Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Unos medicamentos de uso generalizado para la tensión arterial podrían poner en peligro el corazón

Un grupo de científicos que ha empleado datos reales de dos países europeos ha descubierto que un determinado tipo de fármaco que se receta para bajar la tensión arterial en realidad podría incrementar el riesgo de paro cardíaco.

Salud

Los fármacos basados en una molécula llamada dihidropiridina se suelen recetar para tratar la hipertensión y la angina de pecho, un dolor en el pecho causado por una reducción del flujo sanguíneo que llega al corazón. Sin embargo, es posible que estos mismos fármacos incrementen el riesgo de sufrir un paro cardíaco repentino (PCR). Dado que, durante un PCR, el corazón deja de bombear sangre al mismo corazón y otros órganos vitales, la imposibilidad de recibir un tratamiento a tiempo puede resultar letal. El PCR representa hasta la mitad de todas las muertes provocadas por enfermedades cardiovasculares en los países industrializados. La mayoría de las veces, es el resultado de irregularidades letales en el ritmo cardíaco debidas a trastornos en la actividad eléctrica del corazón. Tales trastornos pueden deberse a una serie de factores que afectan los canales iónicos del corazón, que, cuando se bloquean, acortan el potencial de acción de las células cardíacas. El potencial de acción se refiere al cambio de potencial eléctrico cuando un impulso se desplaza por la membrana de una célula muscular o nerviosa. El acortamiento de la duración del potencial de acción puede causar las mencionadas irregularidades en el ritmo cardíaco que se conocen como taquicardia ventricular o fibrilación ventricular (TV/FV). Como los fármacos a base de dihidropiridina bloquean los canales de calcio, existe la preocupación de que puedan incrementar el riesgo de PCR. Un grupo de investigadores, con el apoyo del proyecto financiado con fondos europeos ESCAPE-NET, se propusieron determinar si es así. En su estudio, querían determinar si el nifedipino y el amlodipino, las dos dihidropiridinas más recetadas en los Países Bajos, están relacionadas con un mayor riesgo de paro cardíaco extrahospitalario (PCE). Los científicos llevaron a cabo estudios de control de casos empleando datos con base poblacional de registros de PCE atendidos por servicios de urgencias de Dinamarca y los Países Bajos. Los casos estudiados eran víctimas de PCE mayores de 18 años con TV/FV documentada por presuntas causas cardíacas. Un total de 2 503 casos de PCE se compararon con 10 543 controles sin PCE en el registro neerlandés y 8 101 casos de PCE con 40 505 controles sin PCE en el registro danés.

Resultados de la investigación sobre los bloqueadores del canal de calcio

Según los hallazgos del estudio, una elevada dosis de nifedipino está asociada a un incremento del riesgo de sufrir un PCE en la población general. Sin embargo, esto no es así con bajas dosis de nifedipino o cualquier dosis de amlodipino. Los investigadores encontraron diferencias en las propiedades electrofisiológicas celulares de las concentraciones utilizadas clínicamente de ambos fármacos y recomendaron un ajuste cuidadoso de la dosis de nifedipino. Tal y como explican los autores en el estudio: «El acortamiento del potencial de acción puede contribuir al incremento del riesgo de PCE derivado de una elevada dosis de nifedipino. Esto también explicaría por qué una elevada dosis de nifedipino, pero no una baja dosis de nifedipino o amlodipino, está relacionada con un mayor riesgo de PCE: una elevada dosis de nifedipino causa un mayor acortamiento del potencial de acción que las otras dos condiciones. Cabe destacar que, a pesar de que el amlodipino bloquea los canales de calcio de tipo I de las células cardíacas con concentraciones similares al nifedipino, el grado de bloqueo de ICa,L en la práctica clínica es menor en el caso del amlodipino que en el del nifedipino, porque las dosis recetadas (y la concentraciones en plasma) de amlodipino son significativamente inferiores». Los hallazgos del proyecto ESCAPE-NET (European Sudden Cardiac Arrest network: towards Prevention, Education and NEw Treatment) proporcionan datos que pueden ayudar a crear futuras estrategias para evitar este efecto perjudicial del nifedipino. Según los autores, estas estrategias podrían implicar la identificación de los individuos vulnerables y la limitación de las dosis recetadas. Para obtener más información, consulte: Sitio web del proyecto ESCAPE-NET

Países

Países Bajos

Artículos conexos