Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un innovador dispositivo que administra inyecciones oculares para la degeneración visual

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es la principal causa de discapacidad visual entre las personas de edad avanzada y afecta a más de treinta millones de personas en todo el mundo. Para facilitar la administración de fármacos en los ojos, unos investigadores europeos han desarrollado un nuevo dispositivo.

Salud

La DMAE provoca que las células retinianas de la mácula (el punto de visión más nítido) mueran gradualmente, lo cual dificulta actividades cotidianas como leer y conducir. Independientemente de la velocidad a la que aparezca la afección, si no se trata, las últimas fases conducen a una pérdida irreversible de la visión. Desde 2006, el tratamiento contra el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF, por sus siglas en inglés) ha hecho frente radicalmente a la DMAE, deteniendo el crecimiento anómalo de los vasos sanguíneos en los ojos de los pacientes. Para la administración de los fármacos se requieren inyecciones intravítreas, un método que provoca molestias a los pacientes y, en consecuencia, debe optimizarse.

Un dispositivo que estabiliza las inyecciones intravítreas de fármacos

Para abordar esta cuestión, el proyecto financiado con fondos europeos Vitreoject desarrolló un innovador dispositivo para mejorar la eficiencia del tratamiento y disminuir las molestias del paciente. «Nuestro objetivo era incrementar el acceso a la atención oftalmológica mejorando y optimizando las operaciones del proceso», explica el coordinador del proyecto, Robert Kromer. El «introductor», como lo llaman, integra todos los pasos perioperativos en una única herramienta, simplificando y racionalizando el proceso de inyección. El doctor tan solo debe poner la medicación deseada en el dispositivo e inyectarla sin preparación. Las soluciones disponibles actualmente en el mercado suelen centrarse en la estabilización y colocación de los accesorios durante la inyección. Aunque estas funciones son importantes, los dispositivos necesarios son productos auxiliares para el proceso actual. El introductor Vitreoject aporta estabilidad en el procedimiento y, además, facilita la esterilización localizada. La aguja de la medicación y la solución desinfectante se introducen fácilmente en el dispositivo Vitreoject y el asidero flexible se comprime para crear un vacío, lo cual transmite al paciente una tranquilizadora sensación de estabilidad, algo importante en una zona tan sensible. Tras la esterilización localizada de la conjuntiva, se guía la introducción de la aguja sin accesorios adicionales, como el separador de párpados que suele utilizarse, lo que permite realizar el tratamiento de forma eficiente mediante un flujo de trabajo optimizado, con la máxima seguridad y comodidad para el paciente. El concepto tecnológico original se formuló a finales de 2017 y en 2018 se presentó una solicitud de patente. Vitreoject desarrolló el dispositivo con las aportaciones constantes de expertos clínicos. El prototipo operativo funcional se ha validado en un entorno experimental con ojos de cerdos «post-mortem» y ha obtenido excelentes resultados.

Perspectivas de comercialización del dispositivo

Durante el proyecto Vitreoject, los socios valoraron la viabilidad del dispositivo principalmente en términos de tamaño del mercado, oportunidad de mercado, autorización de comercialización y especificaciones técnicas. También identificaron a los competidores actuales y futuros que fabrican productos similares y, mediante un análisis ascendente, desarrollaron una estrategia de tarificación para el dispositivo final. Kromer destaca que «el importante apoyo de la UE nos permitió ampliar nuestra red, especialmente en cuanto a expertos en certificación de productos médicos, propiedad intelectual, fabricación, control de calidad y estrategia de comercialización». La colaboración con la industria ha permitido la identificación de los puntos fuertes y las limitaciones del producto, y que se pase de la impresión en tres dimensiones (3D) a la fabricación del dispositivo en un futuro cercano. Actualmente, en el mundo se realizan más de noventa millones de inyecciones oculares, no solo para la DMAE, sino también para otras enfermedades que ponen en riesgo la vista, como la oclusión de la vena retiniana o el edema macular diabético. Teniendo en cuenta que el riesgo de DMAE asciende a un 30 % en las personas mayores de 75 años, existe un nicho considerable para dispositivos de inyección intravítrea. De cara al futuro, Kromer confía en que «el uso del dispositivo Vitreoject podría ahorrar cerca de 250 millones EUR al año en gastos sanitarios en Europa al reducir el tiempo de quirófano».

Palabras clave

Vitreoject, degeneración macular asociada a la edad (DMAE), inyección intravítrea, esterilización

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación