Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

TENDENCIAS CIENTÍFICAS: Según un nuevo estudio, fue un asteroide —y no los volcanes— lo que acabó con los dinosaurios

Unos investigadores aportan pruebas de que el impacto de un asteroide hace 66 millones de años mató a la mayoría de los dinosaurios.

Investigación fundamental

La causa de la extinción de los dinosaurios no fueron las erupciones volcánicas masivas, sino un asteroide del tamaño de una ciudad, según una investigación publicada en la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences». La mayoría de los científicos están de acuerdo en que fue el asteroide quien desencadenó el proceso de extinción y acabó con casi el 75 % de la vida en la Tierra. Queda la duda de saber si los volcanes conocidos como traps del Decán, ubicados en la actual India, contribuyeron también a la desaparición de los dinosaurios. «La influencia relativa de estos dos mecanismos de destrucción potencial sobre el momento y la magnitud de la extinción se han debatido intensamente durante décadas», se afirma en el estudio.

¿Qué hizo que la Tierra se volviera inhabitable para los dinosaurios?

Un equipo de investigadores del Imperial College de Londres, la Universidad de Bristol y el University College de Londres da una nueva vuelta de tuerca al debate de los volcanes frente al asteroide. Basándose en modelos matemáticos para recrear el clima prehistórico de la Tierra y ajustando las variables de diferentes escenarios apocalípticos, afirma que la actividad volcánica en realidad ayudó a que la vida se recuperara del impacto del asteroide. Las simulaciones muestran que el asteroide convirtió el planeta en inhabitable para todos los dinosaurios, excepto las aves. Si bien el asteroide no dejó más que destrucción a su paso, los volcanes conservaron zonas habitables. «En un solo día, en un abrir y cerrar de ojos geológicos, todo llegó a su fin para ellos», afirma el doctor Alfio Alessandro Chiarenza, autor principal, en sus declaraciones a la CNN. Tan solo un suceso con la magnitud del impacto de un asteroide podría haber creado las condiciones que convirtieron el planeta en un lugar incompatible con la vida. El bloqueo del sol provocó un invierno permanente. Las erupciones volcánicas posiblemente ayudaron a calentar el planeta después de años de oscuridad y frío devastadores. «Mostramos que solamente el impacto del asteroide —en particular, sus consecuencias prolongadas— fue el verdadero culpable de la extinción», comenta el doctor Chiarenza, que dirigió el estudio mientras cursaba estudios de doctorado en el Imperial College de Londres. «¿Podría (la actividad volcánica) haber desempeñado un papel menor y dificultar el crecimiento de los dinosaurios con carácter previo al impacto del asteroide? No, mostramos que la actividad de los traps del Decán, como mucho, podría haber amortiguado los “efectos negativos” del impacto sobre el clima y es posible que potenciara la recuperación después del acontecimiento de la extinción».

¿Acabó el cambio climático con los dinosaurios?

El doctor Chiarenza lo explica con más detalle en un comunicado de prensa del Imperial College de Londres: «Mostramos que el impacto del asteroide originó un invierno que duró décadas y que los efectos ambientales diezmaron los entornos adecuados para los dinosaurios. Por otra parte, los efectos de las intensas erupciones volcánicas no fueron lo bastante potentes como para perturbar sustancialmente los ecosistemas mundiales». Continúa con lo siguiente: «En nuestro estudio se confirma —por primera vez, cuantitativamente— que la única explicación creíble para la extinción es el invierno que siguió al impacto y erradicó los hábitats de los dinosaurios en todo el mundo». El doctor Philip Mannion, coautor, añade: «En este estudio hemos añadido un método de modelización a los datos geológicos y climáticos clave, que muestra el efecto devastador que tuvo el impacto del asteroide sobre los hábitats del planeta. Esencialmente, produjo una “pantalla azul de la muerte” para los dinosaurios». El doctor Chiarenza concluye: «Aportamos nuevas pruebas que sugieren que las erupciones volcánicas que tuvieron lugar en torno a la misma época podrían haber reducido los efectos sobre el medio ambiente derivados del impacto, en particular, al acelerar el ascenso de las temperaturas después del invierno debido al impacto. Este calentamiento de inducción volcánica contribuyó a propiciar la supervivencia y recuperación de los animales y plantas que sobrevivieron a la extinción, expandiéndose muchos grupos inmediatamente después, aves y mamíferos incluidos».

Palabras clave

asteroide, volcán, dinosaurio, extinción, traps del Decán