Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una solución fuera de línea ofrece una gestión segura de los activos digitales

Un dispositivo seguro y fácil de utilizar que genera claves de cadena de bloques, junto con una innovación inteligente que garantiza que nunca se pierdan los códigos, podría ayudar a poner esta tecnología revolucionara en manos de más ciudadanos.

Seguridad

La tecnología de cadena de bloques gana fuerza, no solo en el comercio con criptomonedas, sino también en otros sectores empresariales. Un elemento fundamental de su éxito radica en el hecho de que ofrece un medio increíblemente seguro y descentralizado de acceder a una gran variedad de servicios, y esto es también lo que hace que resulte atractivo para los ciudadanos. Ruben Merre, coordinador del proyecto NGRAVE y cofundador y director general de NGRAVE (Bélgica) explica: «Hasta que llegó la tecnología de cadena de bloques, las instituciones financieras centralizadas ostentaban un poder enorme, pero esta tecnología descentraliza esta información». Dicha descentralización se debe a que, en cadena de bloques, cada transacción debe pasar primero por lo que se denomina un protocolo de consenso descentralizado. En él, interviene no solo un único nodo descentralizado, sino un gran número de nodos diferentes en la red, los cuales deben confirmar todos que la transacción es válida. Una segunda ventaja es su seguridad sin precedentes. Merre comenta: «La criptografía que subyace a la tecnología de cadena de bloques no puede romperse con la potencia informática disponible hoy en día. Incluso los ordenadores cuánticos ni se acercan a romper las denominadas claves privadas de cadena de bloques». Merre destaca que existen casi tantos valores de clave privada posibles como átomos en el universo.

Soluciones para transacciones seguras

Sin embargo, este destacado punto fuerte puede ser también un inconveniente. «Si olvidas la contraseña de tu cuenta bancaria, simplemente pides una nueva, pero si pierdes tu clave privada de cadena de bloques, ya está: no puedes acceder a tu cuenta. No existe ninguna parte centralizada que pueda ayudarte a recuperarla», señala Merre. Es más, existe el riesgo de que piratas informáticos accedan a tus códigos si los creas o guardas en línea. Se desarrolló el concepto de NGRAVE para abordar estas dificultades, así como para mejorar radicalmente la experiencia de los usuarios. ZERO, producto insignia de NGRAVE, es un dispositivo con pantalla táctil creado para funcionar completamente fuera de línea. Puede generar claves privadas, así como firmar transacciones de cadena de bloques, todo sin tener que estar en línea. Y Merre explica: «Los piratas informáticos no pueden conectarse a ZERO, por tanto, ni tan solo pueden intentar piratearlo». El segundo problema que abordó NGRAVE es qué sucede si se pierde la clave privada. Muchas personas escriben sus códigos en un papel, solución que, evidentemente, no es la ideal. Por tanto, NGRAVE propuso un sistema de respaldo brillante denominado GRAPHENE. Dicha solución consiste en dos placas de acero inoxidable ignífugas que conjuntamente forman y muestran la clave privada, pero por separado carecen de sentido. El proyecto de seis meses financiado con fondos europeos se inició con el objetivo de comercializar estas innovaciones. Se llevaron a cabo análisis coste-beneficio de la fusión de los conceptos de ZERO y GRAPHENE, junto con un estudio de sistemas de respaldo futuros. El proyecto permitió además que la empresa de nueva creación desarrollara una hoja de ruta tecnológica hasta 2024 y que presentara una estrategia de precios.

Aprovechamiento del potencial de mercado

Desde que el proyecto finalizó en marzo de 2020, la empresa ha recibido pedidos anticipados y tiene como objetivo empezar los envíos en octubre o noviembre del mismo año. Merre declara: «Nuestra campaña de financiación colectiva fue la tercera con mayor éxito de la historia en Bélgica». «Actualmente, pasamos de la plataforma de financiación colectiva a nuestro propio sitio web y tienda virtual. Los clientes podrán hacer pedidos del dispositivo en línea y recibirlo pocos días después, en cualquier lugar del mundo». Merre señala que, si bien los inversores particulares son los principales destinatarios, las empresas como bancos y compañías de seguros también adoptan cada vez más la tecnología de cadena de bloques. Se trata de un mercado que puede ser lucrativo. Según explica: «Lo único que tendremos que seguir mejorando son las capacidades del dispositivo. Por ejemplo, en un contexto empresarial, es más frecuente que tres responsables tengan que firmar una transacción antes de que pueda tramitarse».

Palabras clave

NGRAVE, criptomoneda, piratas informáticos, en línea, digital, seguridad, cadena de bloques, cuántico

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación