Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un laboratorio viviente para la movilidad aérea urbana

Unos socios respaldados por la Unión Europea (UE) han iniciado sus primeras demostraciones de servicios de drones autónomos en el Campus de Alta Tecnología de Eindhoven (HTCE, por sus siglas en inglés) de los Países Bajos.

Economía digital
Transporte y movilidad
Cambio climático y medio ambiente

Estas demostraciones ayudan a mejorar la movilidad aérea urbana (MAU) en Europa. Como uno de los primeros laboratorios vivientes de drones autónomos de la UE, las pruebas en Eindhoven allanan el camino para futuras ciudades inteligentes en las que el reparto de productos y la prestación de servicios serán más rápidos, seguros y eficaces. El HTCE es uno de los socios del consorcio del proyecto financiado con fondos europeos FF2020, que está desarrollando un ecosistema de MAU geoespacial vanguardista mediante la incorporación de la MAU en la infraestructura de datos geoespaciales de las ciudades. Además de en Eindhoven, las técnicas de FF2020 se probarán en cuatro otros laboratorios vivientes a lo largo del proyecto: Milán (Italia), Oulu (Finlandia), Tartu (Estonia) y Zaragoza (España). El responsable de innovación del HTCE, Paul van Son, comenta su participación en el proyecto en una noticia publicada en «UASweekly.com»: «Como campus, creamos el entorno perfecto para la innovación tanto para nuestros residentes como para nuestros proveedores. Con el proyecto Flying Forward 2020, desarrollamos un laboratorio viviente para empresas de alta tecnología relacionadas con la industria de los drones, y un entorno de pruebas para que nuestros proveedores experimenten con el uso de drones para los servicios que prestan en el campus. Además de esto, nos ayuda a crear la infraestructura digital necesaria para el desarrollo de aplicaciones web espaciales, un facilitador para futuros avances del Metaverso».

Cinco casos de uso

Las operaciones de los drones en el HTCE empezaron en marzo y seguirán hasta finales de septiembre de 2022. Los cinco casos de uso probados en el campus se centran en apoyo a la seguridad, inspección de edificios, reparto de comidas, envíos urgentes y entrega de desfibriladores externos automáticos (DEA). Tal y como se indica en la noticia, las demostraciones de seguridad (el primer caso de uso) consisten en el uso de drones en la vigilancia del campus con el fin de ayudar al personal de seguridad. En el segundo caso de uso, los drones escanearán e inspeccionarán edificios para determinar su estado. Los tres casos de uso restantes hacen referencia al reparto de último tramo de productos como comida, paquetes y DEA a la zona más rural del campus. «El HTCE es el primer laboratorio viviente de este proyecto de investigación e innovación que realiza pruebas y demostraciones. Además, es uno de los primeros emplazamientos de Europa que lleva a cabo experimentos sobre MAU y con múltiples drones que vuelan de forma autónoma para efectuar tareas específicas», afirma Ted van Hoof, responsable de proyectos de MAU en el HTCE. «En este momento, cualquier conocimiento que adquiramos a partir de estas pruebas contribuirá a dar un paso más que beneficiará a otros implicados en este ámbito. Espero que los casos de uso del campus ayuden a mejorar las tecnologías de MAU para que los ciudadanos europeos puedan ver cómo los drones les sobrevuelan de forma segura y el valor de estos avances para su vida cotidiana en los próximos decenios». FF2020 (Creating the 21st century spatial ecosystem) presentará los resultados logrados en su primer laboratorio viviente en un acto que se celebrará en Eindhoven en junio de 2022. El proyecto finaliza en noviembre de 2023. Para más información, consulte: Sitio web del proyecto FF2020

Palabras clave

FF2020, dron, dron autónomo, movilidad aérea urbana, ciudad, laboratorio viviente

Artículos conexos