Skip to main content

Article Category

Entrevista

Article available in the folowing languages:

La infraestructura paneuropea de biobancos completará su sistema prototipo en 2010

La «Infraestructura de biobancos y recursos biomoleculares para la investigación» (BBMRI) ha alcanzado un hito en su historia al completar la revisión de más de 300 biobancos europeos de alto nivel. Los coordinadores del proyecto, el profesor Kurt Zatloukal de la Universidad d...

La «Infraestructura de biobancos y recursos biomoleculares para la investigación» (BBMRI) ha alcanzado un hito en su historia al completar la revisión de más de 300 biobancos europeos de alto nivel. Los coordinadores del proyecto, el profesor Kurt Zatloukal de la Universidad de Medicina de Graz (Austria) y el profesor Eero Vuorio de la Universidad de Turku (Finlandia), hablaron con CORDIS Noticias sobre los trabajos que realiza la BBMRI para poner el contenido colectivo de los biobancos a disposición de la comunidad investigadora y para desarrollar un sistema prototipo que esperan esté en funcionamiento para finales de 2010. La fase preparatoria de la BBMRI está financiada con 5 millones de euros mediante el Séptimo Programa Marco (7PM) de la UE y es una de varias infraestructuras destacadas que poseen interés paneuropeo. El objetivo de la BBMRI consiste en proporcionar a los investigadores acceso a una colección paneuropea de muestras y datos biomédicos de calidad verificada con los que tratar y prevenir enfermedades en humanos. «Por primera vez disponemos de un auténtico mapa, o una panorámica, del tipo de recursos que están verdaderamente disponibles en Europa», afirmó el profesor Zatloukal, refiriéndose a la última revisión de biobancos. Esta incipiente infraestructura de investigación comprende 51 instituciones participantes y 190 organizaciones asociadas, que en total representan a 30 Estados miembros y asociados. El siguiente paso para el proyecto consiste en desarrollar un sistema prototipo trabajando con los biobancos más avanzados y que presenten menos dificultades e ir añadiendo nuevas instituciones a medida que estén preparadas. Los socios del proyecto confían en que este prototipo, que cubre una posible laguna entre las fases de planificación y puesta en marcha del proyecto, esté operativo a finales de 2010. «Este es un ámbito en el que Europa va muy por delante de todos sus competidores», afirmó el profesor Vuorio. «Tenemos más muestras y datos sobre estas muestras que en ninguna otra parte del mundo. Europa posee una larga tradición en la recopilación de muestras, lo que supone una ventaja inicial considerable. [...] El objetivo es aprovechar esta ventaja de la mejor manera posible.» «La oportunidad que se le presenta a Europa es extraordinaria, puesto que las seis infraestructuras relativas a las ciencias de la vida que se encuentran en fase de preparación, incluidas las que se han añadido al nuevo plan de trabajo, comparten muchas sinergias», añadió el profesor Zatloukal. Por ejemplo, cada infraestructura tiene un requisito bioinformático, y la mayoría de ellas también un requisito relativo a los procedimientos de un biobanco, y la BBMRI puede ofrecer su colaboración en estos aspectos. Las infraestructuras, afirmó, pueden llegar a tener «un gran efecto en la mejora de la competitividad europea a escala mundial». El profesor Vuorio destacó la importancia de codificar todas las muestras de forma adecuada con el fin de que la privacidad del paciente quede a salvo; además, aclaró, la comunidad científica está interesada en grupos de gran tamaño más que en individuos. «Se han de eliminar todos los datos de identificación para que los investigadores no puedan seguir el rastro de ninguna muestra [...] hasta la persona de quien procede con fines científicos», añadió el profesor Zatloukal. El objetivo consiste en recopilar los datos, que ahora están muy desperdigados al estar almacenados en hospitales universitarios y centros públicos de investigación, y brindar acceso a todos ellos. La herramienta web empleada por los investigadores para la planificación de sus proyectos sólo mostrará información relativa a grupos de personas que compartan características comunes, indicó, y no información relacionada con ninguna persona concreta. En referencia a los retos a los que se enfrentan los socios del proyecto, el profesor Vuorio afirmó que «sorprendentemente, los aspectos técnicos son los más sencillos de resolver». Uno de los retos informáticos más complicados consiste en sacar el máximo partido a las muestras asociando a ellas la mayor cantidad posible de información relevante, lo cual no es tarea fácil puesto que es posible que las muestras recopiladas hace mucho tiempo carezcan de datos que hoy en día se consideran básicos. «Se ha procedido de forma diferente en países distintos, y normalmente en el idioma local», explicó el profesor Vuorio. Otro obstáculo radica en la creación de una base de datos armonizada con la información contenida en sistemas que no son compatibles entre sí. Evaluar la calidad de las propias muestras para que puedan aprovecharse al máximo es otro de los grandes retos. «La normalización y armonización son los objetivos técnicos clave», explicó el profesor Vuorio. Empezando por la recopilación de muestras, todos los biobancos participantes han de acordar formas comunes de tratar el material desde el primer momento. Respecto a las muestras existentes, es difícil saber con exactitud cómo se trató una muestra que ya tiene veinte años de antigüedad. No obstante, los principales impedimentos se encuentran en la armonización de los requisitos jurídicos y éticos de cada Estado miembro, que difieren en gran medida. Los conocimientos y las actitudes con respecto a la investigación biomédica son distintos en cada país, al igual que las interpretaciones que se realizan de la legislación comunitaria, como por ejemplo la Directiva sobre protección de datos. Más importante todavía es la necesidad de obtener el «consentimiento informado» de cualquier donante de muestras de cara a investigaciones posteriores, pero no resulta sencillo saber de qué manera se utilizarán las muestras en un futuro. «Ahora se tienen que recopilar las muestras que formarán los cimientos de la investigación que se llevará a cabo en los próximos diez a veinte años», indicó el profesor Vuorio, «pero es muy complicado predecir qué tendrá importancia en el futuro.» «En mi opinión [ninguno de] nosotros puede tener una idea clara de cómo será la ciencia dentro de veinte años», añadió el profesor Zatloukal. «Necesitamos una estructura de gobernanza sólida que integre y gestione una infraestructura que se caracteriza por una extensa distribución y que, además, sea lo suficientemente flexible para responder ante nuevos retos y necesidades.» Para comprender mejor la manera en la que la población de distintas zonas de Europa entiende la investigación biomédica, la BBMRI está coordinando los trabajos de grupos focales y ha incluido preguntas clave sobre los biobancos en la última encuesta del Eurobarómetro. En septiembre se celebrará en Bruselas (Bélgica) una reunión de los principales agentes interesados, entre ellos asociaciones de pacientes, asociaciones de medicina y la industria.

Artículos conexos