Skip to main content

European integrated info-box system for improved food safety and logistics

Article Category

Article available in the folowing languages:

Rastreo por radiofrecuencia desde la fábrica hasta el consumidor

Cuando surge una alarma alimentaria, si se quiere evitar una crisis hay que localizar con rapidez el origen del producto en cuestión. Investigadores europeos han creado una caja «inteligente» para alimentos dotado de un receptor-transmisor de señales que proporciona toda la información necesaria para rastrear el origen de su contenido.

Economía digital

En los últimos años han saltado a los medios diversos escándalos relacionados con los productos cárnicos que han mermado la confianza del ciudadano en estos. La introducción de mejoras en toda la cadena logística, hasta llegar al supermercado, contribuiría a limpiar la reputación de este sector industrial. Concretamente, la disponibilidad de información exacta en cada etapa del procesado permitiría rastrear el origen de cualquier partida de carne de calidad dudosa. Los investigadores del proyecto comunitario IBOS han diseñado una caja dotada de un sistema informativo integrado que permite registrar todos los datos pertinentes sobre el tratamiento del producto, por ejemplo su temperatura de almacenamiento. Este nuevo contenedor de transporte es sencillamente una caja reutilizable de plástico que contiene una etiqueta de la tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia) más avanzada. De este modo, productores, mayoristas y minoristas pueden rastrear la ruta de la carne empleando un sistema de gestión de la cadena de suministro al que puede accederse por Internet y que también fue diseñado por IBOS. El sistema permite identificar la partida de carne mediante un código, lo cual asegura la transparencia más absoluta desde la fábrica de origen hasta el mostrador de venta. Dicha etiqueta emite una señal que puede leerse con un receptor. Un transpondedor es un dispositivo que lee y transmite señales, de manera que se puede añadir información durante toda la cadena de suministro. Por ejemplo, en la envasadora se pueden agregar datos pertinentes como el peso de la carne recibida y la fecha. El sistema se puede complementar con el uso de códigos de barras. Para validar el IBOS integrado en etapas logísticas concretas se pusieron a prueba 9\;000 cajas informativas. Estos ensayos garantizaron un funcionamiento óptimo antes de pasar a la fase de comercialización. La antena del transpondedor funcionó correctamente incluso en los entornos más hostiles de la cadena de procesamiento cárnico, tales como espacios a temperaturas bajas y con humedad elevada. La introducción de datos era más precisa y rápida que cuando ésta se efectúa manualmente. El nuevo sistema hace innecesaria la documentación en papel y reduce la probabilidad de pérdida o gestión inadecuada de información. Se trata del primer transpondedor válido para las condiciones de la cadena logística de alimentos perecederos. Funciona incluso con líquidos y puede usarse con otra clase de alimentos. Atajar alarmas alimentarias con rapidez es crucial en los mercados actuales, ya que el consumidor no olvida con facilidad los casos de intoxicación alimentaria.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación

Economía digital

5 Noviembre 2018