Skip to main content

Physical frailty and loss of functional independence in old age : determinants and adaptations to physical activity (BETTER-AGEING)

Article Category

Article available in the folowing languages:

Ejercicio para una vida autónoma entre las personas mayores

A fin de promover una vida independiente para las personas mayores, el proyecto BETTER_AGEING estudió la relación entre fuerza y potencia y la realización de actividades rutinarias.

Salud

En un esfuerzo por mantener la movilidad doméstica y fuera de casa, la estabilidad postural y los cuidados personales, el proyecto BETTER_AGEING investigó la fragilidad física y la pérdida de independencia funcional de las personas mayores. Más en concreto, la labor del proyecto implicó investigar las causas de la fragilidad física desde el punto de vista del cuerpo en general hasta las células musculares. Asimismo, se desarrolló un programa de entrenamiento físico estándar y se puso en práctica durante un año para evaluar sus efectos y beneficios. Un aspecto importante fue la identificación de la relación entre fuerza, potencia y rendimiento en las actividades diarias. Sobre la base de una muestra de población anciana de hombres y mujeres sanos de más de 75 años de edad que vivían en una comunidad, se llevó a cabo un estudio para elaborar el perfil de la función muscular, la habilidad funcional y la actividad física. El estudio constaba de programas de ejercicio físico supervisados parcialmente, en casa o mixtos para evaluar la habilidad funcional en relación con la potencia muscular. El objetivo era especificar los determinantes y las adaptaciones a un programa de fortalecimiento mixto a largo plazo de un intensidad moderada. El programa se realizó bien dos veces por semana en una sala de ejercicio del hospital equipada con dos máquinas multigimnasio, o una vez por semana en casa con la ayuda de bandas elásticas. Entre otras cosas, se midió la fuerza isométrica de los extensores de la rodilla, los flexores plantares del tobillo y la potencia extensora de la pierna. Asimismo, se evaluaron las habilidades de alcance funcional, la capacidad de levantarse de una silla y una cama, caminar durante seis minutos, subir escaleras, levantarse y echar a andar, así como mantenerse sobre una pierna. Se observó que la potencia muscular constituía un determinante importante del rendimiento en las mujeres, mientras que en los hombres era menos importante. Aunque en general se observó que las mujeres eran más débiles que los hombres, el entrenamiento deparó importantes mejoras de la función muscular y la habilidad funcional de las mujeres. Sin embargo, se observó que los hombres mejoran solo su habilidad funcional. Así pues, la adopción de un programa de entrenamiento similar podría tener un efecto positivo sobre las habilidades de la población de edad avanzada, en particular el sector femenino, a la hora de realizar actividades cotidianas de manera autónoma.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación