Skip to main content

Fragility and Geopolitics in the Middle East and North Africa

Article Category

Article available in the folowing languages:

¿Cómo puede la Unión Europea hacer frente al desafío de la fragilidad de los Estados?

En los próximos años, la fragilidad de los Estados será uno de los principales obstáculos a los que se enfrentará la política exterior europea. ¿Qué se puede hacer para afrontarlo? Un proyecto financiado con fondos europeos muestra el camino.

Sociedad

La guerra y la fragilidad en Oriente Próximo, agravadas por la competencia geopolítica, han permitido la proliferación de agentes no estatales violentos como el Estado Islámico. Además, también han desencadenado la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. El trabajo pendiente El proyecto FLAME, realizado con el apoyo del programa Marie Curie, perseguía tres objetivos principales. «Pretendía trazar un mapa de los factores políticos, socioeconómicos y de seguridad que impulsan la fragilidad en toda la región de Oriente Próximo y África del Norte (MENA)», informa la doctora Corinna Horst, coordinadora del proyecto. Asimismo, el proyecto trató de evaluar la forma en que estos factores se refuerzan mediante la búsqueda de los intereses geopolíticos de los agentes estatales y no estatales y se exploraron las oportunidades para que la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos subsanen conjuntamente esta dinámica. Las actividades de investigación evolucionaron desde la comprensión de las tendencias geopolíticas y de seguridad en la región MENA hacia la formulación de opciones políticas aplicadas. «Kristina Kausch, investigadora principal residente del German Marshall Fund (GMF) de los Estados Unidos, llevó a cabo entrevistas con funcionarios de la UE y con otras partes interesadas», explica la doctora Horst. También recurrió en gran medida a las redes transatlánticas del GMF. Resultados principales «El proyecto generó varias innovaciones científicas más allá del estado de la técnica desarrollada por Kausch», informa la doctora Horst. Estos resultados incluyeron una tipología de las alianzas geopolíticas entre agentes estatales y no estatales en Oriente Próximo y el desarrollo del concepto de «anclas resilientes» como estados ancla y aliados fundamentales en Oriente Próximo. Además, FLAME dio lugar a una línea de trabajo innovadora sobre el vínculo entre la geopolítica y la ciberguerra en Oriente Próximo y su repercusión en los mecanismos clásicos de disuasión en la región. También se elaboró un nuevo marco para un enfoque político de tres niveles respecto a la prevención y resolución de conflictos en Oriente Próximo. «Todos estos resultados se publicaron en revistas académicas revisadas por pares o en publicaciones orientadas a la formulación de políticas, que se difundieron a la extensa red de políticas transatlánticas de la Transatlantic Foundation del GMF», revela la doctora Horst. También contribuyó a los actuales debates políticos de la UE sobre su función en los países vecinos meridionales y en el resto de Oriente Próximo. Los resultados de la investigación también están disponibles en acceso libre en la Infraestructura de Acceso Abierto para la Investigación en Europa (OpenAIRE). Con vistas al futuro «Kausch y la organización anfitriona continuarán difundiendo los resultados y hallazgos desarrollados en el marco de la beca de investigación y dando continuidad a FLAME mediante el desarrollo de las líneas de trabajo del proyecto», confirma la doctora Horst. Los resultados del proyecto se aprovecharán al máximo y tendrán continuidad, entre otras cosas, mediante la prolongación de los mecanismos de consulta periódica establecidos en el marco del proyecto con la unidad MENA del Servicio Europeo de Acción Exterior y los grupos de trabajo del Consejo Europeo sobre el Magreb, el Mashreq y los países del Golfo. De este modo, los resultados se incorporarán a las reflexiones en curso sobre la aplicación del enfoque de resiliencia de la UE, sus esfuerzos diplomáticos en Irán y las posiciones de la UE ante los graves dilemas políticos en Libia, Siria y Yemen. Los resultados respecto a la ciberguerra como futuro factor principal de la fragilidad de Oriente Próximo se incorporarán a las iniciativas en curso y a las nuevas que la UE desarrolla sobre el tema. Los resultados también se debatirán en las próximas intervenciones previstas para 2019 y 2020 y se utilizarán en un informe sobre el futuro de las relaciones euromediterráneas. Finalmente, se utilizarán para profundizar en los conceptos y hallazgos generados por el proyecto FLAME en dos nuevos artículos en revistas académicas revisadas por pares.

Palabras clave

FLAME, Oriente Próximo, fragilidad, MENA, geopolítico, África del Norte, ciberguerra, política exterior, tendencias de seguridad, German Marshall Fund

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación