Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Cuando los Estados europeos eluden su responsabilidad de acoger refugiados

Un nuevo resumen de políticas examina las recientes prácticas europeas elaboradas para no acoger a los solicitantes de asilo y cómo influyen en el acceso de las personas al asilo.

Sociedad

En la actualidad, hay más de cien millones de personas desplazadas en todo el mundo como resultado de los conflictos, la violencia, la persecución o las violaciones de los derechos humanos. De ellas, cerca del 85 % es acogido en países de renta baja y media. ¿Cuál es la posición de Europa ante la clara necesidad de un reparto de responsabilidades más equitativo entre los países? En un nuevo resumen de políticas publicado en el marco del proyecto ASILE, financiado con fondos europeos, se examinan las recientes iniciativas políticas y jurídicas en materia de externalización de Europa y su repercusión en al acceso al asilo de los solicitantes de asilo y los refugiados. Pero ¿qué es la externalización? De un modo general, la externalización hace referencia a las medidas de control migratorio aplicadas, sobre todo, por países ricos y desarrollados para impedir que los solicitantes de asilo lleguen a sus fronteras. Estas medidas incluyen restricciones en la concesión de visados, sanciones para los transportistas que trasladen a solicitantes de asilo y acuerdos con los países de origen y de tránsito de los refugiados.

Eludir la responsabilidad

En el resumen de políticas se analizan las principales cuestiones jurídicas y los retos políticos que definen la externalización del control de fronteras, entre las que se incluyen las devoluciones en caliente: medidas estatales que obligan a los refugiados y migrantes a cruzar de nuevo una frontera, por lo general justo después de haberla cruzado, sin tener en cuenta sus circunstancias individuales ni permitirles solicitar asilo. «En el contexto de la Unión Europea (UE), con una situación persistente en las fronteras exteriores comunitarias, las prácticas generalizadas de devoluciones en caliente, violentas y sistemáticas, constituyen los ejemplos más claros de los esfuerzos de los Estados para eludir su responsabilidad con respecto a los refugiados y la protección de sus derechos humanos», afirman los autores del resumen de políticas. Las devoluciones en caliente, continúan los autores, «vulneran las obligaciones jurídicas de los Estados miembros de la UE en virtud del Derecho internacional de los derechos humanos y sus compromisos en virtud del Pacto Mundial sobre Migración de las Naciones Unidas. También se analizan los recientes esfuerzos unilaterales de los países europeos, en particular de Dinamarca y el Reino Unido, para externalizar la tramitación de las solicitudes de asilo desde el punto de vista de sus compromisos en virtud del Pacto Mundial sobre los Refugiados de las Naciones Unidas, así como de sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos. A continuación, los autores describen las consecuencias perjudiciales de las iniciativas de asilo externalizadas, entre las que se incluyen, de forma análoga a otras experiencias internacionales similares, la separación de familias, poner la vida de las personas en el limbo, perjudicar su salud mental y física y exponerlas a graves violaciones de sus derechos.

Avanzar para lograr una verdadera responsabilidad compartida

El resumen de políticas concluye con un conjunto de cinco recomendaciones políticas que podrían garantizar un verdadero sistema de responsabilidad compartida entre los Estados en consonancia con el Pacto Mundial sobre los Refugiados de las Naciones Unidas. En un sistema de este tipo, que la UE ayudaría a poner en práctica de forma activa, se respetarían plenamente las leyes internacionales sobre refugiados y derechos humanos. Las recomendaciones políticas incluyen aceptar «de palabra y obra el papel fundamental de una verdadera responsabilidad compartida con el sistema internacional de refugiados» y comprender «los riesgos jurídicos y de reputación de la externalización, así como el posible efecto cascada que estos planteamientos pueden acarrear en la protección mundial de los refugiados». Los Estados también deben «reconocer y abordar las consecuencias perjudiciales de los programas destinados a disuadir y desviar los movimientos de refugiados y solicitantes de asilo» y «reconocer las oportunidades, así como las limitaciones del reasentamiento y las vías complementarias». Por último, los autores abogan por el apoyo estatal a «una narrativa humanitaria, no discriminatoria y centrada en los derechos humanos que no deshumanice a los refugiados y solicitantes de asilo». El resumen de políticas se basa en las conclusiones de un seminario web organizado por el proyecto ASILE (Global Asylum Governance and European Union’s Role) y celebrado en febrero de 2022, y se ha actualizado en función de los acontecimientos posteriores. El proyecto ASILE finalizará en noviembre de 2023. Para más información, consulte: Sitio web del proyecto ASILE

Palabras clave

ASILE, refugiado, asilo, solicitante de asilo, derechos humanos, resumen de políticas, frontera, migración

Artículos conexos