Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Especies reactivas del oxígeno que mantienen bajo control el sistema inmunitario durante la inflamación

La inflamación es la pesadilla del envejecimiento saludable y el elemento precursor de la enfermedad crónica. El proyecto financiado con fondos europeos REDOXIT ha puesto en marcha una nueva estrategia terapéutica para controlar las respuestas inmunitarias e inflamatorias que «se van de las manos».

Salud

Los objetivos del proyecto REDOXIT fueron cuando menos ambiciosos. Tuvieron que equilibrar la transferencia de conocimientos entre tres universidades europeas y una empresa biotecnológica, Redoxis AB de Lund (Suecia), así como obtener una perspectiva nueva sobre enfoques novedosos para tratar las enfermedades autoinmunitarias, como la artritis reumatoide y el lupus eritematoso sistémico.

Formación de investigadores y lucha contra las enfermedades en pie de igualdad

El proyecto Marie Skłodowska-Curie se centró en desarrollar las competencias técnicas e interpersonales para ayudarles a triunfar en las industrias pluridisciplinarias y altamente competitivas de la actualidad. «Los investigadores que pasaron tiempo en la industria recibieron formación sobre las nuevas competencias técnicas y relacionadas con la innovación, así como acerca del mundo comercial, mediante un acompañamiento informal», explica Helen Griffiths, profesora de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Surrey y coordinadora del proyecto. «Hoy en día, los investigadores científicos necesitan contar con diversas competencias diferentes. Además de ser capaces de diseñar y llevar a cabo grandes experimentos de laboratorio, deben comprender la manera en que una investigación puede crear propiedad intelectual y cómo difundir la ciencia de manera eficaz», continúa. «El desarrollo de investigadores noveles en el marco de este proyecto es una de las cosas de las que estoy más orgullosa», comenta con Helen con entusiasmo. Cinco de los ocho investigadores recibieron titulaciones de nivel más alto y el trabajo colaborativo fue fundamental para su éxito. Por otra parte, tres de los investigadores noveles ya han conseguido puestos en la industria. Los hallazgos científicos clave incluyen dos nuevas entidades químicas que resultaron eficaces para el tratamiento de modelos de artritis y lupus. Modificaron el comportamiento de una célula inflamatoria, el neutrófilo, un tipo de glóbulo blanco, para dirigirlo hacia la resolución de la inflamación. «También identificamos nuevos objetivos proteicos para medir los efectos de los compuestos de Redoxis. Los oxidantes producidos lograron modificar la actividad de las proteínas de la membrana y prevenir una mayor activación inmunitaria», añade Helen Griffiths.

Previsión de personal para la investigación futura

Uno de los principales retos fue hacer una previsión del personal que estaría disponible para intercambios aproximadamente cinco años antes de la finalización del proyecto, en el momento de la solicitud de la subvención. La mayoría de los doctorados duran cuatro años, por lo que los estudiantes que estaban allí antes de que comenzara el proyecto no seguían allí a la finalización de este. «Con el fin de acomodar al personal recién incorporado hacia la finalización del proyecto en el programa de intercambio, esperábamos poder ampliar el proyecto para permitir que acudiesen los últimos investigadores incorporados», señala Helen. Desafortunadamente, esto no se ajustaba a las normas del programa, por lo que REDOXIT tuvo que reducir el alcance del trabajo que había previsto.

Continúa la lucha contra los trastornos inflamatorios

Mi equipo está encantado de poder continuar como socios de investigación en un proyecto nuevo, NeutroCure. «Nuestro próximo proyecto, dirigido por la Universidad de Erlangen, constituirá el primer intento de lograr una solución innovadora para controlar la producción de especies reactivas del oxígeno (ERO) y tratar así la inflamación descontrolada de forma dirigida, de manera que se reduzcan al mínimo los daños colaterales», explica Helen Griffiths. NeutroCure está formado por seis socios del mundo académico y una pyme que promoverá la comercialización de los nuevos fármacos. Helen concluye con su visión de los logros técnicos en este y su próximo proyectos de investigación: «Esperamos que este proyecto tenga un gran impacto positivo al ofrecer soluciones terapéuticas que no se habían explorado antes para los trastornos patológicos graves causados por la producción de ERO desreguladas».

Palabras clave

REDOXIT, inflamación, ERO, especies reactivas del oxígeno, artritis, lupus, neutrófilo, envejecimiento, enfermedad crónica

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación