Skip to main content

Physiological impact of IF1 inhibitor on Reverse Cholesterol Transport (RCT) and atherosclerosis

Article Category

Article available in the folowing languages:

Factores que afectan a la ateroesclerosis

La enfermedad arterial coronaria (EAC) ocasionada por la ateroesclerosis (el estrechamiento de las arterias debido a la acumulación en sus paredes de placas de grasa) causa millones de muertes en todo el mundo. Investigadores europeos estudiaron las rutas implicadas en la regulación del colesterol.

Salud

Estudios previos han señalado que las lipoproteínas de alta densidad (HDL) presentes en el plasma sanguíneo tienen un papel clave beneficioso en el transporte inverso de colesterol (RCT). El RCT ayuda a regular los niveles de colesterol y elimina el exceso de colesterol a través del hígado, previniendo así la ateroesclerosis o reduciendo su severidad. Se sabe que el secuestro de HDL en el hígado tiene lugar por medio de dos receptores: el receptor «basurero» BI y la ATP sintetasa mitocondrial (ecto-F1-ATPasa). La ecto-F1-ATPasa se une a la apolipoproteína HDL A-I provocando la hidrólisis del ATP y la activación del receptor P2Y13. Estos procesos son claves para la asimilación de las HDL en el hígado y la regulación del colesterol. Los investigadores del proyecto financiado por la Unión Europea «Physiological impact of IF1 inhibitor on reverse cholesterol transport (RCT) and atherosclerosis» (CARDIF) desarrollaron nuevos modelos animales y emplearon herramientas experimentales para estudiar el papel de la ecto-F1-ATPasa y el P2Y13 en el RCT. Los resultados demostraron que el RCT está alterado en ratones modificados genéticamente deficientes para el receptor P2Y13. Por el contrario, la activación continua del receptor P2Y13 durante tres días redujo los niveles de colesterol ligado a las HDL en plasma en ratones silvestres. Los descubrimientos sugieren que el aumento de la activación del receptor P2Y13 incrementaría el riesgo de padecer ateroesclerosis debido a la reducción del nivel de HDL en plasma. Análisis de ratones modificados genéticamente deficientes para el receptor P2Y13 sometidos a una dieta rica en grasas durante dieciséis semanas pusieron de manifiesto, por primera vez, que el receptor P2Y13 tiene un efecto protector frente al desarrollo de la ateroesclerosis. El factor 1 inhibidor de la ATPasa (IF1) es una proteína mitocondrial. Estudios en modelos de ratón pusieron de manifiesto que el IF1 inhibe la actividad de la ecto-F1-ATPasa para modular el RCT y sus niveles en plasma se correlacionan positivamente con los niveles de HDL. Buenos niveles de IF1 y de HDL sugieren un menor riesgo de padecer la EAC. Por tanto, el IF1 podría servir como un biomarcador para determinar el riesgo de sufrir la EAC. Los resultados del proyecto CARDIF indican claramente el papel crucial de la ruta ecto-F1-ATPasa/P2Y13 en la regulación de los niveles de colesterol por medio del RCT. Hasta ahora, las estrategias de tratamiento farmacológico se centraban en disminuir los niveles de colesterol ligado a las lipoproteínas de baja densidad, presentado un éxito limitado en el tratamiento de la EAC. Futuros proyectos de investigación pueden ahora centrarse en el empleo del receptor P2Y13 como una diana terapéutica para regular el metabolismo de las HDL y detener el desarrollo de la ateroesclerosis.

Palabras clave

Ateroesclerosis, enfermedad arterial coronaria, colesterol, lipoproteínas de alta densidad, transporte inverso de colesterol, ecto-F1-ATPasa, P2Y13, factor 1 inhibidor de ATPasa

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación