Skip to main content

Article Category

Results Pack

Article available in the folowing languages:

Financiación privada de la eficacia energética: soluciones nuevas para financiar la transición energética de Europa

Hacer que las sociedades y economías europeas sean más eficaces en materia energética desempeñará un papel crucial a la hora de permitir que la Unión Europea (UE) alcance sus objetivos climáticos, cree crecimiento y mejore el bienestar, sobre todo para cumplir el objetivo de hacer que la UE sea neutra en carbono de aquí a 2050. Aunque, en el pasado, el sector financiero no siempre ha considerado la eficacia energética como una inversión atractiva, en este Results Pack actualizado se presentan trece proyectos financiados con fondos europeos que han establecido una nueva dinámica para acelerar y ampliar la financiación privada de las inversiones en eficacia energética en toda la UE, así como para hacer que dichas inversiones sean mucho más atractivas para los inversores.

Cambio climático y medio ambiente
Sociedad
Energía

A pesar de que la UE ha aumentado el número de fondos públicos disponibles para la eficacia energética, es necesario seguir desbloqueando la financiación privada. A fin de cumplir con los objetivos de la UE en materia de clima y energía de aquí a 2030, como reducir las emisiones de carbono en un 40 % con respecto a los niveles de 1990 y alcanzar un objetivo de eficacia energética del 32,5 %, todo ello como parte del ambicioso Pacto Verde Europeo, se necesitarán 260 000 millones EUR adicionales al año durante el período 2021-2030. Gran parte de esa financiación deberá proceder del sector privado.

Superar los obstáculos financieros para la inversión en eficacia energética

Las inversiones en eficacia energética suelen venir con unos elevados costes de transacción, ya que los proyectos son pequeños y no están suficientemente agrupados para atraer a los inversores. Las inversiones en eficacia energética, como las dirigidas a las renovaciones en profundidad de los edificios, tienden a tener tiempos relativamente largos de amortización, y los inversores desconfían de que el ahorro conseguido no justifique el coste de la renovación energética. Sin embargo, cada vez existen más pruebas de que los riesgos asociados con las inversiones en eficacia energética son menores de lo que perciben los mercados. El reto reside en convencer a los inversores de que los proyectos de eficacia energética son en general un caso de negocio perfectamente seguro y en ayudar a los bancos y otras instituciones financieras a comprender y evaluar con facilidad todos y cada uno de los riesgos y oportunidades asociados con un proyecto concreto. Para simplificar las transacciones y aumentar la confianza de las instituciones financieras, la normalización jurídica y técnica es muy necesaria en todas las fases de la cadena de valor de las inversiones. La falta de normalización de los proyectos impide la titulización de activos de eficacia energética (préstamos o capital), de manera que las instituciones financieras no pueden refinanciar su deuda en los mercados de capitales. Normalmente, suele esperarse que el coste de las inversiones en eficacia energética se recupere exclusivamente a través de la disminución del gasto energético. Sin embargo, cada vez existen más pruebas de que los beneficios no energéticos desempeñan un papel fundamental en la decisión de invertir en eficacia energética. Esto incluye unos parámetros de confort y salud interiores mejores, un mayor valor del edificio, una probabilidad menor de impago de las hipotecas y unas tasas menores de rotación de inquilinos o desocupación. Por lo tanto, existen incentivos económicos y financieros reales para persuadir a las instituciones financieras para que inviertan más en eficacia energética. Además, es necesario establecer regímenes de financiación innovadores regionales o nacionales a fin de crear las condiciones para una financiación privada adecuada para inversiones en eficacia energética. Los programas de asistencia técnica financiados con fondos europeos o nacionales, como EIB-ELENA y H2020/LIFE CET PDA, respaldan la creación de dichos regímenes, que pretenden maximizar progresivamente el coeficiente de apalancamiento de los fondos públicos respecto a la financiación privada. Por último, los proveedores de financiación, los consumidores y los organismos públicos y privados deben dialogar entre sí para encontrar soluciones viables para ampliar la financiación de la eficacia energética. La UE facilita este diálogo a través de foros de inversión en energía sostenible y del Grupo de Instituciones Financieras para la Eficiencia Energética (EEFIG, por sus siglas en inglés).

Presentación de trece proyectos que marcan el camino

En este Results Pack actualizado se presentan específicamente trece proyectos financiados con fondos europeos en los que se han desarrollado herramientas y soluciones que acelerarán la financiación de las inversiones en eficacia energética, y se han ofrecido demostraciones concretas de que estas soluciones ampliamente probadas están listas para seguir ampliándose. Entre ellos se incluye el proyecto Accelerate SUNShINE que continúa los esfuerzos realizados por su predecesor para prolongar la vida útil de los edificios residenciales de la época soviética y ampliar sus soluciones a los edificios públicos de Letonia mediante el uso de contratos de rendimiento energético, en los que el ahorro de eficacia está garantizado por la empresa de servicios energéticos. EuroPACE ha desarrollado un mecanismo de financiación fiscal escalable, inspirado en un mecanismo similar de los Estados Unidos, a fin de liberar el inmenso potencial de las tecnologías de ahorro energético para los hogares europeos. Con el objetivo de inyectar liquidez en el mercado, el proyecto LAUNCH ha sido pionero en el uso de unas herramientas probadas a escala industrial, como protocolos normalizados de evaluación de riesgos, para permitir la agregación y titulización de las inversiones en eficacia energética. Por último, en el proyecto Ren-on-Bill se analiza un mecanismo de financiación por el que los propietarios renuevan sus viviendas con la ayuda de su empresa de servicios públicos mediante el reembolso de los costes a través de su factura energética mensual.