Skip to main content

LIQUID BIOFERTILIZER FORMULATED WITH PLANT GROWTH PROMOTING RHIZOBACTERIA

Article Category

Article available in the folowing languages:

Biofertilizantes basados en bacterias para sustituir a los químicos

Un nuevo enfoque basado en fertilizantes líquidos naturales pretende reducir el impacto medioambiental, al tiempo que mejora la seguridad alimentaria y, además, tiene la ventaja añadida de que el proceso requiere mucha menos energía.

Alimentos y recursos naturales

Se prevé que la población mundial aumente un 35 % en los próximos 40 años. Para alimentar a ese creciente número de personas, la agricultura debe seguirle el ritmo. La productividad agrícola debe aumentar para adaptarse al crecimiento de la población y se prevé que, principalmente, se logre produciendo más en las tierras agrícolas existentes, aunque muchas de ellas ya están degradadas y han perdido sus nutrientes. Los fertilizantes son indispensables para garantizar la calidad y la cantidad. Sin embargo, un mayor uso de fertilizantes químicos para mejorar el rendimiento de los cultivos puede afectar a la salud humana y animal, además de contaminar el medio ambiente. «La producción de fertilizantes inorgánicos es un proceso industrial que consume grandes cantidades de energía; de hecho, alrededor del 2 % de la producción energética mundial se destina a la fabricación de fertilizantes, principalmente nitrógeno y fosfato», explica José Manuel Casanova, presidente y director general de Probelte (España). Los biofertilizantes son una opción más ecológica, pero presentan ciertas desventajas. Su vida útil suele ser reducida, solo funcionan con cultivos específicos y son caros. El proyecto Bulhnova propone una solución alternativa. En lugar de aumentar la fertilidad del suelo añadiendo nutrientes directamente a la tierra, Bulhnova aporta nutrientes a la tierra a través del proceso natural de fijación del nitrógeno atmosférico y de solubilización del fósforo y el potasio. Además, estimula el crecimiento de las plantas mediante la síntesis de sustancias que lo fomentan. Bulhnova es un fertilizante rentable con múltiples propiedades nutritivas que mejora la calidad de los cultivos, al tiempo que reduce los efectos dañinos para el medio ambiente.

Una solución prometedora

Bulhnova es el fruto de más de cinco años de investigación, ensayos y demostraciones. Se creó a partir de un grupo de bacterias que colonizan las raíces y la tierra de la rizosfera. Estas bacterias son potentes bioestimulantes que producen eficaces fitohormonas, moléculas señalizadoras que refuerzan el crecimiento y desarrollo de las plantas. La fórmula de Bulhnova procede de la fermentación de caldos con dos bacterias específicas: «Azospirillum brasilense» y «Pantoea dispersa». El proceso incluye una selección minuciosa de las dos cepas bacterianas, su cultivo en un sustrato nutritivo específico y su fermentación mediante una base líquida. Mientras que la mayoría de las tecnologías separan los biofertilizantes en función del nutriente que suministran, por ejemplo nitrógeno, fósforo y potasio, Bulhnova es un producto integrado que combina los tres en una única solución, por lo que puede utilizarse de forma más versátil en diversos grupos de cultivos. Para ello se han fusionado satisfactoriamente las dos cepas autóctonas diferentes de las bacterias y se han creado las condiciones necesarias para su coexistencia. Bulhnova se puede mezclar con un fertilizante convencional para lograr mejorar la producción en hasta un 20 %, mientras se reduce el impacto medioambiental y la huella de carbono en más de un 98 %, según indican los estudios del proyecto. «Otra característica única de Bulhnova es su capacidad de trabajar en conjunto con fertilizantes convencionales para reducir la dosis de fertilizantes químicos, disminuyendo así la contaminación y el impacto sobre el medio ambiente», añade Casanova. Hasta ahora, la mayoría de biofertilizantes solo estaban disponibles en formato sólido por la dificultad de alcanzar su viabilidad y estabilidad a largo plazo en el recipiente de aplicación en los cultivos. Los biofertilizantes sólidos presentan una buena estabilidad en el recipiente, pero son menos eficaces. Bulhnova es líquido, por lo que actúa rápidamente y se puede aplicar mediante el riego por goteo.

Investigación y desarrollo

La subvención de la Unión Europea permitió al proyecto valorar la viabilidad técnica, comercial y financiera del desarrollo y comercialización de Bulhnova, además de desarrollar la fórmula perfecta en materia de estabilidad en diferentes cultivos y con temperaturas extremas. «El producto ya está próximo a su comercialización y el siguiente paso es alcanzar el nivel de preparación técnica y comercial adecuado desarrollando la versión industrial de Bulhnova», concluye Casanova.

Palabras clave

Bulhnova, fertilizante, bacteria, cultivo, rendimiento, salud, medio ambiente, energía, nitrógeno

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación