Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

El papel de las ciudades en el desarrollo de sistemas alimentarios justos, saludables y sostenibles

Un proyecto financiado con fondos europeos ha sido anfitrión de una serie de conversaciones con personalidades clave de la política alimentaria, los gobiernos locales y la política europea a fin de responder a una pregunta fundamental: ¿qué pueden hacer las ciudades para ayudar a Europa a transformar sus sistemas alimentarios?

Sociedad
Alimentos y recursos naturales

La Unión Europea, con iniciativas como la Estrategia «De la Granja a la Mesa», se esfuerza para desarrollar sistemas alimentarios que puedan alimentar de forma sostenible a unos 450 millones de personas que viven dentro de sus fronteras. A fin de crear dichos sistemas alimentarios, se deben abordar cuestiones como el cambio climático, la escasez de recursos, los hábitos alimentarios poco saludables y el aumento de residuos. Sin embargo, ¿qué papel desempeñan las ciudades para lograr el objetivo de Europa en cuanto a los sistemas alimentarios que no solo son sostenibles, sino también saludables y justos? El proyecto FOOD-TRAILS, financiado con fondos europeos, intentó encontrar una respuesta a esta pregunta siendo la anfitriona de una serie de conversaciones matutinas en línea. Las conversaciones aunaron a personalidades clave de la política alimentaria, los gobiernos locales y la política europea a fin de examinar cómo las ciudades pueden ayudar a transformar los sistemas alimentarios, mientras ayudan a que Europa cumpla con sus objetivos climáticos.

Sistemas alimentarios justos

En su primera conversación, Herbert Dorfmann, diputado al Parlamento Europeo por la región italiana de Tirol del Sur y ponente de la Estrategia «De la Granja a la Mesa», destacó la importancia de volver a desarrollar el vínculo entre las zonas rurales y las ciudades. «En las últimas décadas, la brecha entre los ciudadanos rurales y urbanos ha aumentado. Los supermercados pueden vender productos de los agricultores, pero lo más importante es que los ciudadanos vean a los agricultores en la ciudad. Sobre esta cuestión, la Estrategia “De la Granja a la Mesa” será una herramienta esencial», afirmó en un artículo publicado en el sitio web «Slow Food». Durante la pandemia de la COVID-19, las ciudades con vínculos cercanos entre los agricultores y otros agentes de la cadena agroalimentaria se pudieron adaptar mejor a la crisis. Anna Scavuzzo, vicealcaldesa de Milán, describió la labor de su ciudad con redes como Eurociudades y el Pacto de política alimentaria urbana de Milán a fin de garantizar el acceso de las personas a alimentos mediante medidas como la distribución de cestas de alimentos, vales de alimentos y ayuda financiera. «Intentamos asegurarnos de que incluso las personas pobres pudieran permitirse y acceder a alimentos buenos, y logramos superar el confinamiento. Eso es lo que puede ocurrir cuando una política alimentaria empieza a tomar forma», comentó.

Alimentos saludables, prácticas saludables

La segunda sesión destacó la importancia de tener sistemas alimentarios saludables. Paulette Hamilton, concejala de Birmingham, habló sobre los pasos que ha dado su ciudad para reducir el crecimiento de cadenas de comida rápida, a fin de lograr que la toma de decisiones alimentarias saludables sea una opción más sencilla y permitir que las empresas desarrollen una economía alimentaria saludable. «Se trata de cambiar el entorno alimentario, sin presionar ni culpabilizar a los consumidores», explicó Hamilton. La Comisión Europea publicará un código de conducta sobres empresas y prácticas de comercialización responsables para contribuir a la lucha contra los alimentos poco saludables. Según Alexandra Nikolakopoulou, jefa de unidad en la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria, eso «animará a la industria alimentaria a comprometerse a aumentar la disponibilidad de alimentos nutritivos y sanos». En la tercera conversación, Franciska Rosenkilde, concejala de cultura y ocio de Copenhague, describió las medidas de la ciudad para garantizar alimentos nutritivos mediante la adquisición pública. El objetivo es lograr que el 90 % de los almuerzos escolares que se sirven a diario en la capital sean ecológicos. «Cuerpos sanos, tierra sana, clima sano. Todo está conectado», indicó Rosenkilde. El proyecto FOOD TRAILS (Building pathways towards FOOD 2030-led urban food policies) diseña actividades piloto en once ciudades europeas para ayudarlos a crear conjuntamente una política alimentaria urbana que empodere a la comunidad y fomente el suministro de alimentos saludables y sin residuos. Para más información, consulte: Sitio web del proyecto FOOD TRAILS

Palabras clave

FOOD TRAILS, alimento, sistemas alimentarios, Estrategia «De la Granja a la Mesa», agricultor, política alimentaria

Artículos conexos