Skip to main content

CONtrol of COmmunity-acquired MRSA: Rationale and Development of counteractions

Article Category

Article available in the folowing languages:

La comprensión de la genética de las cepas de «superbacterias»

Hasta hace poco, las cepas de Staphylococcus aureus resistentes a la meticilina (MRSA, o SARM) eran un problema exclusivo de los hospitales (HA-MRSA). La aparición de cepas de MRSA en comunidades y granjas ha incitado a los científicos a investigar los mecanismos subyacentes al éxito ecológico de S. aureus.

Salud

Las primeras descripciones de epidemias de MRSA en pacientes sin antecedentes de hospitalizaciones datan de la década de 1990. Desde entonces, los MRSA asociados a comunidades y a ganado (CA-MRSA y LA-MRSA, respectivamente) se han convertido en una causa importante de infecciones. Los aislados de MRSA son portadores del gen de resistencia a la meticilina mecA, ubicado en el casete cromosómico estafilocócico mec o SCCmec. Desde un punto de vista genético, la mayoría de los tipos de HA-MRSA pertenecen al complejo clonal 5, mientras que el CA-MRSA ofrece una mayor variabilidad genética. El éxito del CA-MRSA a la hora de establecerse en las comunidades constituye el cambio más alarmante en la epidemiología del MRSA. Resulta pues fundamental entender los mecanismos implicados para poder gestionar o prevenir dicha infección bacteriana. En este contexto , los socios del proyecto financiado por la Unión Europea «Control of community-acquired MRSA: Rationale and development of counteractions» (CONCORD) se propusieron estudiar a fondo la colonización por CA-MRSA. Para lograrlo, se concentraron en las diferencias genéticas y transcripcionales de las diferentes cepas de MRSA que aparecen en Europa, y evaluaron de qué manera podrían influir en la fisiología de las bacterias. Tras recolectar y caracterizar molecularmente un gran conjunto de MRSA procedentes de aislados europeos, los investigadores llegaron a la conclusión de que algunos tipos de bacterias resistentes se originaron en el Viejo Continente, mientras que otros se importaron. Curiosamente, la mayoría de estas cepas demostraron ser resistentes a otros antibióticos, mientras que las cepas de MRSA asociadas al ganado (LA) presentaron, a mayores, resistencia al zinc, una propiedad que se atribuye al gen csrC. Los estudios de difusión revelaron un patrón de difusión recíproca entre las personas y los animales, que, sin embargo, se producía a una velocidad muy baja. Los científicos consiguieron asimismo probar la hipótesis de que pequeños cambios en el contenido genético de S. aureus pueden dar lugar a diferencias fisiológicas y descubrieron que la alteración del gen de la beta-toxina afectaba a la adaptación del virus al hospedador. Por otra parte, también pudieron demostrar que una presión antibiótica elevada impulsaba la pérdida de ARN ribosomal en aislados de HA-MRSA y fibrosis quística. Los científicos creen que, si bien estos eventos facilitan el desarrollo de la resistencia, también van en detrimento de la salud de las cepas y su posterior éxito en la comunidad. En contraste, observaron que las cepas de CA-MRSA, que sí conservaban sus copias de ARNr, estaban en mejor estado y se propagaban más fácilmente en la comunidad. Mediante novedosos modelos matemáticos, los investigadores de CONCORD crearon la oportunidad de estudiar las transmisiones de MRSA entre granjas y entre hospitales. Las Administraciones nacionales podrían utilizar estas herramientas para estimar el potencial de transmisión de las cepas de MRSA, evaluar el riesgo para las personas y el ganado y poder tomar las medidas pertinentes.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación