Skip to main content

Developing, piloting and standardising on-tax financing for residential energy efficiency retrofits in European cities

Article Category

Article available in the folowing languages:

Ayudar a que los hogares inviertan en reformas sostenibles

El proyecto EuroPACE ha probado un modelo de financiación innovador para la eficacia energética que se está aplicando en diferentes ciudades de Europa. Su éxito podría ser fundamental para alcanzar los objetivos climáticos de la Unión Europea (UE).

Energía

Reformar una vivienda para hacerla más eficiente en materia de energía puede ser un reto, especialmente en tiempos de incertidumbre. Los propietarios deben pedir un préstamo, encontrar un arquitecto y contratistas de confianza y hacer malabares con presupuestos limitados. Si a esto le añadimos los nuevos requisitos de sostenibilidad y un montón de papeleo, tenemos suficientes obstáculos como para desanimar incluso a los propietarios más motivados. Sin embargo, puede haber algo de luz al final del túnel. Con el apoyo del proyecto financiado con fondos europeos EuroPACE (Developing, piloting and standardising on-tax financing for residential energy efficiency retrofits in European cities), un consorcio de siete empresas, organismos de energía, ciudades y organizaciones sin ánimo de lucro ha digitalizado todo el proceso de reforma y lo ha probado con una asociación público-privada (APP) en Olot (España). «La idea era apoyar a los residentes de Olot en el proceso de reforma de sus hogares. Para ello creamos el primer programa de reforma de viviendas ecosostenibles que combina financiación asequible, asistencia técnica y financiación inteligente», explica Eduard Puig, director de operaciones de la empresa española GNE Finance, uno de los socios del proyecto. EuroPACE ofrece tres innovaciones: proporciona una forma de movilizar tanto capital privado como fondos públicos; un proceso de reformas en el hogar digitalizado y simplificado con una ventanilla única que brinda todos los servicios necesarios de asesoramiento técnico, asistencia, formación, verificación y financiación; y una doble innovación en políticas públicas. Con estas herramientas, en EuroPACE se superaron los principales obstáculos para la reforma de viviendas. El equipo del proyecto apoyó a los propietarios locales en la elección de contratistas, la verificación de las obras y la obtención de financiación. En total, se movilizaron unos 1,87 millones EUR de inversión para hogares inteligentes, mejor accesibilidad, ventanas y puertas energéticamente eficientes, aislamiento, calefacción y refrigeración, así como tecnologías de energía renovable. Además, los grupos vulnerables también pudieron beneficiarse del programa, gracias a un mecanismo de reducción de los riesgos que concede una financiación asequible incluso en el caso de préstamos de alto riesgo.

Estrategias locales a medida para Europa

EuroPACE se inspira en el exitoso modelo de financiación PACE de los Estados Unidos. «En este modelo los gobiernos locales y estatales reconocen el hecho de que los acondicionamientos energéticos son de interés público. Eso justifica el uso de un sistema tributario para respaldar el cobro de pagos de préstamos», añade David Cannarozzi, director general de GNE Finance. «Además, los programas de PACE fueron pioneros en una nueva forma de involucrar a los contratistas de servicios energéticos en el proceso de ventas. Esto resultó en un estímulo drástico de la demanda de reformas de viviendas». Emular el modelo estadounidense no fue un camino de rosas. En un principio, la idea de cambiar la legislación tributaria fue recibida con escepticismo en Europa, pero finalmente el consorcio encontró una solución jurídica para ponerla en marcha: permitir a los municipios participar en los pagos y cobros. «Primero, permitimos a las administraciones públicas participar en el proceso de cobro de deudas en los casos de préstamos no redituables e impagos para dar seguridad a los inversores. Luego, garantizamos que la financiación estuviera vinculada a la propiedad, con lo que la convertimos en una financiación activos», comenta Cannarozzi. Tras un análisis jurídico y fiscal llevado a cabo en toda la Europa de los Veintiocho, se seleccionaron tres ciudades (Lisboa, Mouscron y Valencia) como las mejores candidatas para seguir probando EuroPACE. Durante el proyecto se encontraron socios y se crearon marcos locales de ventanilla única. Pero eso no es todo: desde su finalización, EuroPACE ha servido de inspiración a muchos otros proyectos de la UE y se ha convertido en una marca propia. Uno de esos programas se está desarrollando en las islas Baleares, mientras que en Barcelona se puso en marcha un programa propio de HolaDomus (sitio web en catalán) tras la finalización del proyecto. «Ahora tenemos un conjunto de herramientas que pueden y van a ayudar a los agentes a desarrollar modelos de reformas de viviendas modulables e integrados», señala Puig. Se espera que este conjunto de herramientas se extienda más allá de la duración del proyecto EuroPACE. A lo que añade: «Nuestra entidad jurídica derivada, la Fundació EuroPACE (página web en catalán), ya opera en ocho municipios más de la provincia de Gerona y está en negociaciones con la Diputación para llegar a toda la provincia».

Palabras clave

EuroPACE, reforma, PACE, financiación, eficacia energética, energía renovable, clima

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación