Skip to main content

TARASÓL - The pioneering bio-marine liposomal Sunscreen released to the skin upon sunlight exposure

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un protector solar comestible

El uso cotidiano de productos de belleza y cuidado personal expone a las personas a más de cien sustancias químicas con potenciales efectos tóxicos, por lo que se requieren soluciones alternativas que sean más respetuosas con la piel y el medio ambiente.

Sociedad
Alimentos y recursos naturales
Investigación fundamental

Muchas sustancias químicas presentes en los productos de belleza, como los parabenos o los ftalatos, tienen efectos tóxicos adversos en los seres humanos y el medio ambiente. Incluso las moléculas de filtro ultravioleta (UV) presentes en las cremas de protección solar diseñadas para proteger contra la exposición a la luz solar son absorbidas por el cuerpo, lo que provoca efectos disruptivos en el sistema endocrino. Para abordar este problema, el proyecto financiado con fondos europeos TARASÓL desarrolló una formulación innovadora de protector solar totalmente orgánica y exenta de riesgos. El filtro solar ha sido diseñado, desarrollado y comercializado por la empresa islandesa Taramar. Tal y como el profesor Gudrun Marteinsdottir, fundador y director general de Taramar, explica: «TARASÓL es el resultado de años de investigación fundamental en biología marina y ciencias de la nutrición que ha dado lugar a nuevos conocimientos sobre las propiedades funcionales de las algas marinas». Utilización de las propiedades de las algas marinas para la protección solar El equipo de científicos de Taramar desarrolló un método dirigido a fabricar productos para el cuidado de la piel de base acuosa utilizando compuestos únicos con propiedades beneficiosas para la piel y el cuerpo. La investigación se ha llevado a cabo en colaboración con universidades e institutos de investigación europeos y estadounidenses, y la mayoría de los resultados se han publicado en revistas científicas. Los resultados de la investigación demostraron que las algas marinas islandesas tienen características antioxidantes similares a las del té verde y los arándanos. Los extractos de algas marinas tienen la capacidad de estimular las respuestas inmunomoduladoras y proteger las células cutáneas del envejecimiento. Tras superar una serie de retos de investigación y desarrollo, los científicos de Taramar lograron producir un filtro UV que no contiene las sustancias químicas tóxicas y nocivas utilizadas actualmente en la mayoría de los productos de belleza del mercado. Asimismo, descubrieron métodos seguros y naturales para preservar las propiedades funcionales de las moléculas bioactivas de las algas marinas al tiempo que se inhibe el crecimiento microbiano con la tecnología NoTox™. Como resultado, el filtro UV de TARASÓL no contiene conservantes convencionales y es 100 % seguro para la piel y el cuerpo. Las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de las algas marinas ofrecen beneficios adicionales y claramente visibles para la piel. Los investigadores descubrieron que algunos compuestos orgánicos, como el colágeno y la vitamina C, no pueden transferirse fácilmente sobre las membranas celulares. Por lo tanto, encapsularon los componentes de las algas marinas en un sistema de administración basado en liposomas que estabiliza y libera el filtro UV bioactivo tras la exposición a la luz solar. Comercialización de TARASÓL Al igual que las demás fórmulas desarrolladas por Taramar, el producto innovador TARASÓL consiste en una formulación totalmente natural que lo hace técnicamente comestible y estable a temperatura ambiente durante más de un año. El profesor Marteinsdottir afirma: «Actualmente, no existe ningún producto similar a TARASÓL en el mercado». Según el profesor Marteinsdottir, el siguiente paso de Taramar es «optimizar todos los procesos así como establecer la producción, el mercado y la distribución». Se calcula que el mercado mundial de los productos de belleza y cuidado personal ecológicos crece a una tasa aproximada del 10 % anual, y se estima que el valor de los productos de protección solar ecológicos asciende a casi 200 millones de euros anuales. Se prevé que TARASÓL sea un éxito comercial, lo que aumentará significativamente los ingresos de la empresa y permitirá duplicar el número de puestos de trabajo para el año 2023. Teniendo en cuenta el efecto relacionado con la salud de las sustancias químicas presentes en los cosméticos en la función endocrina y la fertilidad, TARASÓL ofrece una alternativa más segura, brindando a las personas la oportunidad de tomar el sol sin poner en riesgo su salud.

Palabras clave

TARASÓL, algas marinas, filtro UV, antioxidante, bioactivo, antiinflamatorio, liposoma, tecnología NoTox™

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación