Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un equipo de diagnóstico para la enfermedad inflamatoria intestinal

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es una inflamación aguda del intestino delgado que deriva en una lesión generalizada de la barrera intestinal. Dada la enorme reducción de la calidad de vida de los pacientes con EII, existe una necesidad urgente para desarrollar un diagnóstico precoz.

Salud

En la actualidad, el diagnóstico de la EII se basa en la evaluación de parámetros indirectos, como los marcadores de inflamación sistémica en plasma y heces. La evaluación de los pacientes se limita a métodos muy invasivos, como la biopsia, o medios cualitativos, como la imagen por resonancia magnética y la colonoscopia por microcápsulas. La capacidad para determinar lesiones en la pared intestinal, características de una patología previa a la EII conocida como síndrome del intestino permeable (LGS, por sus siglas en inglés), facilitaría el tratamiento precoz y mejoraría el resultado del paciente. Evaluación no invasiva de las lesiones intestinales En condiciones normales, las células intestinales crean una barrera física que ayuda al intestino a controlar estrictamente cada proceso de absorción. En pacientes con LGS y EII, estas conexiones celulares se pierden, lo que compromete el control del intercambio de productos de digestión, permitiendo que bacterias y productos tóxicos se filtren al torrente sanguíneo. Para ayudar a la toma de decisiones clínicas, el proyecto financiado con fondos europeos PermeAbility desarrolló una nueva prueba patentada para cuantificar la permeabilidad intestinal, un parámetro clave para determinar la integridad y el funcionamiento correcto del intestino. «La idea era desarrollar una prueba no invasiva que pudiera ayudar a identificar a los pacientes con alto riesgo de EII», explica João Silva, coordinador del proyecto. La prueba PermeAbility emplea una molécula que es totalmente segura y que no interactúa biológicamente con ninguna parte del tracto gastrointestinal cuando se ingiere. Si existe alguna lesión en la pared intestinal, la molécula alcanzará el torrente sanguíneo y se eliminará a través de la orina en un plazo de seis horas. La prueba de orina para detectar la presencia del compuesto ingerido proporciona una medida muy sensible para evaluar con precisión el grado de permeabilidad intestinal. Ester valor es proporcional a la existencia de lesiones intestinales. Aunque la validación clínica de la prueba está pendiente, los modelos preclínicos ofrecen resultados prometedores sobre su eficacia. Mediante el empleo de animales con diferentes niveles de permeabilidad intestinal, el equipo logró detectar lesiones intestinales y demostrar la seguridad del producto. El futuro de la prueba PermeAbility Según Silva, el logro más destacable consistió en el acuerdo de un plan estratégico para la certificación y la aprobación comercial, dadas las prestaciones límite entre un medicamento y un dispositivo del producto de la prueba PermeAbility. Tras abordar los retos normativos durante la fase de clasificación de productos, los socios han ideado una estrategia comercial y, actualmente, están buscando financiación a través de inversiones. La alta sensibilidad y la naturaleza no invasiva de la prueba, así como su uso fácil y sencillo, ponen de manifiesto sus ventajas en comparación con la metodología existente. Es más, su bajo coste representa una característica atractiva que contribuirá a que se convierta en parte de la batería de pruebas de rutina de los programas nacionales de salud. Hay más de 1 900 millones de personas en todo el mundo en riesgo de padecer lesiones intestinales tempranas y 4 millones de pacientes con EII que aún no han sido diagnosticados. Además, el 35 % de las cirugías intestinales son innecesarias, lo que supone una gran carga sanitaria. «La prueba constituye una herramienta excelente para examinar, diagnosticar y controlar el inicio y la progresión de la enfermedad», continúa Silva. Gracias a su capacidad para detectar microlesiones, es posible diagnosticar una disfunción intestinal en una fase muy temprana previa al desarrollo de la EII. La prueba PermeAbility es una solución novedosa para cuantificar directamente las lesiones características del LGS y la EII en aras de minimizar costes quirúrgicos innecesarios. Es más, la detección de la enfermedad en su fase inicial contribuirá a un tratamiento preventivo o terapéutico precoz, lo que reducirá su evolución al estadio de enfermedad crónica, que constituye uno de los problemas de los países occidentalizados.

Palabras clave

PermeAbility, prueba, enfermedad inflamatoria intestinal (EII), síndrome del intestino permeable (LGS). permeabilidad intestinal, orina

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación