiempos de viaje, el consumo de combustible, la contaminación ambiental y la seguridad del tráfico», señala el profesor Papageorgiou. TRAMAN21 ha estado haciendo pruebas en una autopista cerca de Melbourne (Australia) y actualmente está utilizando límites de velocidad variables y controles de acceso para intervenir activamente en el tráfico a fin de mejorar los flujos. Los investigadores esperan que las pruebas consigan que el viaje de los motoristas sea más fácil y eficiente.

Palabras clave

TRAMAN21, congestión, vehículos automatizados, gestión del tráfico, vehículos conectados, control del tráfico, controles de acceso, incorporación cooperativa, control de crucero adaptativo

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación