Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una innovación robótica alivia a quienes sufren dolor de espalda

Una innovación que automatiza el diagnóstico y el tratamiento del dolor de espalda crónico podría beneficiar a millones de pacientes, aumentar la productividad laboral y proporcionar a los terapeutas una herramienta con la que ahorrar tiempo.

Salud

El dolor de espalda, un trastorno musculoesquelético, es la causa principal de discapacidad en todo el mundo. También es la razón más habitual por la que las personas visitan a sus médicos y dejan de trabajar por un tiempo. «Aunque el dolor de espalda es extremadamente común, no hay directrices o protocolos establecidos en cuanto a su diagnóstico», afirma Carlos Jiménez, coordinador del proyecto ADAMO Robot y director general de Adamo Robot en España. «Una visita típica de quince minutos al médico no suele bastar para explicar, comprender y evaluar todo lo que sucede en una espalda que duele». Además, los diagnósticos tienden a ser subjetivos y el éxito del tratamiento, que suele implicar sesiones de masaje, depende mucho de la calidad del terapeuta. Las personas también tienen umbrales del dolor diferentes, lo que hace más difícil evaluar la evolución del estado de salud.

Terapia automatizada para la espalda

La empresa española Adamo Robot pretende abordar estos desafíos y hacer que la fisioterapia esté al alcance de todos. «Nuestro objetivo no es sustituir a los terapeutas, sino aumentar su productividad», explica Jiménez. Para lograrlo, se ha desarrollado un robot de fisioterapia no tripulado y automatizado. Gracias a la inteligencia artificial (IA), el robot identifica tratamientos efectivos y rastrea el estado de salud del paciente. El robot comienza por explorar el cuerpo con visión térmica 3D e identificar los puntos calientes y fríos. Luego aplica la IA para detectar el tipo de lesión de espalda y definir los tratamientos necesarios. Si se requiere un tratamiento, el robot tiene un brazo robótico de seis ejes capaz de realizar movimientos articulados. Sin embargo, en lugar de tocar al paciente, la terapia se aplica mediante la liberación de aire comprimido. «Aunque algunos pueden sentirse aliviados por el efecto placebo del tratamiento manual, el tratamiento sin contacto es más higiénico», añade Jiménez.

Fisioterapia para todos

Jiménez y sus colegas están tratando de desarrollar un robot completamente autónomo, capaz de realizar sesiones independientes sin la intervención física de un fisioterapeuta. Según explica Jiménez: «Para ello, el proyecto financiado con fondos europeos nos ha permitido definir nuestro plan tecnológico. También hemos podido optimizar el diseño mecánico y prepararnos para la fabricación en serie». Desde un punto de vista técnico, la temperatura del aire comprimido se ha ajustado para hacer que los pacientes se sientan más cómodos. El proyecto también ayudó a la empresa a comprender qué mercados están abiertos para su adopción. «Realizamos un estudio para comprender el coste de la fisioterapia, la disponibilidad de los fisioterapeutas y si había objeciones hacia el uso de nuestra tecnología», señala Jiménez. «Los comentarios de los pacientes y fisioterapeutas han sido muy positivos. Pudimos probar el tratamiento satisfactorio de varias lesiones de espalda. Los pacientes informaron de que el tratamiento era inesperadamente indoloro». La pandemia de COVID-19 ha resultado en una mayor necesidad de tratar a las personas que salen de las unidades de cuidados intensivos (UCI). El robot sin contacto de Adamo ha demostrado ayudar en la rehabilitación muscular y proteger a la vez la salud de los trabajadores sanitarios. «El personal médico también ha estado sufriendo un aumento del dolor lumbar durante la pandemia debido al volumen de trabajo», comenta Jiménez. El último prototipo ya está en el mercado. El escenario ideal, según Jiménez, sería instalar robots en oficinas, aeropuertos, clínica, hoteles y gimnasios para dar a las personas la oportunidad de que comprueben rápidamente cómo tienen la espalda y se les dé un tratamiento corto de veinte minutos. Posteriormente, se almacenarían los datos, que estarían disponibles para los pacientes. Finalmente, la empresa cree que esta innovación proporcionará un mayor acceso a la fisioterapia a aquellos que la necesitan, lo que contribuye a abordar una de las principales causas de dolor crónico y discapacidad.

Palabras clave

Adamo Robot, IA, fisioterapia, dolor, pacientes, médico, trastorno, diagnóstico, COVID-19, coronavirus

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación