Skip to main content

Development of prophylactic and therapeutic vaccines optimised for cellular processing and presentation to t lymphocytes and targeted to professional antigen presenting cells (protarvac)

Article Category

Article available in the folowing languages:

Control de la inmunidad a la hepatitis C

El virus de la hepatitis C (VHC) causa una inflamación hepática crónica que es a menudo asintomática y, en consecuencia, quienes la padecen pueden no acudir al médico. Los científicos europeos del proyecto PROTARVAC han estudiado ciertos métodos de vacunación que permiten provocar en el paciente una respuesta inmune completa de los linfocitos T.

Tecnologías industriales

La hepatitis C es una enfermedad de transmisión sanguínea causada por el VHC. Si no se trata, debido a que no cursa con síntomas graves, esta inflamación crónica puede derivar en cirrosis o cáncer. Se estima que hay unos 170 millones de personas infectadas por este virus en el mundo. El proyecto PROTARVAC pretendía dar con vacunas efectivas contra virus como el VIH o el de la hepatitis C a través del desarrollo de nuevos epítopos resistentes a las proteasas celulares. Por consiguiente, estos determinantes antigénicos serían la base del control preventivo. Las características del virus de la hepatitis C y los componentes de las células anfitrionas pueden inhibir la respuesta normal de los linfocitos T citotóxicos. En consecuencia, las células infectadas sobreviven y se desarrolla una infección crónica. Los socios del proyecto de la Universidad de Roma llevaron a cabo un estudio basado en un doble ataque al virus. En primer lugar, estudiaron el modo en que el virus evita la respuesta inmune del organismo. Asimismo, trataron de estimular la producción de células CD8+ capaces de inducir una respuesta de los linfocitos T maduros mediante presentación cruzada (cross-priming). Esta operación consistió básicamente en la presentación de antígenos exógenos a los linfocitos T citotóxicos para evitar la infección por el virus. Descubrieron que la proteína central del virus inhibía la producción de la interleucina-2, responsable de la memoria inmunológica de los linfocitos T. Este mecanismo se activa gracias a la producción de la interleucina-10. Esta molécula controla la formación de linfocitos T C8+, que provocan la muerte de las células infectadas por el virus. La segunda parte del ataque al virus hepático que llevó a cabo el equipo consistió en el estudio de los mecanismos de presentación cruzada de linfocitos T CD8+ por las células dendríticas presentadoras de antígeno para producir células citotóxicas maduras. Ello depende del contacto entre los dos tipos de estructuras para proporcionar una inmunidad completa mediada por linfocitos T CD8. Este equipo de científicos descubrió que es necesario proteger a los antígenos solubles de las estructuras endosomales de las células. Se trata de estructuras delimitadas por una membrana que clasifican el material que deben destruir los lisosomas y el que debe ser devuelto a la membrana celular. Mediante estos ensayos se han hallado dos estrategias que podrían provocar una respuesta inmune completa y madura al VHC. Por tanto, puede tratarse de un método efectivo de control de este virus mortal que evitaría la inhibición del sistema inmune del paciente.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación