Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Trazadores de los ácidos grasos plasmáticos

Los especialistas en nutrición son cada vez más conscientes de la importancia que tiene la producción de ácidos grasos de cadena corta (AGCC) a partir del almidón alimentario. Así pues, se ha desarrollado un nuevo método más preciso para detectarlos en el plasma.

Salud

Los ácidos grasos de cadena corta se producen como resultado de la digestión de la fibra y del almidón resistente. Las últimas investigaciones sugieren que pueden tener gran importancia en el metabolismo del hígado y otros órganos. El método ideal para comprender mejor su producción y su destino metabólico in vivo implica el uso de trazadores radioactivos. Científicos del Centro de Investigación en Nutrición Humana de Nantes, al amparo del proyecto 13C-STARCH, han desarrollado un método de cromatografía gaseosa/espectrometría de masas (GC-MS) más preciso para la detección de AGCC y que tiene la ventaja de hacer menos necesario el uso de un alto nivel de trazador 13C en los estudios. La cromatografía gaseosa/combustión/espectrometría de masas de relación isotópica (GC/C/IRMS) se perfeccionó utilizando microextracción en fase sólida (SPME). Se extrajeron proteínas del plasma y la fibra SPME se mantuvo en el líquido una vez desorbido el acetato. Cuando se compararon con un patrón interno, se observó una buena linealidad de los ácidos grasos. Por ejemplo, el acetato produjo unos resultados lineales reproducibles en concentraciones de entre cero y cuatrocientos micromoles. También se confirmó su precisión. Al probarse en sujetos sanos y con sobrepeso durante la fermentación de la lactulosa, las concentraciones de acetato se mantuvieron constantes usando concentraciones tanto altas como bajas de trazador radioactivo. Este método mejorado para rastrear metabolitos basados en el carbono ha aumentado su precisión. Además, tiene potencial para dilucidar vías metabólicas importantes para la prevención de enfermedades crónicas como la diabetes de tipo II y la aterosclerosis.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación