Skip to main content

Piloting Automated Driving on European Roads

Article Category

Article available in the folowing languages:

La conducción automatizada en Europa

Los vehículos inteligentes tendrán importantes repercusiones en nuestras carreteras e infraestructuras de transporte. Dos iniciativas financiadas con fondos europeos están desarrollando y probando funciones de conducción para explorar el potencial de la movilidad y el transporte automatizados con el fin de mejorar la seguridad vial y el flujo de tráfico.

Transporte y movilidad

Un equipo de investigadores europeos ha probado tecnologías automatizadas para mejorar la comodidad y seguridad del conductor, el flujo de tráfico y el comportamiento medioambiental. El proyecto AdaptIVe probó innovaciones que tienen en cuenta las necesidades del conductor y el entorno jurídico actual. «Los hallazgos contribuyen a la iniciativa enormemente ambiciosa financiada con fondos europeos L3Pilot, que ayuda a comprender mejor cómo los vehículos automatizados pueden integrarse de forma efectiva en la infraestructura europea de transportes», comenta el coordinador del proyecto Aria Etemad de Volkswagen Group Research. AdaptIVe optimizó la interacción entre los conductores y las tecnologías automatizadas aplicando el enfoque de «control compartido» a través de una serie de sistemas, que incluyen interacción vehículo a vehículo, sensores de obstáculos y tecnologías que responden al estado del conductor. Los investigadores probaron además cuatro de los cinco niveles de automatización de la Sociedad de Ingenieros de la Industria Automovilística (SAE), que son asistida, parcial, condicional y alta automatización, empleando vehículos de demostración que van desde coches urbanos a turismos más grandes, y un vehículo pesado de transporte de mercancías. El desarrollo de las pruebas implicó tres escenarios: corta distancia, urbano y autopistas. La prueba de corta distancia incluía maniobras para estacionar o maniobras en aglomeraciones a velocidades inferiores a 30 km/h. Los escenarios urbanos abarcaron una serie de contingencias de tráfico cotidianas a velocidades de 10 a 70 km/h, con dificultades derivadas de la complejidad del entorno y la densidad del tráfico. Los escenarios en autopistas presentaron vehículos que circulaban a hasta 130 km/h y se probaron maniobras como cambios de carril y filtración del tráfico. Una importante iniciativa europea Los investigadores aplicaron los resultados de AdaptIVe al proyecto L3Pilot, el mayor estudio financiado con fondos europeos de este tipo en el que 1 000 conductores probaron cien vehículos automatizados en distintas condiciones en diez países europeos. La iniciativa tiene como objetivo determinar la viabilidad de la conducción automatizada como un medio seguro y eficiente de transporte, centrándose en pruebas a gran escala de funciones de nivel 3 SAE, con la evaluación adicional de algunas funciones de nivel 4. La investigación abarca una gran variedad de situaciones de conducción, como el estacionamiento, el adelantamiento en autopistas y la conducción a través de intersecciones urbanas. Los valiosos datos recogidos ayudarán a evaluar aspectos técnicos, la aceptación de los usuarios, la conducción y los hábitos de viaje, y las repercusiones en el tráfico y la seguridad para crear un entorno de pruebas normalizado en toda Europa para la conducción automatizada. «Entonces estaremos preparados para llevar a cabo pruebas de funcionamiento a gran escala sobre el terreno en las carreteras públicas», destaca Etemad. Conducción más segura y eficiente Los investigadores recopilarán también mejores prácticas sobre el desarrollo de funciones de conducción automatizada y elaborarán un código de prácticas. «Estas describen un proceso típico de diseño y desarrollo de funciones de conducción automatizada, con prácticas listas de verificación y aspectos relacionados con la seguridad, así como métodos para confirmar el funcionamiento seguro de las funciones de conducción automatizada», explica Etemad. Además, los socios del proyecto investigarán las repercusiones de las funciones de conducción automatizada en distintas condiciones de tráfico y determinarán la solidez técnica del sistema y la ciberseguridad. Asimismo, se centrarán en el usuario teniendo en cuenta una gran variedad de aspectos demográficos, tales como el género y la edad, en la evaluación de los sistemas de conducción automatizada. Por último, L3Pilot elaborará conclusiones sobre los aspectos técnicos, la aceptación de los usuarios, la conducción y los hábitos de viaje, y las repercusiones de la conducción automatizada en el tráfico. «Determinaremos la seguridad, la eficiencia, la movilidad y el impacto económico de las aplicaciones de conducción automatizada. De este modo, tendremos en cuenta las condiciones del tráfico automatizado mixto basadas en datos de pruebas piloto realizadas en el mundo real y proporcionaremos un análisis coste-beneficio de Europa en su conjunto», destaca Etemad.

Palabras clave

AdaptIVe, L3Pilot, conducción automatizada, seguridad, carretera, Sociedad de Ingenieros de la Industria Automovilística (SAE), transporte

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación