Skip to main content

SenseMaker: A Multi-sensory, Task-specific, Adaptable perception System

Article Category

Article available in the folowing languages:

El sentido del tacto

Los sistemas ambientales electrónicos integrados tienen una amplia gama de aplicaciones. Para utilizar como entrada o input los principios biológicos de la función del sistema nervioso y de los receptores sensoriales, los investigadores han investigado el procesamiento táctil y visual en los sistemas neurales humanos.

Economía digital

La interpretación de los estímulos de nuestro entorno crea imágenes de nuestro entorno en las que podemos basar nuestras acciones, pensamientos y respuestas automáticas. Este proceso extremadamente complejo puede darse por sentado fácilmente hasta que se sufre la pérdida de un sentido. El proyecto SENSEMAKER, de nombre muy apto para el caso, formuló su objetivo principal como la creación de dispositivos electrónicos con entrada de información sensorial de modalidades diferentes. Luego el procesamiento de la información ofrecería al usuario una representación de su entorno. Como el cerebro, que puede extraer la información relevante de representaciones sensoriales, las plataformas de software podrían procesar información de las modalidades de manera selectiva. Los socios del proyecto utilizaron los sentidos de la vista, el oído y el háptico, o sentido del tacto, con una función interna de control motor. Como parte del componente biológico del proyecto, los socios del Trinity College de Dublín (Irlanda) decidieron investigar el sentido del tacto y su modo de interpretación en el cerebro. En el diseño del software para el proyecto sería una característica crucial el modo en que el sistema nervioso central procesa realmente la información sensorial. Se sabe, por ejemplo, que el sentido de la vista opera sobre una base doble, una para el procesamiento espacial y otra para el reconocimiento. El equipo utilizó los parámetros de conducta y la imagen por resonancia magnética funcional (fMRI) para investigar las respuestas a estímulos no conocidos. Los resultados de los escaneos MRI mostraron que la información háptica ocupaba una red compartida de áreas en la corteza cerebral. Sin embargo, en general la información espacial es tratada por la vía occipitoparietal, pero el reconocimiento es procesado por la vía occipitotemporal. Las pruebas de conducta apoyaron estas conclusiones y mostraron que las dos funciones dependen de la tarea y no interfieren entre sí. Un hallazgo interesante fue que la vista tiene un efecto sobre el reconocimiento táctil, espacial y de objetos y, cuando la información visual es reducida, hay un aumento del rendimiento de la conducta por una combinación de los dos sentidos. Junto con el grupo de visión electrónica del Kirchhoff-Institut für Physik de la Universidad de Heidelberg, el equipo de Dublín desarrolló el dispositivo VHD («Virtual Haptic Display» o visualizador háptico virtual). La característica innovadora con respecto al modelo precedente es que no se basa en el input pasivo, sino que necesita exploración activa. La imagen se visualiza como un todo o como parte por medio de una apertura controlable. Esta tecnología tiene aplicaciones muy variadas. Resultará beneficiosa para los pacientes con daños en la percepción sensorial, así como para las ayudas al aprendizaje y el análisis y la representación del entorno para afrontar situaciones de peligro. Para ahora y para el futuro, tiene aplicaciones claras en la robótica cognitiva, en sistemas autónomos y en inteligencia distribuida.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación