Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Compartir coche es un acto solidario

Durante el último decenio, los coches multiusuario han adquirido importancia en el debate sobre medios de transporte alternativos. Después de un estudio de tres años de duración, un proyecto financiado por la Unión Europea (UE) generó información nueva sobre el impacto, la experiencia del usuario y la eficacia energética y de recursos del uso compartido de automóviles, la cual puede ser útil para las instancias decisorias dedicadas a este ámbito.

Transporte y movilidad

Los coches multiusuario han demostrado su potencial como opción de transporte eficaz en respuesta a una nueva cultura de la movilidad, la adaptación al contexto económico moderno y la situación ecológica. El proyecto STARS reunió información útil sobre cómo los coches multiusuario pueden contribuir a amortiguar el impacto de los sistemas de transporte en zonas urbanas y cuál es su importancia para la industria de la UE. El estudio dio como resultado una serie de herramientas destinada a prestar asistencia a autoridades locales, ayuntamientos e instancias decisorias. Además, todos los datos sin procesar recopilados durante el curso del proyecto se almacenaron en Zenodo.

¿Quién comparte coche?

Hay muchas formas diferentes de compartir vehículos que atraen a diferentes tipos de usuarios. Los socios de STARS observaron que todas las tipologías influyen en la reducción del uso de automóviles privados y que todas deben fomentarse de un modo integrado. Por ejemplo, se observó que los usuarios de servicios de ida y vuelta que necesitan recoger y entregar el automóvil compartido en el mismo lugar son más propensos a deshacerse de su coche privado. Sin embargo, la cantidad real de este tipo de usuarios es todavía muy pequeña. Por otro lado, los servicios sin un punto de préstamo centralizado son atractivos para una gran proporción de ciudadanos, pero tienen un impacto mucho menor. «Creemos, por lo tanto, que pueden considerarse como un posible punto de entrada al mundo de los coches multiusuario. Los usuarios satisfechos con el préstamo de automóviles sin un punto de préstamo centralizado pueden ampliar su visión y comenzar a utilizar los servicios de ida y vuelta tras familiarizarse con el concepto. Poco a poco, esto puede modificar sus hábitos de movilidad a mejor», explica Marco Diana, coordinador del proyecto y profesor asociado en el Politécnico de Turín (Italia).

Impacto económico y ecológico

Los resultados de los análisis a escala de individuo ejecutados mediante estudios prácticos en Alemania, Bélgica e Italia mostraron qué esquemas de uso compartido de automóviles son más eficaces para reducir la cantidad de automóviles de uso privado. No obstante, también se apreció que el uso compartido de coches es todavía demasiado pequeño y está muy polarizado como para influir en la industria del automóvil. Si bien la reducción de los costes diarios para la sociedad derivados de las emisiones de CO2 y contaminantes atmosféricos es pequeña en comparación con las emisiones del sistema de transporte en general, esta aumentó hasta el 3,6 % en el caso de las flotas de vehículos compartidos totalmente eléctricos en dos simulaciones en Turín y Milán. Además, el uso compartido de vehículos sin un punto de préstamo centralizado podría reducir la demanda de estacionamiento en zonas donde se concentran atractores de movilidad, como el centro de la ciudad.

Desafíos en el trazado del presente y el futuro de la movilidad

«El principal desafío de este proyecto fue la dificultad de acercarse a los proveedores de vehículos compartidos para obtener información sobre sus operaciones. Sin embargo, dado que el proyecto se centró más en los aspectos de la demanda de coches multiusuario que en los aspectos operativos, hicimos hincapié en la observación directa de las opciones de movilidad de aquellos que usan vehículos compartidos y de los que no los usan» aprecia Diana. «Desde el comienzo del proyecto STARS, surgieron servicios de movilidad compartida nuevos (es decir, micromovilidad) y se extendieron en las ciudades europeas a una velocidad de crecimiento mucho mayor que la del automóvil compartido. Es fundamental que las ciudades comprendan cómo estos servicios van a afectar al sistema de transporte en su conjunto», concluye.

Palabras clave

STARS, coches multiusuario, movilidad, transporte, servicios sin un punto de préstamo centralizado, servicios de ida y vuelta, emisiones, impacto ecológico

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación